CLÍNICAS DENTALES EN BARCELONA
PIDE CITA AHORA
934 914 914
Español Français English
Inicio » Implantología dental: El hueso maxilar, factor determinante

Implantología dental: El hueso maxilar, factor determinante

Publicado por Dr. Dario Vieira el 25 enero 2016 en Implantes dentales

A la hora de colocar un implante dental, tenemos que saber que existen diversos factores que serán los que determinen el éxito de este tratamiento tan demandado. Cada día son más las personas que optan por realizarse un implante dental, y es por ello que creemos que es muy importante que se sepan todos los entresijos de esta terapéutica que nos otorgará una mayor calidad de vida al devolvernos nuestra sonrisa.

Los implantes dentales son la elección de cada día más personas gracias a sus numerosas ventajas respecto al resto de tratamientos de reconstrucción dental, ya que nos devuelve tanto la estética como la funcionalidad. Para seguir esta técnica de implantología y llevarla a buen puerto, debemos tener en cuenta la importancia de la calidad y la cuantificación del tejido óseo presente. Estos se estudiarán a través de un análisis, que se encargará de determinar las probabilidades de éxito del mismo.

La importancia del tejido óseo en la implantología dental

Cuantificación del tejido óseo

Si queremos realizar un procedimiento de implantología dental, deberemos conocer previamente cuál es la forma, la anchura, la calidad y la altura del hueso maxilar, así como los límites anatómicos opuestos a esta, como son por ejemplo las fosas nasales o el nervio dentario. Resultará recomendable que guardemos un espacio de seguridad, comprendido entre 2 y 20 milímetros con respecto a los límites indicados. No sólo esto, también deberemos saber que la altura mínima recomendable para realizar un implante dental es de 10 milímetros. Es importante el conocer que hoy en día encontraremos un enorme abanico de intervenciones quirúrgicas pensadas específicamente para aumentar la altura del hueso maxilar.

Por otra parte, tenemos que hacer mención también la importancia de la anchura ósea. Al hablar de esto hacemos referencia a la distancia que podemos encontrar entre la cresta alveolar que existe entre la pared vestibular y la pared lingual, donde la anchura mínima que un paciente tiene que presentar a fin de realizar una técnica de implantología tiene que ser de entre 5 y 6 milímetros, siempre teniendo en cuenta que tenemos que dejar un margen de un milímetro de tracto óseo, en ambas paredes óseas.

De este modo, podemos considerar que un hueso que tenga la forma adecuada para soportar un implante dental es aquel que consigue ajustarse tanto a las necesidades estáticas – oclusales, así como a las funcionales – estéticas. Lamentablemente, esta es una situación que no se da siempre que queremos en los pacientes, por lo que la importancia de estudiar cada caso de forma pormenorizada es vital, a fin de encontrar la solución más efectiva. Uno de los objetivos a perseguir de una mayor importancia de este estudio es el que conozcamos la cantidad de hueso disponible que podemos encontrar, ya que muchas son las situaciones donde podría producirse la llamada reabsorción ósea, como por ejemplo, en el caso de un paciente edéntulo, en aquel paciente que se ha sometido a una exodoncia… Todo esto termina por afectar a la cresta alveolar, con lo que se presentará un grado de artrofia (específico en cada paciente), por lo que deberemos conocer estos patrones de reabsorción ósea al dedillo, para, de ese modo, diseñar un plan de acción que sea efectivo.

Calificación del tejido óseo

A fin de conseguir que acontezca una correcta osteointegración en nuestros implantes dentales, no sólo tendremos que conseguir que haya una buena cantidad de hueso, sino que éste también deberá cumplir otros parámetros, fundamentalmente relacionados con la calidad. Sólo conseguir una buena sinergia entre cantidad y calidad nos asegurará obtener unos resultados positivos en el implante. Podemos encontrar diversas teorías que afirman que la calidad del hueso se encuentra en relación directa con la densidad de éste. Aún y así tenemos que decir que este concepto hoy en día todavía entraña numerosos enigmas, y podemos encontrar diferentes teorías al respecto. Sí que podemos decir que a día de hoy nadie ha conseguido desmentir es que el efecto de la calidad ósea está relacionado directamente al éxito de la terapéutica con implantes dentales.

Una de las muchas teorías que podemos encontrar acerca de la calidad del tejido óseo tiene fecha en e año 1985, en el que Lekholm y Zarb optaron por realizar una clasificación compuesta por cuatro grados diferenciados de calidad ósea:

  • La cortical fina rodea al hueso esponjoso con poca densidad.
  • El hueso maxilar está compuesto, fundamentalmente, por hueso compacto.
  • Éste está formado mediante hueso compacto y hueso esponjoso denso.
  • Consta de hueso esponjoso denso, y se encuentra rodeado por cortical delgada

Por lo tanto, se cree que tanta la tercera como la cuarta opción son las más recomendables en el caso de que tengamos que practicar un tratamiento mediante implantes dentales. Por otra parte, también podemos encontrar una teoría acerca de la calificación del tejido óseo. Esta reza que, a medida que la calidad del hueso maxilar va en detrimento, se produce un incremento del tiempo de adaptación funcional del hueso periimplantario, por lo que es recomendable que aplazamientos temporales se intercalen durante el transcurso de las diversas fases protésicas.

Como podemos ver, este artículo plasma la clara importancia de este proceso durante el tratamiento mediante implantes dentales. Estudiar el hueso como fase previa, realizado de un modo correcto, determinará en gran parte la probabilidad de éxito de los implantes, y es que gracias a nuestra experiencia ganada con numerosos casos tratados de forma exitosa, en las Clínicas Propdental contamos con un porcentaje cercano al 99% de éxito.

En el caso de buscar realizarse un tratamiento con implantes dentales, sólo tiene que acercarse a cualquiera de las Clínicas Propdental en Barcelona. Allí, nuestro cualificado equipo médico le asignará un dentista especialista, que se encargará de explicarle todos los pormenores de esta técnica de cirugía restauradora. Deberán realizar un examen preliminar antes de comenzar con la terapia, a fin de determinar si es un paciente apto para someterse a este tratamiento. Gracias a los avances que existen en el campo de la odontología estética, ya se cuentan por millones los pacientes que, a lo largo de todo el mundo, han visto como su sonrisa les era devuelta, pudiendo volver a comer sin miedo y con toda confianza, mostrando la mejor de sus sonrisa.

Comentarios

Aún no hay comentrarios para "Implantología dental: El hueso maxilar, factor determinante"

    Deja tu comentario