CLÍNICAS DENTALES EN BARCELONA
PIDE CITA AHORA
934 914 914
Español Français English
Inicio » La relación entre la salud oral y los cigarrillos electrónicos

La relación entre la salud oral y los cigarrillos electrónicos

Publicado por Dr. Dario Vieira el 14 marzo 2016 en Actualidad

Desde hace algunos años hemos observado como los cigarrillos electrónicos se han ido implementando a nuestro día a día. Comenzaron siendo como un “Boom”, para pasar a relajar esta tendencia y convertirse en un complemento que se ve de forma discreta en nuestras calles. Este dispositivo electrónico ha suscitado críticas tanto positivas como negativas, debido fundamentalmente a la falta de resultados a largo plazo que este vapeador, como también se le llama, puede causar en las personas.

Muchos han sido los estudios recientes así como trabajos que el sector académico odontológico ha realizado en relación a estos cigarrillos electrónicos. Según los datos que se obtuvieron en el año 2012, únicamente un 9% de los fumadores había intentado pasar del tabaco tradicional y abrazar esta “nueva moda”, e incluso un 40% ni siquiera había escuchado hablar de estos. A partir del año siguiente, se generaría una explosión en el mercado, copando stands en centros comerciales, decenas de tiendas físicas… como un rentable negocio de nicho que buscaba hacerse un hueco fijo entre el público fumador que deseara dejar de fumar, o entre aquel que decidiera pasarse al vapor. Lo que a día de hoy todavía no conocemos con certeza son los riesgos a los que nos expone este tipo de cigarrillo a largo plazo. Hoy, dedicamos este artículo al cigarrillo electrónico, para explicar así en qué punto nos encontramos.

Cigarrillos electrónicos: ¿Una alternativa al tabaco tradicional?

Todo el mundo tiene perfectamente clara la potencia dañina que tiene el tabaco en general y la nicotina en particular. Para más señas, se calcula que aproximadamente la mitad de los pacientes que fuman de forma diaria terminará falleciendo por una afección derivada de este hábito, además de ver cómo se reduce su esperanza de vida en 10 años aproximadamente. Si bien podemos encontrar líquidos para los cigarrillos electrónicos de diversas composiciones, por norma general para comenzar los pacientes que buscan dejar de fumar suelen empezar con líquidos que contienen la misma cantidad de nicotina que otras sustancias que se calientan y terminan pro inhalarse en forma de vapor. En las concentraciones de esta podemos encontrar una amplia gama de variedades, ya que se encuentran diferencias entre las marcas, por lo que garantizar su seguridad se vuelve más complejo. Sí que está claro que estos son menos nocivos que el tabaco tradicional, pero igualmente también cuentan con sus propios riesgos.

Durante el año 2014, la Food and Drug Administration (conocida por sus siglas FDA) emitió un comunicado que concluía que “Los cigarrillos electrónicos no han sido estudiados de forma completa, por lo que a día de hoy sus consumidores no conocen cuáles son los riesgos potenciales ni tampoco su método de utilización, qué cantidad de nicotina emplear, cuáles son los productos químicos que se inhalan…” o si de lo contrario, “encontramos beneficios asociados al empleo de estos productos”. Pese a la falta de fondo académico existente, sí encontramos ciertas pistas que permitirán que comprendamos cuál es el impacto que provocan los cigarrillos electrónicos en nuestra salud bucodental. ¿Cuáles son?

La nicotina que se incluyen en los líquidos para el vapeador, pese a ser en dosis más bajas que las que tienen los cigarrillos tradicionales también perjudica a la boca, las encías y la lengua, además de contribuir significativamente al desarrollo de la gingivitis y la periodontitis. Además, también causa mal aliento y provoca inflamaciones.

  • Nicotina y bruxismo: Pese a que la causa principal del bruxismo es psicológica, también el problema puede ser generado a partir de otros factores o sustancia, como en el caso de la nicotina, las drogas o la cafeína. En particular, encontramos en la nicotina un estimulante que se encarga de disparar los músculos, lo que provoca un intenso rechinamiento dental, causando un considerable desgaste de las estructuras orales.
  • Nicotina y mal aliento: La nicotina inhibe la capacidad de la boca para generar un correcto flujo salival, por lo que terminará causando un efecto de sequía en la boca. Además de esto, también puede irritar las mucosas orales y de las vías respiratorias y digestivas superiores, que por norma general presentan resequedad en la cavidad oral. Por otra parte, la sustancia (entre otras que incluyen los vapeadores) termina por adherirse a la mucosa oral, de los dientes y de la lengua, lo que puede causar un olor característico en el aliento, por lo que se agravaría el problema de halitosis.
  • Nicotina y recesión gingival: El tabaquismo es uno de los hábitos con una mayor influencia en la disminución de las defensas naturales para combatir la enfermedad de las encías. Por una parte la combustión causará cambios en los tejidos orales que favorecen el acúmulo de placa, y por otra parte, la nicotina actúa sobre los vasos y reduce su capacidad de respuesta frente a la agresión bacteriana. De esta forma, los fumadores presentan un riesgo más elevado de padecer enfermedad de las encías, y cuando esta aparece, puede ser incluso más grave.

Usar de forma continuada el cigarrillo electrónico por parte de los pacientes que no han fumado nunca es algo que se da en muy rara ocasión, y es que la finalidad de estos vapeadores es justamente el tratar de reducir la dosis de nicotina o directamente dejar el tabaquismo. Pese a que cada día encontramos más pruebas de que estos productos gozan de eficacia real para ayudar a dejar el hábito del tabaquismo y lograr el objetivo, éste no debería convertirse en un sustitutivo del tabaco tradicional, ya que también es perjudicial a su manera.

En nuestro país, cada año alrededor de 2000 personas desarrollan cáncer oral, una peligrosísima patología que cuenta con una elevada tasa de mortalidad (únicamente un 50% de supervivencia a los 5 años del desarrollo de la enfermedad). Pese a que la detección precoz incrementa de forma sensible las probabilidades de supervivencia, la como siempre decimos la mejor medida será la prevención. Evitar el tabaco, independientemente de si es mediante cigarrillos electrónicos o mediante los cigarrillos tradicionales, seguir una correcta rutina de higiene oral y realizar una visita de carácter semestral a tu dentista de confianza de Propdental deberá bastar para que goces de una salud bucodental perfecta durante muchos años.

Comentarios

Aún no hay comentrarios para "La relación entre la salud oral y los cigarrillos electrónicos"

    Deja tu comentario