Absceso periodontal

Absceso periodontal, 5.0 out of 5 based on 6 ratings
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 5.0/5 (6 votes cast)

El absceso periodontal es un acumulo localizado de pus. Este pus resulta de la actuación de los polimorfonucleares contra las bacterias o sus productos, y está compuesto principalmente por células muertas, detritus, poliformonucleares y macrófagos.

Se caracteriza por una bolsa periodontal profunda con exudado inflamatorio en su interior y cuyo orificio de drenaje se cierra. Como los productos tóxicos generados por las bacterias en el interior de la bolsa no tienen por donde salir, se acumulan en el fondo de la bolsa periodontal y con ellos todo el contenido inflamatorio lo que origina el absceso periodontal.

Tipos de abscesos dentales

Entre los tipos de abscesos dentales más frecuentes, junto con el pericoronario, están los periodontales y los endodóncicos. Es importante diferenciarlos adecuadamente, para así poder aplicar una terapéutica rápida y adecuada.

El absceso periodontal es una infección localizada purulenta de los tejidos periodontales que normalmente asiente en una bolsa periodontal preexistente, y que cursa con dolor e inflamación localizada por el súbito paso de bacterias a la pared blanda de la bolsa periodontal. Los tejidos involucrados en el absceso periodontal son la raíz del diente, con depósitos de cálculo y placa bacteriana, y la pared interna de la bolsa periodontal.

absceso periodontalCuando más profunda sea la bolsa periodontal, más posibilidades hay de que se produzca el desequilibrio entre la microflora bacteriana de la bolsa y las defensas del huésped dando origen al absceso periodontal.

En este desequilibrio pueden influir factores locales como la eliminación incompleta del cálculo y placa bacteriana de la superficie radicular durante el tratamiento periodontal, lo que conduce al cierre en falso del tejido cervical y no deja salir el material purulento de la parte profunda de la bolsa. También anomalías anatómicas como perlas de esmalte, surcos de desarrollo, furcas de molares muy invaginadas, maloclusiones o la impactación de alimentos u objetos.

Además pueden influir factores sistémicos como la diabetes, defectos genéticos y del sistema inmune, estrés, embarazo.

Clínica del absceso periodontal

La localización del absceso periodontal es junto a la región lateral de la raíz del diente. Clínicamente se presenta como una inflamación aguda que aumenta de tamaño. La encía tiene un color enrojecidos y provoca un dolor intenso.

Es un dolor localizado en el diente afectado, continuo, que no se modifica con la temperatura, el diente no es doloroso a la percusión y responde normalmente a las pruebas de vitalidad.

En la fase crónica, el absceso periodontal origina una fístula a nivel de la encía por donde drenar exudado purulento y sangre.

El tratamiento del absceso periodontal consite en controlar el dolor y evacuar el pus para liberar la presión en los tejidos periodontales adyacentes. Inicialmente se emplea un tratamiento con medicamentos que se complementa con un tratamiento periodontal quirúrgico.

Dolor del absceso periodontal

Los síntomas más frecuentes corresponden a una infección aguda como dolor e inflamación localizada y signos de destrucción periodontal activa: bolsa periodontal profunda, sangrado al sondaje y movilidad dentaria.

El dolor es periodontal, es decir: constante, soportable en meseta. La tumefacción roja o roja-azulada está localizada lateralmente al diente afectado, pero puede afectar también al diente vecino. Con frecuencia se puede observar la salida del exudado por el surco gingival de la bolsa, por lo que no es frecuente la presencia de fístula.

El escenario es periodontal: mala higiene, cálculo, placa bacteriana, bolsas periodontales generalizadas, dientes con movilidad, pero sin caries o restauraciones coronales. El test electripulpar suele ser positivo.

Un absceso periodontal complica el pronóstico del diente afectado, pues significa una pérdida adicional de soporte periodontal añadida a la preexistente por la periodontitis. Si la movilidad es invalidante, puede ser necesaria la extracción del diente. Como cualquier absceso, pueden producir bacteriemias que pueden causar infecciones a distancia en otras partes del cuerpo.

Si el paciente tiene periodontitis se observan los signos típicos de destrucción ósea angular en el diente afectado: imagen radio-lúcida cervical. Pero ésta puede verse enmascarada por la raíz si la destrucción ósea se produce en las caras vestibular o palatina/lingual.

Tratamiento del absceso periodontal

El tratamiento puede ser de urgencia o diferido.

  1. Urgente: Drenaje y desbridamiento
  2. Diferido: Raspado y alisado radicular para eliminar el cálculo y la placa bacteriana. Si la movilidad del diente es invalidante se deberá a proceder con la extracción del diente.

No es necesario administrar antibióticos sistémicos; sino hay afectación del estado general del paciente y/o fiebre. Si la hubiera, la opción más adecuada es el Metronidazol 250 mg. Cada 8 horas durante la fase aguda del absceso.