CLÍNICAS DENTALES EN BARCELONA
PIDE CITA AHORA
934 914 914
Español Français English
Inicio » ¿Qué comidas pueden cambiar el color de mis dientes?

¿Qué comidas pueden cambiar el color de mis dientes?

Publicado por Dr. Dario Vieira el 17 enero 2016 en Actualidad

Seguro que no nos equivocamos si decimos que todos aquellos que leen este artículo están buscando conseguir una sonrisa bonita, saludable y sin defectos. Traquilos, no estáis solos. Esta es una meta buscada prácticamente por todo el mundo, pero a lo largo de nuestra vida nos encontraremos con muchos agentes externos que evitarán que consigamos este fin, como algunas comidas.

Las comidas: ¡Evita teñir tus dientes!

El esmalte recubre todo el diente, y es el material más duro del cuerpo. Por debajo de éste encontraremos la dentina, que conforma un a capa formada por una estructura de túbulos vacíos que separa el esmalte de la pulpa dental.

Hay algunas personas que a lo largo de su infancia desarrollan un esmalte más duro, en parte gracias a la genética y en parte por haber seguido unos buenos hábitos orales durante los años de la niñez. Pero todos no hemos nacido con esta “buena nueva”, por lo que hay gente con un esmalte más débil que tiende a absorber mediante los tubos del esmalte todo aquello que come y bebe, lo que provoca que la superficie de sus dientes termine manchándose y oscureciéndose.

Las comidas que manchan los dientes son variadas, y si queremos evitar las manchas dentales, lo primero que tenemos que hacer es evitar aquellas que resulta más evidente que lo harán. Sí, lo sentimos, pero estamos hablando del café. La enorme mayoría de la gente nos despertamos con un buen café por la mañana, ya que el empujón que la cafeína nos otorga es notorio, convirtiéndonos nuevamente en personas.

Por desgracia, todo lo bueno que tiene como estimulante lo tiene de malo para el color de nuestros dientes, y es capaz de jugarle una mala pasada a la sonrisa más rápido de lo que podamos creer. El color marrón del café proviene del tueste de los granos del café, que es el responsable a su vez de que cuando éste entre en contacto con tus dientes termine por mancharlo. El oscurecimiento por culpa del café se hace especialmente visible en los dientes anteriores, que, desgraciadamente, resulta que son los más visibles de todos.

Como recomendación, en el caso de que no puedas dejar el café por las mañanas o prefieras anteponer el café a tu estética dental, puedes intentar bebértelo sin que éste toque los dientes anteriores, o evitar tomarlo tomando tragos tan grandes que haga que este se escampe por toda la cavidad oral.

Otro enemigo que también mucha gente toma, y venido directamente desde Asia, Oriente… es el té. Si bien es cierto que tenemos que decir que entre escoger el té y el café el ganador de esta contienda en nuestra lucha por no manchar los dientes sería el té, debido a su menor agresividad y propiedades de tinción, debemos advertir que tanto en sus variantes frías como calientes esta bebida puede terminar por mancharnos los dientes.

El remedio para evitar las manchas del té verde pasa por optar por ciertas bebidas que han surgido como alternativa al té tradicional, que incluyen té verde y té blanco, mucho menos capacitados para teñir que el té negro o el té rojo.

Sigamos con el listado: el néctar de Dioses, el cual los romanos ya disfrutaban e incluso tenían un Dios dedicado a él, Baco, también tiene otra propiedad: manchar la dentición. El vino tinto posee el dudoso honor de ser uno de los líquidos cuyas manchas resultan más complicadas de evitar. Al ser este líquido de un color tan intenso, el único método por el cual podríamos intentar dar esquinazo a estas manchas es que realicemos un cepillado dental de forma inmediata después de haberlo tomado, algo que, puede tornarse bastante complicado siempre que estemos fuera de casa, que dicho sea de paso, suele ser cuando más se toma este tipo de bebida. A fin de intentar minimizar ni que sea un poco su efecto de tinción es que comencemos a intentar cambiar el vino tinto por el blanco, que resulta mucho más amigable con el color de nuestra dentadura.

En este listado probablemente haya gente a la que no le guste ninguna de estas bebidas, lo cual puede ser un buen salvavidas para ella, pero tenemos que decir que lo lamentamos, tenemos que incluir algo que mucha gente toma como desayuno: Los zumos de fruta. Un zumo de fruta tiene un contenido alto en azúcar, y algunos estudios demuestran que éstos pueden ser tan o más dañinos inclusive para nuestros dientes que los propios refrescos artificiales.

Si nuestra costumbre diaria es que consumamos zumos de brick, una alternativa altamente saludable que nuestro cuerpo nos agradecerá es que pasemos a ser nosotros los que exprimamos los zumos en casa de forma natural, ya que además de saber la procedencia del mismo y evitar procesados innecesarios, sólo tendrá el azúcar que esté presente de forma natural en la fruta. Debemos decir eso sí, que algunas frutas, sobre todo aquellos frutos más oscuros, tienen una especial potencia tiñendo nuestros dientes.

