Elevación de seno con osteótomos

13
may
Elevación de seno con osteótomos
Elevación de seno con osteótomos, 5.0 out of 5 based on 2 ratings
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 5.0/5 (2 votes cast)

La elevación atraumática del seno maxilar con osteótomos consiste en elevar el suelo del seno maxilar desde el reborde de la cresta ósea del maxilar superior sin realizar una ventana lateral de acceso, utilizando para ello los osteótomos y una técnica concreta.

Es una técnica de Summers de elevación atraumática del seno maxilar con osteótomos es más conservadora que la convencional, con la que se obtienen excelentes resultados si se utiliza en los casos indicados y de la forma adecuada.

Indicaciones de la técnica de Summers

La técnica de Summers está especialmente indicada en aquellos casos pertenecientes al grupo S-3 de la clasificación de Misch, especialmente cuando solamente vamos a colocar uno o dos implantes dentales.

En la práctica de implantología diaria, realizaremos una elevación atraumática del seno maxilar en aquellos pacientes  que:

  1. Presenten 10 mm o más de hueso residual desde el reborde de la cresta alveolar al suelo del seno maxilar y la anchura del hueso sea adecuada para colocar implantes (mayor de 5 mm).
  2. Se disponga de 7 a 9 mm de hueso residual desde el reborde alveolar al suelo del seno y la anchura sea adecuada.

También se deberán considerar los pacientes que presenten:

  1. De 4 a 6 mm de hueso residual desde el reborde alveolar al suelo del seno y la anchura sea adecuada.
  2. Hay 1-3 mm de hueso residual desde el reborde alveolar al suelo del seno.
  3. Hay una ausencia total del seno, bien por anomalías del desarrollo o por ablación quirúrgica.

También podría planearse la técnica de elevación atraumática del seno maxilar en los casos en que se disponga de una anchura de hueso alveolar suficiente para colocar un implante de 5 o 6 mm de diámetro, que permitiese obtener una adecuada estabilidad primaria del implante dental.

Contraindicaciones

Absolutas:

  1. Presencia de una patología sinusal que pueda contraindicar cualquier tipo de injerto en esta zona, tales como tumores, ausencia del seno maxilar, etc.
  2. Enfermedad grave que contraindique la colocación de implantes dentales.
  3. Tabaquismo.
  4. Adicción a drogas, especialmente las utilizadas por vías inhalatoria nasal.
  5. Patología psiquiátrica.
  6. Alergia a los materiales de relleno e injerto óseo.

Relativas:

  1. Patología sinusal reversible del tipo de sinusitis, quistes residuales, etc. que deben tratarse antes de llevarse a cabo esta técnica.
  2. Alteraciones metabólicas del tipo de diabetes no controladas. Una vez realizado el tratamiento adecuado que corrija esta alteración, se llevará a cabo el tratamiento programado con total normalidad.