Prevención de la periimplantitis ¿Que es la periimplantitis?
Inicio » Prevención de la periimplantitis

Prevención de la periimplantitis

Publicado por Dr Dario Vieira Pereira el 1 mayo 2017 en Artículos sobre implantes dentales

Actualizado el 25 enero 2019

La periimplantitis es la principal complicación de los implantes dentales. De hecho, en algunos casos provoca el fracaso de este tratamiento. ¿Cómo prevenir la periimplantitis?

El peligro de este tipo complicaciones es que suponen la inflamación de los tejidos que rodean el implante dental. De hecho en las primeras fases de la periimplantitis la inflamación sólo afecta a los tejidos blandos. Pero si no se detecta ni trata a tiempo la mucositis evoluciona a periimplantitis. En este caso es cuando puede suponer el fracaso del implante. Los principales síntomas de esta patología son el enrojecimiento de la mucosa que rodea el implante y el sangrado. Otros síntomas de periimplantitis pueden ser dolor o movilidad en el implante dental. En caso de notar cualquiera de estos síntomas, es fundamental acudir al dentista de confianza cuanto antes.

En la mayoría de casos el origen de la periimplantitis se encuentra en la acumulación de biofilm oral o placa bacteriana alrededor de los implantes dentales. Pero en algunos casos también puede deberse a una mala colocación del implante o bien a una mala osteointegración. Es decir, una mala adaptación del implante al hueso maxilar.

¿Cómo prevenir la periimplantitis en tus implantes dentales?

Si no es tratada a tiempo, la periimplantitis puede provocar la pérdida del implante dental. Por ello en caso de ser portador de implantes dentales, conviene seguir las siguientes pautas para prevenir el desarrollo de esta patología:

  • Higiene bucodental. La rutina de limpieza en la zona que rodea el implante debe ser la misma que en resto de piezas dentales. Una de las principales causas del fracaso de los implantes dentales es una higiene oral deficiente. Por ello, recomendamos mantener una buena rutina de higiene oral. Esto se basa en el cepillado diario, después de cada comida y durante dos o tres minutos. También es importante complementar el cepillado con otras técnicas, como el enjuague bucal o el hilo dental.
  • Visitar al odontólogo. Las visitas a la consulta son fundamentales para mantener la boca sana. Mediante una radiografía dental se pueden detectar problemas en los implantes dentales.
  • Hábitos perjudiciales. Algunos hábitos perjudiciales, como el tabaquismo, están directamente relacionados con el fracaso de los implantes dentales. Así, se recomienda abandonar estos hábitos, ya que también se relacionan con patologías orales graves como el cáncer oral.

Los implantes dentales son una de las soluciones más seguras y duraderas para reponer la pérdida de una pieza dental. Para evitar complicaciones como la periimplantitis, conviene mantener la boca sana día a día. De este modo podrás sonreír, hablar, masticar… Sin ni siquiera recordar que llevas un implante dental.

Prevención de la patología periimplantaria en el paciente periodontal

No existe información contrastada sobre distintos protocolos de mantenimiento de implantes en el paciente con enfermedad periodontal, por como el mantenimiento periodontal está bien protocolarizado, es la única referencia disponible en estos casos. De hecho, los estudios sobre el éxito del tratamiento con implantes en pacientes periodontales presentaban en común la aplicación de un estricto protocolo de mantenimiento periodontal.

Los principios básicos a seguir serían:

  1. Nunca se debería colocar implantes dentales a un paciente periodontal no controlado.
  2. Tras la colocación de implantes osteintegrados se deberá seguir un protocolo encaminado a mantener la salud periimplantaria y a detectar precozmente la periimplantitis en caso de que se presente.

Actitud previa a la colocación de implantes

Si se van a colocar implantes sumergidos o en dos fases se aconsejará realizar primero la fase básica del tratamiento periodontal para conseguir un grado aceptable de salud periodontal, a continuación se colocarían las fijaciones y posteriormente se realizaría la etapa quirúrgica periodontal. La colocación de pilares se realizaría con el paciente en mantenimiento.

Si se colocaran implantes no sumergidos o en una fase, se deberá esperar para colocar los implantes a asegurarnos un nivel de control periodontal suficiente. Los indicadores a considerar serían unos índices de hemorragia no superiores al 10% en pacientes con periodontitis crónica del adulto y niveles inferiores con control microbiológico en caso de formas de comienzo precoz.

Protocolo de seguimiento y mantenimiento periimplantario

Los dientes tratados periodontalmente tienden con el tiempo a recolonizarse con una microbiota que por mecanismos de maduración se transforma en periodontopatógena. La actuación profesional en las visitas de mantenimiento pretende interferir en el desarrollo de la placa.

Es necesario por ello un adecuado protocolo de reevaluación y mantenimiento, que deberían consistir en:

Reevaluación continuada.

Es recomendable un examen clínico anual. En el curso del mismo se debe realizar una inspección y palpación de los tejidos blandos periimplantarios. En caso que no se observen signos de inflamación o complicaciones, y no se desee desmontar la prótesis, al menos es imprescindible comprobar el estado de apretamiento de los tornillos que sujetan la restauración a las fijaciones o implantes.

Se hará un estudio radiográfico utilizando dos radiografías periapicales, con 12· de divergencia horizontal y técnica de paralelización, por cada fijación. Este estudio se realizará en la segunda cirugía.

También se deberán realizar pruebas diagnósticas para detectar la presencia de determinados patógenos en el surco periimplantario.

Protocolo de mantenimiento correcto

La actuación profesional es muy importante; Eliminar el cálculo y la placa bacteriana adherida con curetas, y pulir las superficies de titanio. Asimismo, la técnica de higiene oral debe enseñarse de una forma personalizada, de modo que cada paciente conozca las peculiaridades de su prótesis y a su vez, ser totalmente consciente y responsable de su higiene y mantenimiento

Se deberá establecer una frecuencia adecuada de visitas con el doctor para controlar cómo va la prótesis. La primera cita se dará al paciente un mes después de la colocación de la prótesis, a continuación y según sus características, se le darán citas cada 5-6 meses para control. En desdentados totales se recomiendan controles trimestrales ya que suelen ser casos con mucha flora bacteriana.

Sobre el autor:

Dr Dario Vieira Pereira
Licenciado en odontología. Se ha especializado con el Máster en Cirugía e implantología por la Universidad de Barcelona, y completó su formación con el Diploma de Estudios Avanzados en la Facultad de Odontología de la misma Universidad.

Licenciado en Odontologia 1996-2001
Master de cirugía bucal e implantología bucofacial, Facultad de odontología, Universidad de Barcelona 2001-2004
Diploma de estudios avanzados del Doctorado con clasificación de excelente 2006.

Comentarios

Aún no hay comentrarios para "Prevención de la periimplantitis"

    Deja tu comentario

    He leído y acepto la política de privacidad de propdental.es
    Consiento que se publique mi comentario con los datos que he facilitado (a excepción del email)

    ¿Qué hacemos con tus datos?
    En propdental.es te solicitamos tu nombre y email (el email no lo publicamos) para identificarte entre el resto de personas que comentan en el blog.

    Además, si quieres que te notifiquemos vía email, usaremos el email y el nombre que has proporcionado para poder enviarte las respuestas sobre este artículo
    PEDIR CITA
    TE LLAMAMOS

    Te llamamos
    Pide cita