Control del dolor, la inflamación y la infección postoperatoria

22
may
Control del dolor, la inflamación y la infección postoperatoria
Control del dolor, la inflamación y la infección postoperatoria, 5.0 out of 5 based on 1 rating
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 5.0/5 (1 vote cast)

La labor del dentista tras la intervención quirúrgica es importante para garantizar la correcta reparación de la herida, evitar las complicaciones y facilitar al paciente una recuperación sin dolor ni molestias.

Será aquí fundamental la preinscripción de determinados fármacos para reducir al máximo los síntomas, para el control del dolor, de la inflamación, de la infección postoperatoria y para prevenir la aparición de complicaciones.

Las diferentes medidas que recomendamos en clínicas dentales Propdental son las expuestas a continuación.

Medidas higiénico-dietético-posturales

  1. No ingerir alimentos las 4-6 horas siguientes a la cirugía, tomando dieta líquida o blanda preferiblemente fría o a temperatura ambiente.
  2. Evitar totalmente la ingesta de alcohol y fumar.
  3. Dormir con la cabeza en posición más alta que el cuerpo.
  4. Evitar cepillar la zona intervenida las primeras 24 horas para no traumatizarla.

Medidas físicas

  1. Colocar una gasa estéril y presionar durante una hora sobre la zona operatoria con el fin de conseguir una adecuada hemostasia, pero sin comprimir excesivamente.
  2. Durante las primeras 24 horas puede aplicarse frío externo sobre la piel en la zona intervenida. Siempre con protección para no provocar quemaduras.
  3. Al día siguiente a la intervención puede enjuagarse con agua con sal o algún preparado o colutorio farmacéutico, se recomienda que lleve clorhexidina.
  4. Mantener una adecuada higiene oral tanto pre como post-operatoria.

Medidas farmacológicas

El objetivo del dentista de clínicas Propdental mediante los fármacos disponibles será reducir al máximo los síntomas post-operatorios tan molestos para el paciente, pero siempre sin interferir con el proceso de cicatrización o reparativo.

Principios generales

Existen algunos puntos fundamentales que debemos tener en cuenta en este tipo de tratamientos para conseguir la máxima eficacia con los mínimos efectos adversos.

Los principios fundamentales en el tratamiento farmacológico del dolor post-operatorio son:

  • Administración preventiva de los fármacos. El hecho de comenzar el tratamiento antes de la intervención quirúrgica logrará niveles terapéuticos en el momento de la manipulación, con lo que se consigue reducir el dolor y el edema post-operatorios de manera más eficaz.
  • Pautas las dosis de los fármacos. Se debe administrar una pauta fija del fármaco, que el paciente deberá seguir rigurosamente, para conseguir niveles eficaces que aseguren la correcta analgesia y el adecuado control de la inflamación.
  • Utilizar analgésicos de rescate. Los AINEs serán en principio los fármacos de elección para el control de los síntomas post-operatorios.
  • Individualizar las dosis para cada paciente. No hay pautas universales que nos sirvan para tratar por igual a todos los pacientes, sino que deberemos individualizar nuestros tratamientos para cada caso concreto. Teniendo en cuenta para ello diferentes factores como la edad, estado previo de salud, alergias que pueda presentar, cuadros patológicos que contraindiquen alguno de nuestros fármacos, etc.
  • Vigilar los efectos adversos. Los antiinflamatorios no esteroideos presentan diferentes efectos secundarios que el profesional debe conocer y controlar, de manera que ante cualquier sospecha, el paciente deberá consultarnos, y según la gravedad del mismo cambiaremos la dosis o suspenderemos la ingesta.