Tampoco tenemos que ir a abalanzarnos sobre los refrescos porque hayamos dicho que los zumos de brick no sean muy saludables para nuestros dientes, de hecho todo lo contrario, deberíamos irnos a la alternativa saludable. La popularización de los refrescos entre la juventud de la sociedad ha causado que termine habiendo una afectación sin precedentes entre los pequeños que hasta hace poco era sólo frecuente en aquellas personas con una edad más avanzada: La completa pérdida del esmalte dental, lo que carrea una mayor sensibilidad y una visión amarillenta de nuestra sonrisa. El culpable de esto es el ácido fosfórico de los refrescos a los que se les ha gasificado, que causa tanto la putrefacción del diente como problemas digestivos.

Para que nos hagamos una idea del alcance del problema: nuestra saliva tiene un pH medio de 7.4, pero mientras alguien está tomando refrescos a lo largo del día (algo que la juventud suele hacer, en ocasiones más de una vez al día) el pH de la saliva baja hasta niveles extremos, en los que éste se torna ácido.

A fin de recuperar el nivel de pH, el cuerpo debe emplear los iones de calcio de los dientes, con lo que el esmalte se va desgastando, ocasionando el problema antes mencionado.

Siguiendo la lista de bebidas con poder de tinción, una bebida que si bien no se ha extendido mucho en España cada vez hay más es el ponche de frutas. Esta bebida cuenta con un fuerte potencial, prueba es que si alguna vez lo habéis probado, habréis comprobado que tiñe los labios de aquellos que lo beben, algo que ocurre también con los dientes. Es por ello que después de haber estado consumiendo ponche de frutas deberíamos realizar enjuagues bucales, para así prevenir las manchas que éste provoca.

Algunas frutas como las cerezas, las frambuesas o los arándanos también causan las manchas en los dientes. Estos frutos tan conocidos poseen un color muy similar entre ellos, y poseen muchos beneficios sobre la salud de aquellas personas que desean consumirlas de forma regular, pero en nuestros dientes esto ya no es tan bonito. En caso de que nos estemos realizando un blanqueamiento dental o acabemos de hacerlo deberemos evitarlas por completo, para que así no nos cause ningún tipo de mancha.

Otro elemento que también viene directo el lejano oriente pero cada vez se integra más en la cocina occidental es la salsa de soja. El aumento de comida asiática ha hecho que aumente exponencialmente el uso de la salsa de soja, cuyas propiedades también incluyen el poder de manchar los dientes de forma notoria. En caso de ser un enamorado del sushi, deberás saber que las variantes de esta salsa (En concreto, la versión Light) no sólo manchará menos tus dientes, sino que también contienen menos azúcares y almidón.

Las comidas en cuya composición encontramos colorantes artificiales pueden ser poco recomendables para tu estética oral. Los colorantes artificiales están presentes en un gran número de comidas ya envasadas, y si bien es cierto que resulta complicado evitarlas, podemos reducir el número de veces que las consumimos a fin de evitar exponer tan seguido nuestros dientes.

Para terminar, pese a que esto no es una comida, debemos incluirlo, por ser tan dañino para nuestros dientes como nuestro cuerpo. Seguramente, si lees estas líneas ya sabes a qué nos estamos refiriendo: Vamos a hablar de los problemas ocasionados por el tabaquismo. Pese a que hoy en día todos sabemos cuáles son los peligros y problemas que éste ocasiona en nuestro cuerpo, no todos saben del daño que también le causan de forma directa e indirecta a su dentición.

En tabaco supone un factor de riesgo, y puede acelerar y agravar tanto enfermedades del periodonto (periodontitis) como la propia caries dental. Más allá de esto, nuestros dientes también se ven altamente perjudicados, ya que algunas de las manchas que dejan en los dientes sí se pueden eliminar mediante la técnica de limpieza dental profesional, pero otras se quedarán marcadas en la sonrisa durante el resto de nuestros días.

Los que hemos descrito anteriormente son los alimentos que causan una mayor problemática en el color natural de nuestra dentición. Como vemos, hay tantos que resulta casi imposible alejarlos todos de nuestra dieta y nuestra vida, pero sí que para salvaguardar el color natural de nuestra sonrisa, podemos intentar minimizar la máximo el consumirla.

Asimismo, y para mejorar el aspecto de nuestra sonrisa, en las Clínicas Propdental ponemos a disposición de los pacientes que lo deseen técnicas tanto de limpieza dental profesional como las de blanqueamiento dental. Estas técnicas sumadas a una visita regular a nuestro dentista de confianza, nos devolverán la sonrisa perdida, que podremos volver a lucir sin complejos.

Comentarios

Aún no hay comentrarios para "¿Qué comidas pueden cambiar el color de mis dientes?"

Deja tu comentario