Tipos de injertos óseos

2
may
Tipos de injertos óseos
Tipos de injertos óseos, 5.0 out of 5 based on 1 rating
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 5.0/5 (1 vote cast)

La reabsorción ósea del maxilar y de la mandíbula es debida a múltiples causas, entre las que figuran los traumatismos, resecciones oncológicas, enfermedades sistémicas (osteoporosis, hiperparatiroidismo, medicamentos, etc.) o, más frecuentemente, pérdidas dentarias (caries, enfermedad periodontal, traumatismos dentarios, exodoncias, etc.).

El estado de edentulismo genera una pérdida progresiva del tejido óseo que se va a traducir en cambios musculares y faciales para adoptarse a la nueva anatomía ósea. Mientras el hueso basal va a permanecer relativamente estable, la pérdida del hueso alveolar como consecuencia del edentulismo es un proceso irreversible y progresivo que dificulta la rehabilitación dental de los pacientes, siendo máximo en el primer año tras la ausencia de la pieza dentaria y permaneciendo a un ritmo estable de reabsorción en los años posteriores.

La reabsorción ósea va a ser diferente según se trate del maxilar o de la mandíbula, puesto que el maxilar es un hueso trabecular que va a sufrir más las fuerzas reabsortivas. A su vez, el maxilar se va a reabsorber en el sector anterior mediante migración palatina, mientras que en el sector posterior, el seno maxilar se va a expandir por las brechas edentulas.

Tipos de injertos óseos para implantes Además de la pérdida ósea también se va a producir una pérdida de tejidos blandos en forma de déficit de encía queratinizada y libre, así como de otras estructuras faciales características del edentulismo.

Para resolver estos problemas y posibilitar la rehabilitación implanto soportada se estos pacientes se han descrito numerosas técnicas de cirugía preprotésica.

Tipos de injertos óseos para implantes

Éstos injertos óseos son fragmentos de tejido óseo, particulado o en bloque, que se van a obtener de una zona donante alejada de la región receptora sin que aporte un pedículo vascular o, sin que afecte a la anatomía ósea del paciente de origen artificial.

Dependiendo de la fuente del injerto, se clasifican en:

  1. Autoinjertos. El injerto procede del mismo individuo. Es el injerto de elección por la capacidad osteoconductiva, osteogénica y de biocompatibilidad, no obstante implica complejidad al proceso quirúrgico.
  2. Aloinjertos. Este injerto procede de un sujeto de la misma especie (hueso liofilizado). Es el más utilizado en la actualidad para rehabilitar defectos óseos ya que no implica una segunda cirugía en el paciente para la extracción del injerto.
  3. Xenoinjertos. Este injerto proviene de un sujeto de una especie diferente.

¿Qué es la cirugía preprotésica y cuándo está indicada?

La cirugía preprotésica la realiza el implantólogo de Propdental para reparar tejidos blandos y duros.

De tejidos blandos encontramos:

  • Frenulectomía: es la cirugía del frenillo, eliminando la banda de tejido a nivel del labio superior o en la zona lingual inferior, hay que extirpar porque sino recidiban.
  • Extirpación de hiperplasias: causadas por prótesis mal adaptadas.

En tejidos duros encontramos:

  • Alveoloplastia: se remodela el alvéolo tras una extracción dental, sacar el mínimo tejido óseo, ya que se producirá una reabsorción.
  • Torus palatinos y mandibulares: es una exostosis ósea de crecimiento lento. No se extirpa si no interfiere en la colocación de prótesis.
  • Tuberosidad maxilar: su excesivo crecimiento puede disminuir el espacio oclusal intermaxilar, entonces se remodela.
  • Plastias de aumento: injertos óseos, biomateriales…etc, cuando hay reabsorción ósea.