CLÍNICAS DENTALES EN BARCELONA
PIDE CITA AHORA
934 914 914
Español Français English
Inicio » Implantes de carga inmediata: Conclusiones

Implantes de carga inmediata: Conclusiones

Publicado por Dr. Dario Vieira el 19 noviembre 2015 en Implantes dentales

Podemos afirmar respecto a este tratamiento que el número de las publicaciones que existen en la literatura mundial sobre la carga inmediata es totalmente abrumadora. Los índices de éxito de esta terapia implantológica no nos dejan ningún lugar a dudas de la validez del mismo, siempre y cuando este se realice con la prudencia necesaria y que se evalúe con precisión el amplio espectro de factores que se ven implicados, que hemos explicado a lo largo de diversos artículos

Conclusiones sobre los implantes de carga inmediata

También resulta de utilidad el acercamiento crítico a la valoración de todos los aspectos que están relacionados con la implantología inmediata. En algunas ocasiones, algunas de las referencias a las que el profesional tiene acceso, puede estar muy mediatizada por elementos ajenos al exclusivo interés científico.

Muchos de los trabajos realizados presentan poca calidad metodológica, insuficientes tamaños de las muestras, poca información sobre los criterios de inclusión y exclusión, tipos de oclusión con la arcada antagonista, distribución de los implantes, datos histológicos o criterios de éxito. Expósito, Thomsen, Coulthard y Worthington en una exhaustiva recopilación de datos acerca de los distintos tipos de carga inmediata en los implantes dentales, sólo localizaron dos estudios prospectivos, comparativos randomizado con al menos un año de seguimiento.

Sin embargo, podemos establecer unos criterios prácticos que nos sean de ayuda a realizar la carga inmediata, con la certeza de poder obtener unos resultados excelentes a largo plazo.

Toda la bibliografía que se ha consultado es unánime al recomendar la consecución de una adecuada estabilidad primaria de las fijaciones. Esto se iptimiza si la estabilidad fuera objetivada mediante el empleo de Análisis de Frecuencia de la Resonancia y/o el Torque de Inserción. De todos modos, resulta crítica la ferulización de los implantes en los protocolos de carga inmediata en arcadas completas, así como la elección de una adecuada densidad ósea de las zonas que van a disipar las fuerzas tras las precoces exigencias biomecánicas.

La evidencia científica es extensa en prótesis fija mandibular realizada con implantes situados entre agujeros mentonianos y una conexión entre ellos. De todas formas, las sobredentaduras inferiores parecen poseer un alto grado de predictibilidad. Otro dato que se desprende del repaso crítico a la literatura existente, es que el número de implantes necesarios en el maxilar superior sería mayor que los necesarios para realizar carga inmediata en la mandíbula, aunque existen menos estudios en esa zona.

La planificación en los protocolos de carga inmediata resulta indispensable para conseguir un buen resultado. En ella, se incluirá la elección del implante, con un diseño adecuado para lograr una buena estabilidad primaria, así como el número y distribución de las fijaciones .

Se elegirán huesos de un volumen adecuado y con una calidad ósea óptima, y las fuerzas que se transmitan tienen que ajustarse en los posible a las demandas biomecánicas de la zona. El uso de guías quirúrgicas es muy recomendable, y la técnica de preparación de los lechos óseos tiene que ser cuidadosa y atraumática.

En cuanto a las prótesis, deberán evitarse las extensiones y la transmisión de fuerzas no axiales siempre que sea posible, limitar los contactos oclusales en céntrica y eliminar los contactos excéntricos de las prótesis provisionales. Debe, asimismo, evitarse la manipulación y remoción de las prótesis provisionales durante el proceso de cicatrización. Las prótesis servirán para ferulizar los implantes y deben poseer un buen ajuste pasivo. Deberán expluirse de estos protocolos a los pacientes con parafunciones serveras.

El clínico en el campo de la implantología de carga inmediata

El clínico tiene que poseer un suficiente nivel de conocimientos y destrezas para intentar proporcionar a sus pacientes todas las opciones de tratamiento que sean posibles. Y en este punto, conviene que recordemos a Cicerón, que c, con su usual elocuencia, defendía que “la evidencia es la más decisiva demostración”.

En el mundo de la implantología actual nos topamos con algunas situaciones que no admiten ningún tipo de duda: Los pacientes, usualmente con un corto lapso de tiempo libre, acuden a las consultas que demandan tratamientos cada vez menos traumáticos, menos invasivos, más livianos, y, ante todo, más rápidos. La mayor parte de estos pacientes no desean ser portadores de prótesis removibles ni siquiera durante un periodo corto de tiempo como medida provisional, ya que conocen que este tipo de prótesis suele requerir de tiempos variables de adaptación, y que se acompaña de dificultades funcionales, estéticas y fonatorias.

El vertiginoso discurrir de nuestra organización social, la competitividad laboral y la en muchas ocasiones inexcusable fluidez de las formas de relación como base de una carrera hacia el éxito, hacen que estas personas busquen soluciones sencillas, rápidas y que sean fiables.

El mundo de la odontología, inmerso en el anteriormente descrito, tampoco puede ser ajeno a este tipo de demandas, y tiene que proveer a sus pacientes de las herramientas que necesiten para obtener su confort en la menor cantidad de tiempo que sea posible, pero tiene que hacerlo con la seguridad de estar aplicando criterios reflexivos, eficaces y predecibles.

En este contexto, la implantología inmediata cobra una especial relevancia, y es que permite acortar los tiempos totales de tratamiento, simultanear las exodoncias con la cirugía implantaría y evitar la colocación de prótesis removibles. La eficacia de estos procedimientos resulta a día de hoy un hecho incontrovertible a la luz de los numerosos estudios en animales y en humanos, siendo corroborado todo ello por una evidencia de los casos clínicos finalizados con el mantenimiento de la osteointegración y la estética.

Hemos podido comprobar, a través de los diversos artículos publicados, como la implantología inmediata asienta sobre un inexcusable y detallado sistema de planificación, y por una cirugía mínimamente traumática y precisa que consiga unos niveles adecuados de estabilidad primaria. Esta estabildiad tiene que objetivarse con criterios que permitan obtener la certeza de que la carga inmediata no será un obstáculo para alcalzar el éxito al final del tratamiento.

Asimismo, conociendo las limitaciones de esta modalidad implantológica, especialmente en el control de los tejidos blandos en el maxilar superior, aplicando criterios de mantenimiento de papilas y permitiendo la colaboración con otras áreas de la implantología como pueden ser la ortodoncia, la prótesis fija y la odontología conservadora, podemos asegurar un resultado predecible que satisfaga las necesidades de nuestros paciente, que en definitiva, ellos son los destinatarios finales de todo este tipo de procedimientos.

En el caso que busque un implante dental de carga inmediata, sólo tendrá que dirigirse a cualquiera de nuestras clínicas de Propdental. Allí, nuestros procesionales le atenderán, evaluando su caso para ver si puede someterse a este tipo de tratamiento. Una vez se haya emitido el diagnóstico, sólo quedará comenzar con él para así, recuperar su sonrisa nuevamente, volviendo a disfrutar de una dentición tanto estética como funcional.

Comentarios

Aún no hay comentrarios para "Implantes de carga inmediata: Conclusiones"

Deja tu comentario