CLÍNICAS DENTALES EN BARCELONA
PIDE CITA AHORA
934 914 914
Español Français English
Inicio » Parámetros biológicos de la osteointegración

Parámetros biológicos de la osteointegración

Publicado por Dr. Dario Vieira el 24 diciembre 2013 en Implantes dentales

La osteointegración es el modo de unión al hueso sin el cual sería imposible realizar implantes dentales tal y como lo hacemos en Clínicas Propdental y en implantología.

La osteointegración es un modo de unión del implante a un anclaje óseo en lugar de a un tejido blando. La interfase creada es rígida. En el caso de tener una interfase con tejido blando este permitirá movimientos macroscópicos y lo más probable es que el implante fracase.

Se ha demostrado que los implantes de titanio que tienen interfase de tejido blando no tienen buenos resultados. Hasta ahora la osteointegración se interpretaba como una respuesta del todo o nada. Hoy sabemos que esto no es así. La definición de osteointegración ha evolucionado: “Proceso en el cual se consigue una fijación rígida de material aloplástico clínicamente asintomática y se mantiene en el hueso durante la carga funcional”.

Nuevas técnicas como la disolución electrolítica han permitido comprender mejor la interfase Hueso-titanio. La versión más realista parece ser la que afirma que en varias zonas, el hueso mineralizado se encuentra separado del titanio por una capa amorfa de menos de 0,5 micras. La parte de hueso más cercana a esta capa amorfa presenta una capa densa de electrones de 50-100 nanómetros llamada “lamina limitans-like”. Además encontraron zonas con colágeno, lo que indica que la morfología varía a lo largo de la interfase metal-hueso.

Parámetros biológicos de la osteointegración del implante dental

Hay una serie de parámetros biológicos de la osteointegración del implante dental por parte de los tejidos de la boca. Son los siguientes:

  1. Biocompatibilidad del titanio. Estudios comparativos han demostrado un mayor grado de contacto hueso-implante en los implantes de titanio comparando con acero inoxidable, cobalto-cromo y titanio-aluminio-vanadio. Por eso es el utilizado por las mejores clínicas dentales, como Propdental.
  2. Diseño del implante. La cuestión es si hay mayor estabilidad en los implantes roscados comparados con los cilíndricos respecto al mantenimiento de hueso. Se ha demostrado que los implantes roscados consiguen el anclaje por su unión al hueso pero también mecánicamente por lo que los cilíndricos solo dependen de su textura para conseguir la retención adecuada. Por este motivo en Propdental utilizados implantes roscados para nuestras rehabilitaciones
  3. Superficie del implante. Cierta rugosidad tiene beneficios, aunque la superficie ideal aún no se ha encontrado. Cuando la superficie es demasiado rugosa, existe una filtración de iones que incrementa el espacio entre hueso-implante.
  4. Estado del área de implantación. Lo importante es la proporción cortical-medular. El inconveniente del hueso medular es su poca capacidad de soportar carga. Su ventaja es la fácil colocación del implante. En estos casos, si el implante se deja sumergido evitando cargas, el hueso medular alrededor del implante se remodelará y será más compacto. En casos de poca estabilidad primaria, dejaremos más tiempo entre la primera y la segunda fase, para conseguir una condensación del hueso alrededor del implante.
  5. Técnica quirúrgica. Es importante controlar el trauma quirúrgico evitando el sobrecalentamiento y la sobrecarga del hueso.
  6. Condiciones de carga. Cargar el implante prematuramente creará movimiento y por lo tanto una cicatrización mediante tejido blando. La colocación de implantes en dos fases está recomendada en situaciones específicas ya que permite una cicatrización del implante en buenas condiciones hasta que éste se carga.

La técnica tradicional dice que es preferible no dar carga a las extensiones de las prótesis fijas durante los primeros meses de carga para permitir una buena remodelación y condensación ósea. Al cabo de unos meses, ya se podrá dar carga oclusal. Otra opción es pasar por una fase de provisionales (procedimiento en tres pasos) y después lo comentado anteriormente (no cargar extremos distales y finalmente darles carga).

Ante todas estas técnicas tradicionales, hoy en día se pueden realizar implantes de carga inmediata en los que se coloca una corona fija temporal en el mismo instante en que se coloca el implante. Los últimos avances nos permiten incluso colocar el implante justo después de realizar la extracción.

Evaluación clínica de la respuesta de osteointegración

Actualmente hay dos principales métodos para evaluar los implantes: estabilidad y altura de hueso. Aunque las radiografías tienen sus limitaciones, siguen siendo lo más útil.

Altura ósea:

Durante el primer año hay una pérdida de hueso de 1mm, después la media de pérdida de hueso anual es de 0,1mm. Esto indica la formación de una fase alrededor del implante. La idea de que el implante va perdiendo hueso cada año ha sido muy discutida.

Estabilidad primaria. En Propdental sabemos que una buena estabilidad inicial tendrán un buen pronóstico a largo plazo.

Los estudios realizados a lo largo de las últimas décadas han indicado como son los implantes y como se debe trabajar con ellos para conseguir los parámetros biológicos que permitan su aceptación por parte del cuerpo. Los conocimientos de los profesionales también son básicos para saber identificar las distintas situaciones y características personales que nos den los recursos necesarios para obtener éxito a pesar de tratarse de una situación más dificultosa.

Comentarios

Aún no hay comentrarios para "Parámetros biológicos de la osteointegración"

    Deja tu comentario