CLÍNICAS DENTALES EN BARCELONA
PIDE CITA AHORA
934 914 914
Español Français English
Inicio » Procedimiento clínico de las carillas dentales

Procedimiento clínico de las carillas dentales

Publicado por Dr. Dario Vieira el 11 abril 2014 en Estetica dental

La carilla dental es uno de los tratamientos estéticos que cuentan con una mayor popularidad siendo una solución ideal para aquellas personas que desean mejorar su sonrisa a través de una intervención sencilla y rápida. De este manera no es de extrañar que conocer el procedimiento clínico de las carillas dentales sea una las opciones más demandadas por aquellos usuarios que desean someterse a una mejora estética de su sonrisa, siendo además un opción muy recomendable si tenemos en cuenta los resultados que nos propone esta intervención.

Procedimiento clínico de las carillas dentales

Antes de proceder con la colocación de las carillas dentales hay que tener en cuenta una serie de estudios previos que serán de gran importancia a la hora de encontrar el tratamiento más eficaz y que dependerá de las condiciones del paciente. En este sentido uno de los primeros pasos es el de determinar la causa de las alteraciones de los dientes, puesto que esta situación se debe a diferentes causas tales como factores nutricionales, uso de fármacos o hábitos del paciente. Por otra parte antes de iniciar el tratamiento es conveniente que el especialista imparta instrucciones relacionadas con la higiene bucal con el objetivo de obtener una mayor durabilidad de los resultados.

Una vez hechos estos pasos previos es momento de entrar en materia siendo la elección del color de la carilla el siguiente paso y para ello será necesario tomar registros tanto fotográficos como radiográficos así como también se llevará a cabo la realización de los modelos de estudio, siendo este un trabajo que se realizará en un laboratorio y que contará con la supervisión tanto del dentista como del paciente.

Preparación de las carillas

La preparación de las carillas es una labor realmente sencilla y en la cual se eliminará entre un 0,5 y 0,7 mm de la superficie vestibular, aunque en aquellos casos en los que únicamente se busque la saturación del diente hay que decir que bastará hacer una reducción de tan solo 0,3 mm. Otro detalle a tener en cuenta en este proceso es que el margen de terminación cervical debe tener aproximadamente unos 0,5 mm de profundidad siendo de vital importancia llegar a la parte más proximal tomando como referencia el punto de contacto. Finalmente los rebordes incisales se recortarán entre 1 y 1,5 mm.

Por otra parte hay que tener en cuenta el espacio dedicado a la porcelana, esconder los márgenes de la preparación no no crear zonas retentivas, siendo estas situaciones que podrían crear todo tipo de problemas a la hora de colocar la carilla. A la hora de comenzar a preparar la carilla dental es necesario el uso de anestesia local para evitar las molestias al paciente y en ese momento se coloca el hilo retractor que permite que el especialista puede poner en práctica una preparación ligeramente subgingival y realizaremos una reducción labial de 0,5 mm con un acabado en la zona interproximal no visible. A día de hoy tenemos la ventaja de contar con una amplia variedad de utensilios específicos para la realización de este tratamiento siendo el set de fresas especiales para carillas uno de estos ejemplos, aunque hay que decir que es suficiente utilizar una fresa cónica y con la punta redondeada para la intervención. Finalmente es importante que el especialista no alise la superficie puesto que las rugosidades existentes hacen posible un aumento de la retención en el cementado y, una vez más, hay que que hablar de la importancia de reducir los bordes incisales puesto que estamos ante una de las principales causas por las cuales se produce el desprendimiento de la carilla.

Prueba y corrección del color

Estamos ante uno de los pasos más importantes puesto que a través de esta prueba podremos hacer correcciones con el color así como también podremos ver si es necesario repetir la restauración. Una vez que hemos llevado a cabo la prueba y corrección del color llega el momento del cementado, considerada como la parte más complicada de este tratamiento y en la cual el paciente se debe mostrar totalmente relajado para dejar trabajar tranquilamente al especialista. Durante este proceso hay que limpiar la superficie con una piedra pómez fina y separar los espacios interproximales a través de tiras de diamante para finalmente colocar el hilo de retracción. Ahora ya solamente queda humedecer la carilla de forma interna así como también la superficie del diente y comprobar el color tanto con la luz como sin la luz de la cámara.

Comentarios

Aún no hay comentrarios para "Procedimiento clínico de las carillas dentales"

    Deja tu comentario