Tabaco y cicatrización

Tabaco y cicatrización, 5.0 out of 5 based on 1 rating
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 5.0/5 (1 vote cast)

El tabaquismo es causa importante de deficiencias en cicatrización en todos los aspectos del tratamiento periodontal, tanto en el tratamiento no quirúrgico como en todas las modalidades quirúrgicas.

Efectos del tabaco sobre la cicatrización

En tratamiento no quirúrgico, el tabaquismo determina que la reducción de la profundidad de bolsa y la ganancia de inserción clínica sean menores. Esto tiene un valor medio de 0,5 mm. Puede deberse a la poca retracción de los tejidos marginales en fumadores, donde es menor el edema y mayor la fibrosis. Los fumadores suelen tener poco sangrado al comienzo del tratamiento y después de éste el índice de sangrado disminuye en igual grado que en no fumadores.

Los mismos factores podrían afectar a tejidos más profundos del periodonto, donde hay menos infiltrado inflamatorio y disminuye la irrigación en lo profundo de la bolsa.

La escasa respuesta en los fumadores al tratamiento dental no quirúrgico también sería aplicable a los pacientes tratados con antibiótico adyuvantes.

La respuesta al tratamiento quirúrgico es más compleja y conlleva una reacción inflamatoria inicial seguida por la organización del coágulo y formación de tejido. De granulación con capilares y fibroblastos que depositan colágeno. Los colgajos tiene que revascularizarse y la adhesión epitelial debe volver a formarse en la superficie.

En cirugía regenerativa también hay formación de inserciones de tejido conjuntivo y cementogénesis. El humo del tabaco y la nicotina afectan la microirrigación, los fibroblastos y la matriz del tejido conjuntivo, el hueso y la superficie radicular.

En estudios se demostró que la nicotina disminuye la proliferación de fibroblastos, reduce la migración y producción de matriz y entorpece la fijación a las superficies de las células.

La superficie radicular está contaminada por sustancias del tabaco como nicotina, cotinina, acroleína y acetaldehído y puede afectarse la adhesión celular. El hábito de fumar afecta directamente al hueso y es un factor de osteoporosis. Se ha sugerido que podría provocar pérdida ósea en periodontitis, y demora la consolidación del hueso en la reparación de heridas por fractura.