Injerto gingival libre

12
may
Injerto gingival libre
Injerto gingival libre, 5.0 out of 5 based on 1 rating
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 5.0/5 (1 vote cast)

El injerto gingival libre asociado con implantología se ha recomendado para áreas sin encía queratinizada alrededor de los implantes dentales y/o inserción de frenillo, y repliegues que movilicen el epitelio periimplantario.

Injerto gingival libre en implantología

La manipulación del tejido blando busca de una estética favorable y mejor manutención de los implantes dentales.

Complicaciones que envuelven el tejido blando que circunda los implantes dentales, como irritación de la mucosa, hiperplasia gingival, periimplantitis y adhesión epitelial insuficiente son condiciones que pueden alterar el pronóstico y la longevidad de los implantes osteointegrados.

Establecer la estética y la armonía alrededor de la restauración, especialmente para los pacientes que exponen visualmente la encía marginal en implantes unitarios, es un gran desafío. El tejido blando que circunda el implante en su forma estructural es el que más se parece a la encía que rodea el diente natural.

Se compone de una lámina propia, densa en colágeno, recubierta por un epitelio oral estratificado escamoso y queratinizado. La principal diferencia de ese tejido con referencia al diente y al implante reside en la forma de hacer la interfase con el tejido gingival y el hueso circundante, o sea, la ausencia del cemento alrededor de los implantes.

La importancia de la calidad de la encía alrededor de los implantes no proviene de una necesidad puramente estética. Existe una pequeña o ninguna relación entre el tejido blando que circunda los implantes y el éxito, aunque algunos autores relatan que cuando tenemos encía queratinizada alrededor de los implantes, hay una tendencia a la reducción de la profundidad de bolsa y mejor pronóstico.

Han sido colocados muchos implantes dentro de mucosa de revestimiento que difiere de la encía adherida en varios aspectos. Además de la ausencia de un epitelio oral queratinizado, la mucosa de revestimiento es menos rígida, en parte por su bajo tener de fibras colágenas y por y por la presencia de fibras elásticas.

Varias técnicas como injerto gingival libre, injerto de tejido conjuntivo, matriz acelular y reposición apical del colgajo vestibular se han utilizado para crear un tejido periimplantario queratinizado de manutención más fácil y más resistente al estrés mecánico.
Una fuerza de 200 a 250N pueden desplazar células del epitelio de unión de los implantes.

Un incremento de encía queratinizada en el momento de la reapertura con la técnica de reposicionamiento apical del colgajo vestibular dividido podría con un único procedimiento alcanzar varios objetivos:

  1. Visualización del implante dental.
  2. Aumento de la franja de encía queratinizada.
  3. Profundización del vestíbulo.
  4. Mejora de la estética con incremento del espesor vestibular del tejido blando.

La técnica más utilizada es la de injerto de tejido subepitelial retirado del paladar o de la tuberosidad del maxilar. Se usa en el tratamiento de defectos horizontales o verticales moderados, siendo ese tejido conjuntivo colocado debajo de un colgajo labial dividido.

Se demostró que la presencia o ausencia de tejido queratinizado no interfiere en la salud de los tejidos periimplantarios, siempre que exista una buena higienización como también sucede con los dientes naturales.

Por otro lado, la experiencia clínica demostró que la presencia de una mucosa resistente, favorece una situación clínica en la que es más fácil mantener los tejidos libres de placa y que los tejidos blandos periimplantarios, especialmente el epitelio de unión, se mantienen libres de inflamación por mucho tiempo.