CLÍNICAS DENTALES EN BARCELONA
PIDE CITA AHORA
934 914 914
Español Français English
Inicio » Cuantificación y calificación del tejido óseo

Cuantificación y calificación del tejido óseo

Publicado por Dr. Dario Vieira el 21 Abril 2014 en Estetica dental

A la hora de colocar un implante dental hay que tener en cuenta una serie de factores que serán de gran utilidad y ayuda para el éxito de este tratamiento estético y funcional,  que se ha convertido en los últimos años en una de las principales razones por las que cada vez son más los pacientes que se acercan hasta Propdental. Lo cierto es que los implantes dentales son una opción muy recomendable para aquellas personas que desean recuperar las piezas pérdidas puesto que estamos ante una solución tanto estética como funcional muy completa y recomendable. Por ello es momento de conocer uno de estos factores clave antes de proceder con un implante como es el análisis y estudio de la cuantificación y calificación del tejido óseo.

Cuantificación del tejido óseo

Uno de los pasos imprescindibles en un proceso de implantología es conocer la altura, anchura, forma y calidad del hueso maxilar puesto que estamos ante el órgano que hará la función de soporte y por ello necesita que cumpla una serie de requisitos para asegurar el éxito y la durabilidad del implante dental. Empezamos hablando de la altura disponible del hueso y que comprende la distancia existente entre la cresta alveolar maxilar y los límites anatómicos opuestos a ella como por ejemplo las fosas nasales o el nervio dentario. Se recomienda que se debe guardar un espacio de seguridad entre 1 y 2 mm con respecto a estos límites, mientras que la altura mínima recomendable para realizar un implante dental debe ser de 10 mm, siendo importante saber que a día de hoy existen todo tipo de intervenciones que nos permiten aumentar la altura del hueso.

Por otra parte es momento de hablar de la anchura ósea y en este sentido estamos hablando de la distancia que existe entre la cresta alveolar existente entre la pared vestibular y la pared lingual, donde la anchura mínima que debe presentar un paciente para realizar un implante debe ser de 5 o 6 mm, teniendo en cuenta que se debe dejar un margen de 1 mm de tracto óseo en ambas paredes óseas.

De esta forma podemos considerar que un hueso con la forma adecuada para soportar un implante es aquel que se ajusta a las necesidades estáticas-oclusales y funcionales-estéticas, una situación que no siempre se da en los pacientes y por ello la importancia de estudiar cada caso de forma personalizada en busca de la solución más efectiva. Uno de los principales objetivos de este estudio es conocer la cantidad de hueso disponible, puesto que son muchas las situaciones en las que se produce una reabsorción ósea como por ejemplo en caso de exodoncia, edentulismo….que afectarán a la cresta alveolar y que presentarán un grado de atrofia que será particular en cada paciente, por lo que conocer estos patrones de reabsorción será indispensable para diseñar un plan de acción.

Calificación del tejido óseo

Para que se produzca una correcta osteointegración de los implantes no solamente es necesario que exista hueso si no que además este debe de tener una calidad adecuada para asegurar mejores resultados en el implante. Se cree que la calidad del hueso está directamente relacionada con la densidad del mismo y es que estamos ante un concepto que genera muchas dudas y son varias las teorías que existen al respecto aunque lo que es cierto es que, a día de hoy, no se ha podido demostrar que el efecto de la calidad ósea está ligada al éxito del tratamiento.

Una de estas teorías que hablan acercan de la calidad del tejido óseo data de 1985, año en el cual Lekholm y Zarb realizaron una clasificación en cuatro grados de calidad ósea:

  1. El hueso maxilar está compuesto básicamente de hueso compacto.
  2. Está formado por hueso compacto y hueso esponjoso denso.
  3. Consta de hueso esponjoso denso y está rodeada por cortical delgada
  4. La cortical final rodea el hueso esponjoso poco denso

Se estima que tanto la tercera como la cuarta opción son las más aconsejables a la hora de practicar un tratamiento con implantes dentales. Por otra parte existe otra teoría acerca de la calificación del tejido óseo la cual dice que a medida de que disminuye la calidad del hueso aumenta el tiempo de adaptación funcional del hueso periimplantario por lo que es recomendable intercalar aplazamientos temporales durante las distintas fases protésicas.

En resumen queda clara la importancia de este proceso en un tratamiento con implantes, siendo muy recomendable elegir una clínica dental que esté especializada en el estudio del hueso como fase previa a esta solución tan reclamada en la actualidad.

Comentarios

Aún no hay comentrarios para "Cuantificación y calificación del tejido óseo"

    Deja tu comentario