PIDE CITA GRATIS AQUÍ
PRIMERA VISITA GRATIS 932 656 722 ¡LLÁMANOS!

¿A quién no le gustaría lucir una sonrisa radiante?

¿A quién no le gustaría lucir una sonrisa radiante?

Una boca sana, sin rastro de patología, manchas o placa bacteriana es para muchos una utopía, pero nada más lejos de la realidad. A continuación, os explicaremos un seguido de trucos para mantener siempre una sonrisa cautivadora.Para tal fin, tendremos que seguir diversos procedimientos que nos asegurarán el evitar acudir al dentista por la aparición de cualquier enfermedad que haya pasado a estadios más graves, como es el caso de una hipotética gingivitis sin tratar, con lo que derivaría a la temida periodontitis, capaz de provocar la pérdida tanto de la pieza dental como del hueso maxilar.

Cómo tener una sonrisa saludable

Los procesos fundamentales para evitar las patologías se resumen en tres diferenciados:

Rutina de higiene oral: La correcta rutina de higiene oral será la encargada de eliminar las bacterias que se acumulan en nuestra dentición. De esta manera, con un correcto cepillado dental, el uso de un colutorio, el empleo de una pasta dental fluorada y el uso de la seda dental, podremos decir que nuestra boca está totalmente limpia.
Una dieta saludable: Una dieta conformada por un sustrato libre de azúcares, ácidos… que traen la bollería industrial y los refrescos, puede evitarnos muchos dolores de muelas. Si cambiamos este tipo de alimentos por agua, golosinas que contengan xilitol en lugar de azúcar y mantener así correctos aportes nutricionales. Como consejo, a fin de evitar manchas en nuestra dentición, podemos evitar beber cierto tipo de bebidas que tienden a teñir los dientes, como por ejemplo el vino tinto, el té rojo, algunos refrescos con colorantes…
Visita al dentista regularmente: Una visita regular al odontólogo es fundamental de cara a tener a raya cualquier indicio de enfermedad. De esta manera, en lugar de un costoso proceso de implantología dental, a causa de un diente perdido por una caries avanzada, nos bastará con un simple e indoloro proceso de empaste dental, evitándonos gastar cientos de euros y varias sesiones en la clínica.

Como siempre, tenemos que confiar nuestra salud bucal a nuestro dentista. Él será quien nos guíe, aconseje y, en caso de sufrir miedo al dentista, nos calmará y seguirá las mejores medidas para crear un entorno favorecedor. En resumen, ¿Te gustaría tener una sonrisa bonita y duradera? Sólo tendrás que seguir estos consejos.

Sobre el autor:

Licenciado en odontología. Se ha especializado con el Máster en Cirugía e implantología por la Universidad de Barcelona, y completó su formación con el Diploma de Estudios Avanzados en la Facultad de Odontología de la misma Universidad.

Licenciado en Odontologia 1996-2001
Master de cirugía bucal e implantología bucofacial, Facultad de odontología, Universidad de Barcelona 2001-2004
Diploma de estudios avanzados del Doctorado con clasificación de excelente 2006.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.