CLÍNICAS DENTALES EN BARCELONA
PIDE CITA AHORA
934 914 914
Español Français English
Inicio » Cambios óseos después de la pérdida de dientes

Cambios óseos después de la pérdida de dientes

Publicado por Dr. Dario Vieira el 17 Mayo 2013 en Implantes dentales

Hay distintos cambios óseos en los maxilares que se producen después de la pérdida de dientes. Durante toda la vida el proceso de remodelación especialmente en los pacientes sin dientes provoca una reabsorción de hueso tanto en el maxilar superior como en la mandíbula. Estos cambios faciales  producen lo que se conoce “cara de viejo”.


Además la esta reabsorción de hueso provoca que se empiece a arrugar en la piel, lo que se puede ver una debilidad progresiva del septum orbital que conlleva a la visualización de una caída del canto del ojo.

También se ve reabsorción del tejido adiposo y submucoso de las mejillas y del área temporal, inclinación de la punta de la nariz, caída del contorno del ángulo de los labios, protrusión del labio inferior y marcaje de la arruga mentolabial.

Modificaciones estructurales mandibulares por la reabsorción de hueso

Existen diferentes tipos de reducción de volumen óseo, dependiendo de la extracción y del tipo de rehabilitación protésica.

La reabsorción de la mandíbula ocurre de vestibular hacia lingual.

La disminución en la altura y en el ancho de la mandíbula edéntula produce un movimiento de la cresta ósea hacia delante. La rotación de la mandíbula mueva toda ella hacia delante y hacia arriba, produciendo una disminución de la dimensión vertical total..

La pérdida ósea ocasiona en muchos casos un reborde alveolar extremadamente delgado conocido como “reborde en filo de cuchillo”.

La consecuencia final de la pérdida completa del reborde alveolar es una superficie cóncava superior que representa la parte superior del plato cortical del reborde alveolar mandibular.

Modificaciones estructurales en el maxilar superior provocado por la falta de dientes

La bóveda palatina se vuelve menos pronunciada y los tejidos blandos parecen ser más abundantes en la cara vestibular de la cresta alveolar.

El paquete vascular naso palatino puede terminar ubicado en la cresta del reborde alveolar o incluso anterior a ello.

Cuando los dientes anteriores inferiores ocluyen contra una prótesis total superior, la pérdida de hueso puede provocar una dehiscencia entre el piso de la boca y la fosa nasal.

El soporte del labio superior se pierde a medida que se pierde el tamaño del maxilar.

La espina nasal anterior puede quedar el mismo nivel que la cresta alveolar, debido al movimiento que se produce con la reabsorción ósea tanto en la cara vestibular como en el aspecto inferior del reborde. Esta acción de remodelación produce un movimiento de la cresta alveolar hacia atrás hasta ubicarse en la espina nasal.

Esta situación, combinada con el movimiento anterior de la mandíbula ocasiona un incremento de la Clase III facial y con ello la relación de los rebordes también adquiere esa relación.

Todos estos cambios descritos ocasionan en la población un empeoramiento de la calidad de vida, debido a que imposibilita en muchos casos el uso de prótesis completas. Otra dificultad es la fonación, la alimentación o masticación y la posibilidad de un mayor riesgo de padecer fracturas funcionales del maxilar.

Comentarios

Aún no hay comentrarios para "Cambios óseos después de la pérdida de dientes"

    Los comentarios están cerrados