Perforación membrana sinusal

Perforación membrana sinusal, 5.0 out of 5 based on 2 ratings
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 5.0/5 (2 votes cast)

La complicación más común durante la técnica quirúrgica de elevación de seno maxilar es la perforación de la membrana sinusal. Si esto ocurre se puede sellar la perforación con una membrana reabsorbivel de colágeno.

Los implantes dentales ofrecen un tratamiento predictible para el paciente edentulo. Tras la introducción de las técnicas de elevación sinusal la colocación de implantes en maxilares reabsorbidos se ha convertido en una opción terapéutica válida.

Vários materiales de injerto han sido utilizados incluyendo hueso autólogo, liofilizado, hidroxiapatita y combinaciones entre ellos. Independientemente del tipo de injerto, la técnica de levantamiento sinusal incluye la elevación de la membrana de Schneider y colocación del material de injerto bajo ésta.

Procedimiento quirúrgico elevación de seno maxilar

Se le daba a los sujetos han sido operados con anestesia local o, anestesia local y sedación local o endovenosa.

  1. El levantamiento de seno maxilar se realiza mediante una incisión supracrestal desde el canino o primer premolar hasta la tuberosidad homolateral.
  2. Se levanta un colgajo mucoperióstico de espesor total y se dejaba expuesta la pared lateral del seno maxilar.
  3. Se realizaba una osteotomía rectangular con una fresa redonda del número 4.
  4. La osteotomía inferior se realizaba 5 mm por encima del suelo del seno. La osteotomía superior se levantaba intacta para permitir la ausencia de fractura de la pared lateral del seno.
  5. La membrana sinusal se levanta cuidadosamente. Se rellenaba una porción del espacio antral con Bio-oss (mineral óseo bovino).
  6. Para las áreas donde se perfora la membrana se colocaba una membrana de colágeno reabsorbible antes de la colocación del material de injerto.
  7. Los colgajos son reposicionados y suturados con puntos de colchonero horizontal y puntos simples.
  8. Los implantes dentales se colocan tras un periodo de 8 meses.
  9. En clínicas Propdental el implantólogo realiza una radiografía panorámica pre y postoperatoria y tras la colocación de los implantes dentales.

Según un estudio del departamento de implantología de la Universidad de Loma Linda se demostró que la perforación de la membrana sinusal puede dar como resultado una formación ósea reducida y comprometer la supervivencia de los implantes dentales.

La penetración bacteriana a través de la membrana lesionada y la invasión mucosa en el área injertada pueden ser la razón para este resultado comprometido. En adición, la reparación de la membrana con una membrana de colágeno no previene la migración de partículas del injerto dentro del espacio sinusal a través de el lugar perforado. Durante la colocación y el empaquetamiento del injerto de hueso  el implantólogo de clínicas Propdental no es capaz de observar si la reparación de la membrana es adecuada para resistir la presión ejercida.

No hay estudios clínicos que evalúen el potencial y los resultados del reinjerto en el seno maxilar. Según la experiencia de los implantologistas descrita en el estudio de publicado en el Journal of Oral Implantology , una vez el injerto sinusal ha fracasado, los resultados del reinjerto son comprometidos. El despegamiento de la membrana sinusal es difícil debido a la presencia de residuos irregulares y afilados de partículas de injerto. En estos casos, puede ocurrir la extensa perforación de la membrana sinusal.

En sumario, los resultados preliminares de este estudio piloto demostraron que la perforación y reparación de la membrana sinusal durante los injertos sinusales ofrece una neoformación ósea reducida así como una tasa de supervivencia de los implantes baja. Una muestra mayor se necesita para validar los resultados de esta investigación preliminar.

Desde mi punto de visto, en lo que respecta a los resultados del estudio de la Universidad de Loma lindacreo que valora situaciones que no son comparables con por ejemplo los lugares con perforación sinusal mostraban calidad ósea tipo IV (cuatro pacientes) mientras que los no perforados tenían tipo II o III. Dada la diferencia en la calidad ósea no creo que se puede esperar el mismo tipo de cicatrización en los dos tipos distintos de hueso.

En la discusión, aunque se ha admitido que la muestra mayor para extraer conclusiones definitivas, no se discute otras limitaciones del estudio ni la coherencia o contracción que presentan algunos de los datos y que limitan la validez de los resultados del estudio.

Para terminar mi análisis, creo que la metodología y la pequeña muestra de población utilizada en este estudio no son suficientes para tirar conclusiones.