CLÍNICAS DENTALES EN BARCELONA
PIDE CITA AHORA
934 914 914
Español Français English
Inicio » Fases de la implantología

Fases de la implantología

Publicado por Dr. Dario Vieira el 30 julio 2015 en Implantes dentales

Una vez tomada la decisión de implantar, es necesario que tengamos en cuenta la cronología del plan de tratamiento, dentro del plan global que se haya decidido seguir. Comprenden distintas fases:

Fase inicial de la implantología

Corresponde a la ubicación de los diferentes elementos del diagnostico y a las terapéuticas iniciales:

Elementos de diagnostico. Comprenden el cuestionario medico, las radiografías iniciales (panorámica en todos los casos y técnica de cono largo cuando subsisten dientes), examen clínico de la dentadura _(búsqueda de movilidad, estado de las superficies dentales, estado de los tejidos periodontales, sondaje, etc.), exploración clínica de la oclusión (estudio de movimientos, búsqueda de contracturas musculares, ruidos, etc.) y determinación de la motivación del paciente. En este estadio, se toman impresiones de estudio y se examina la situación de la arcada maxilar con la ayuda de un arco facial y las relaciones oclusales.

Los modelos de estudio son montados en el articulador, como mínimo semiadaptable. Los elementos de la futura prótesis son determinados sobre estos modelos: modificación eventual de la dimensión vertical, reemplazamiento de dientes ausentes y corrección de dientes presentes por una cera añadida de diagnostico (wax-up), y determinación del numero y situación de los implantes necesarios

Tratamiento inicial. Permite eliminar los eventuales focos de infección por una preparación periodontal inicial (legrado subgingival, aprendizaje de una higiene correcta, extracción de raíces aisladas), desmontaje de la prótesis que hay que rehacer y su reemplazamiento por prótesis provisionales que casi siempre son removibles. Frecuentemente es indispensable, en este estadio, reducir bridas o frenillos, que dificultan la inserción de prótesis provisionales, y crestas flotantes, que ofrecen un bienestar aleatorio. Si se considera necesario el escáner, se realizará después de desmontar los elementos metálicos situados por encima de las zonas que hay que implantar, ya que estos elementos crean artefactos muy importantes, llegando incluso a impedir la interpretación del escáner. Las férulas quirúrgicas son elaboradas después de las ceras añadidas, ensayadas y esterilizadas. Las patologías oclusales graves entrañan a veces reducciones importantes de la abertura de la boca y deben ser tratadas en este estadio con la ayuda de férulas o prótesis removibles, ya que pueden imposibilitar la intervención quirúrgica por falta de acceso.

Fase terapéutica

Colocación de implantes. En una o varias sesiones según el numero de cuadrantes concernidos. En las incisiones de abertura de los tejidos se pueden aprovechar los dientes que bordean el desdentamiento para realizar técnicas periodontales simples como reposicionamientos apicales o reducción del espesor tisular. En cambio, si los tejidos situados por encima de los implantes son muy espesos, no se modifican, pues protegerán mejor los implantes durante el periodo de sumersión. Se efectúan los rellenos destinados a modificar la anatomía de las tablas óseas. Las prótesis provisionales se modifican para colocarlas inmediatamente después de la intervención. Las semanas que siguen a la colocación de los implantes se consagraran al control de la cicatrización y al rebasamiento de las prótesis con ayuda de resinas de fraguado retardado.

Periodo de inmerisón. Permite reanudar eventualmente los tratamientos endodónticos, continuar los tratamientos periodontales en los dientes que los nencesiten (injertos libres o pediculados, hemisecciones, etc.), perfeccionar el equilibrio oclusal si es posible con las prótesis removibles, modificar ciertos ejes por ortodoncia y realizar todos los tratamientos necesarios. Los implantes se controlan regularmente con la ayuda de radiografías retroalveolares; la aparición de un espacio radiotransparente entre el hueso y el implante sugiere un fracaso y obliga a la retirada del implante en el plazo mas breve psobile para minimizar la perdida ósea. En este caso, los implantes desmontados son recolocados en un periodo de 6 a 8 semanas (bert, 1994), ya que el fracaso provoca una estimulación endóstica natural.

Después de 6 meses. Una vez finalizados todos los tratamiento precedentes, se conectan los implantes. Están indicadas ciertas operaciones periimplantarias en este momento: eliminación superficial de los tejidos, reposicionamiento apical del colgajo vestibular para preservar al máximo la encía queratinizada adherente y nuevo aporte de material de relleno, si hubiera resultado insuficiente. Si es necesario, los pilares de impresión se enroscan en los implantes.

Prótesis provisional. Es necesaria para controlar la buena integración de los implantes antes de fabricar la prótesis de uso. Se coloca el mismo día que los muñones protésicos y se prepara con la cera de diagnostico. Cuando la osteointegracion de un implante es incorrecta, se manifiesta rápidamente en algunos días por una movilización mas o menos importante y por dolor a la presión. Esta prótesis permite, gracias a sus apoyos fijos, terminar el tratamiento de las articulaciones temporomandibulares, que no se pueden efectuar con la prótesis removibles, frecuentemente por ausencia de cuña posterior fija, y verificar si la estética se corresponde con las previsiones del paciente.

En ciertas situaciones clínicas, y esencialmente en los implantes anteriores mandibulares, la prótesis provisional no es indispensable y puede ser reemplazada mediante simple rebajo de la prótesis removible. Por el contrario, todos los implantes maxilares necesitan una prótesis provisional, que se conservara durante un tiempo más o menos largo en función del numero, longitud y diámetro de los implantes, así como de la densidad del hueso. La prótesis provisional de resina absorbe más las tensiones que una prótesis de uso, permitiendo un funcionamiento progresivo de los implante y una condensación del hueso periimplantario. A veces y especialmente en los desdentamientos completos maxilares, se instala una barra de unión sobre los implantes durante un periodo de 12-18 meses, con una prótesis de apoyo mucoso, lo que permite una carga progresiva de los implante y la organización del hueso periimplantario.

Prótesis de uso. Es semejante a la prótesis provisional, aunque sus materiales son diferentes para asegurar una mayor perennidad a la reconstrucción.

Fase de control

Los controles periódicos permiten asegurarse de la buena salud de los diferentes elementos de la reconstrucción. Se realizan cada 6 meses en los primero 3 años, después de la fase terapéutica, y a continuación anualmente. El control comprende las radiografías retroalveolares de los implantes y la verificación de la estabilidad de la oclusión y de la salud tisular periimplantaria y peridentaria. Las intervenciones de cirugía periimplantaria solo están indicadas a partir de los 12-18 meses después de la conexión de los implantes, pues la mayoría de los problemas gingivales se resuelven espontáneamente.

Si necesita un tratamiento de implantología, en las Clínicas Propdental encontrará a los mejores profesionales, que le explicarán de forma detallada cuál será el tratamiento a seguir, solventando cualquier duda que pudiera surgirle. La garantía de calidad pasa siempre por la utilización de materiales de primera calidad, y con la confianza que solamente una clínica dental con experiencia pueda darle.

Comentarios

Aún no hay comentrarios para "Fases de la implantología"

    Deja tu comentario