CLÍNICAS DENTALES EN BARCELONA
PIDE CITA AHORA
934 914 914
Español Français English
Inicio » Dientes blancos: cómo cuidarlos, bien en casa, bien en el dentista

Dientes blancos: cómo cuidarlos, bien en casa, bien en el dentista

Publicado por Dr. Dario Vieira el 27 Abril 2013 en Estetica dental

Cuidarse es esencial. Toda persona, para una buena salud física y psíquica, necesita salud y belleza. Cualquiera, para su profesión, su vida sentimental, sexual o social, necesita sentirse bien, sano y tener buena imagen.

Y los dientes sanos, blancos y brillantes son necesarios para sentirse bien. Su cuidado pasa por acudir al dentista, pero también por cuidarlos en casa.

Empecemos por casa: existen algunos truquitos caseros para que los dientes luzcan un blanco immaculado, como por ejemplo aplicarse:

Bicarbonato de sodio

Hay algunos dentríficos que usan el bicarbonato de sodio. ¿Así que por qué no usarlo en casa? Si se usa combinado con un cepillado meticuloso, se borran ciertas manchas de los dientes. Se puede utilizar después de cada cepillado, pero pero en ningún caso debe usarse junto a la pasta de dientes, pues aumentaría el efecto abrasivo de esta. El bicarbonato de sodio se encuentra en la farmacia o en tiendas bio.

Limón

La acidez de limón es perfecta para devolver el blanco a dientes manchados o amarillentos. Además, ayuda a mitigar el mal aliento. ¿Modo de empleo? Lavar los dientes con un poco de zumo de limón acabado de exprimir. Con hacer esta práctica dos veces por semana es suficiente.

Otra opción es pasar por la farmacia. Existen multutid de productos y sistemas que blanquean los dientes: pastas blanqueadoras, geles, enjuagues…

Dentríficos blanqueadores

Todos los dentríficos con efecto blanqueante ayudan a quitar las manchas porque contienen componentes abrasivos (como el bicarbonato que comentábamos al inicio de este artículo). Algunas, además, contienen productos químicos que ayudan a abrillantar el diente. Pero, ¡ojo!, no hacen milagros: pueden ayudar a recuperar 1 o 2 tonos máximo de blancura, pero nunca llegarán a los hasta 14 tonos de blanco que puede recuperar un dentista con sus tratamientos profesionales.

Otros productos que se pueden usar en casa son los geles y tiras. Los geles, basados en un componente químico llamado peróxido, se aplican con un pequeño cepillo directamente en los dientes. Las instrucciones recomiendan aplicárselo dos veces al día durante 14 días. Los resultados iniciales se ven a los pocos días y el resultado dura unos 4 meses.

Un procedimiento similar se realiza con las tiras blanqueadoras: son unas tiras muy finas, casi invisibles, cubiertas también de gel blanqueante a base de peróxido. Se aplican 2 veces al día durante 30 minutos y durante 14 días. Tienen los mismos resultados que el gel.

Todos estos productos se encuentran en el supermercado, en la farmacia, o si se prefiere un producto de alta calidad y especialmente diseñado para el paciente, lo mejor es realizar una visita al dentista para que te recomiende los productos más adecuados.

Y la última opción, la más profesional, y con efectos más precisos, es confiar en un tratamiento odontológico que mejore el aspecto y el color de nuestros dientes. Hay varios, y hará falta concretar con el médico el más adecuado según cada caso: blanqueamiento dental con luces Led, carillas de composite, carillas de porcelana, microcarillas dentales. De lo más fácil a lo más sofisticado, existen varias opciones profesionales.

Comentarios

Aún no hay comentrarios para "Dientes blancos: cómo cuidarlos, bien en casa, bien en el dentista"

    Los comentarios están cerrados