CLÍNICAS DENTALES EN BARCELONA
PIDE CITA AHORA
934 914 914
Español Français English
Inicio » Cigarrillos electrónicos y salud oral

Cigarrillos electrónicos y salud oral

Publicado por Dr. Dario Vieira el 30 abril 2015 en Blog Odontologia

La reciente introducción de los cigarrillos electrónicos en el mercado ha motivado la elaboración de estudios y trabajos por parte del sector académico odontológico. Como ocurre en todos los campos, cuando surge una novedad que, además, podría ser perjudicial para la salud, los especialistas se ponen en marcha y evalúan las consecuencias del producto en cuestión.

En el año 2012 se realizó la primera encuesta al público sobre los cigarrillos electrónicos. Según los datos obtenidos en aquel momento, sólo el 9% de los fumadores había intentado dejar el tabaco tradicional y pasarse a la “nueva moda”, y alrededor de un 40% nunca había oído hablar de ellos. La explosión que generó en el mercado a partir de entonces ha creado muchas dudas al respecto. Y ahora, ¿qué sabemos de sus riesgos? Desde Clínicas Propdental ofrecemos toda la información posible a nuestros pacientes fumadores.

¿En qué punto nos encontramos?

Que la nicotina es una fuente totalmente dañina es un aspecto claro entre pacientes y profesionales. De hecho, se calcula que uno de cada dos fumadores fallecerá debido al hábito y, además, se reduce la esperanza de vida en 10 años, aproximadamente. Los cigarrillos electrónicos contienen tanto nicotina como otras sustancias que se calientan e inhalan en forma de vapor. Existe una variación significativa entre las concentraciones, puesto que se presentan diferencias entre las marcas y, de este modo, se hace difícil garantizar su seguridad. Aunque está claro que son menos nocivos que el tabaco tradicional, también tienen sus propios riesgos.

En el año 2014, la Food and Drug Administration (FDA) concluyó que “los cigarrillos electrónicos no se han estudiado completamente, por lo que los consumidores actuales no conocen sus riesgos potenciales ni tampoco cómo se deben utilizar, qué cantidad de nicotina empelar, qué productos químicos se inhalan…” o si, de lo contrario, “existen beneficios asociados al uso de estos productos”. A pesar de la falta de fondo académico, sí existen algunas pistas que nos permiten entender el impacto de los cigarrillos electrónicos en la salud bucal en particular. ¿Cuáles son?

La nicotina que contienen estos productos, aunque sea en dosis más pequeñas que los cigarrillos tradicionales, perjudica la boca, las encías y la lengua y contribuye significativamente al desarrollo de la gingivitis y la periodontitis, además de causar mal aliento e inflamaciones:

  • Nicotina y recesión de las encías: el tabaquismo es uno de los hábitos que más influye en la disminución de las defensas naturales para combatir la enfermedad de las encías. Por un lado, la combustión origina cambios en los tejidos bucales que favorecen la acumulación de bacterias y, por el otro, la nicotina actúa sobre los vasos y reduce su capacidad de respuesta frente a la agresión bacteriana. Así, los fumadores presentan un más elevado riesgo de padecer enfermedad de las encías y, cuando aparece, puede incluso ser más grave.
  • Nicotina y mal aliento: la nicotina también inhibe la capacidad del cuerpo para generar flujo salival y provoca un efecto de sequía en la boca. Además, puede irritar las mucosas de la boca y de las vías respiratorias y digestivas superiores, que en general presentan resequedad en la cavidad bucal. Por otro lado, la sustancia (entre otras que incluyen los cigarrillos electrónicos) se adhiere a la mucosa de la boca, de la lengua y de los dientes, algo que puede originar un olor característico en el aliento y agravar la halitosis.
  • Nicotina y bruxismo: aunque la causa principal del bruxismo es psicológica, el problema también puede generarse a partir de otros factores o sustancias, como es el caso de la nicotina, la cafeína o las drogas. En particular, la nicotina se considera un estimulante que dispara los músculos, lo que hace rechinar los dientes con más intensidad y provoca un desgaste considerable en las estructuras bucales.

El uso del cigarrillo electrónico por parte de pacientes que nunca han fumado es más bien extraño. De hecho, son utilizados por aquellos pacientes que siempre han fumado y que quieren reducir o dejar el tabaquismo. Aunque cada vez hay más pruebas de que estos productos son eficaces para ayudar a las personas a dejar el hábito y lograr sus objetivos, no debería convertirse en un sustituto del tabaco tradicional, puesto que es también perjudicial a su manera.

En España, cada año alrededor de 2.000 personas desarrollan cáncer oral, cuya tasa de mortalidad aún sigue siendo muy elevada, con una supervivencia de sólo el 50% a los 5 años del desarrollo de la enfermedad. Aunque la detección precoz incrementa de forma significativa las probabilidades de supervivencia, la mejor medida es la prevención. Dejar de fumar, ya sea tabaco tradicional o a través de cigarrillos electrónicos, llevar a cabo una buena higiene bucal y acudir a tu Clínica Propdental de forma regular son aspectos básicos que el paciente debe considerar.

Comentarios

Aún no hay comentrarios para "Cigarrillos electrónicos y salud oral"

    Deja tu comentario