Tipos de membranas para regeneración ósea guiada

15
may
Tipos de membranas para regeneración ósea guiada
Tipos de membranas para regeneración ósea guiada, 5.0 out of 5 based on 1 rating
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 5.0/5 (1 vote cast)

Esencialmente hay dos tipos de membranas para regeneración ósea guiada, las reabsorbibles y las no reabsorbibles.

Caso clínico de regeneración ósea guiada con membranas

Caso clínico de regeneración ósea guiada con membranas realizado por el implantologista de clínicas Propdental, en el cual procedemos a la corrección de un defecto óseo mediante la colocación de hueso sintetico y de una membrana reabsorbible de colageno.

caso de regeneración ósea

En la foto se observa el defecto de hueso que comprometía la rehabilitación implantológica de la zona del canino superior izquierdo.

defecto de hueso

Se procede a la colocación de un injerto de hueso sintético para rellenar el defecto óseo que presenta el paciente de Propdental en esa zona.

injerto de hueso

Una vez colocado el hueso se procede a taparlo con una membrana de colageno que se fija mediante chichetas de manera a garantizar su inmovibilidad durante el proceso regenerativo.

colocación de membrana reabsorbible

Un vez terminada la colocación del material de regeneración se procede a la sutura y a la espera del periodo de cicatrización donde el hueso sintético es reemplazado por hueso del paciente.

regeneración ósea guiada con menbranas resultado final
Mediante esta técnica de regeneración ósea guiada con membranas logramos recuperar de una manera predecible el hueso perdido creando una base suficiente para la posterior rehabilitación de la zona con la colocación de un implante dental.

Membranas reabsorbibles

Las membranas reabsorbibles pueden ser de origen natural o sintéticas.

Las membranas reabsorbibles de origen natural son de colágeno y proceden de diversas fuentes animales, las más usadas de origen bovino. Durante su fabricación se entrecruzan en sus cadenas de colágeno el glutaraldehído. Esto hace que absorban menos agua, aumente su resistencia tensional, y tengan un mayor tiempo de degradación y menor capacidad de inmunopatogenicidad.

Se absorben más rápidamente que las membranas sintéticas. Están indicadas para regeneración de defectos horizontales y verticales de las crestas alveolares, en fenestraciones óseas asociadas a colocaciones de implantes dentales, y para cubrir el hueso en caso de implantes inmediatos.

Las membranas reabsorbibles sintéticas son derivadas del ácido poliglicólico. Son las más utilizadas y se presentan en diferentes estructuras, formas y marcas. El tiempo de reabsorción suele ser de seis a doce semanas. Se pueden utilizar solas o combinadas con injertos óseos.

Las desventajas de las membranas reabsorbibles son su corto periodo de degradación, la pérdida de estabilidad, y en ocasiones las reacciones inflamatorias asociadas a la degradación de la membrana y la pérdida de rigidez.

Las contraindicaciones de las membranas reabsorbibles son las siguientes: si hay infección activa en la zona de inserción de la membrana. Cuando el paciente tiene una mala higiene bucodental. Paciente fumador. En caso de inflamaciones agudas del tejido.

La exposición y contaminación de la membrana es uno de los principales problemas a la hora de hacer una regeneración ósea guiada. Cuando la membrana no reabsorbible se expone, se produce rápidamente su contaminación e infección. Sin embargo, cuando se expone una membrana reabsorbible no hace falta retirarla urgentemente. Si el paciente tiene unas condiciones de higiene muy estrictas, la membrana se puede dejar en el lugar de la regeneración hasta que se reabsorba totalmente.

Membranas no reabsorbibles

Las membranas no reabsorbibles son las primeras que se aprobaron para uso clínico en cirugía de regeneración ósea. Tienen una gran integridad estructural, lo cual hace que mantengan las características esenciales que poseen.

Normalmente suelen dar mejores resultados ya que el efecto barrera es más duradero que con las reabsorbibles. Actualmente se utilizan poco a pesar de sus buenos resultados ya que el único inconveniente es que se tiene que retirar la membrana en una segunda cirugía.

Las desventajas es que el uso de las membranas no reabsorbibles es extremadamente sensible a la técnica, el material más caro, muchas veces se expone y contamina rápidamente y se necesita una segunda cirugía para eliminar la membrana.