CLÍNICAS DENTALES EN BARCELONA
PIDE CITA AHORA
934 914 914
Español Français English
Inicio » La regeneración ósea

La regeneración ósea

Publicado por Dr. Dario Vieira el 6 Febrero 2013 en Implantes dentales

La regeneración ósea es un fenómeno en el que tras un trauma, el hueso es capaz de formarse de nuevo exactamente con las mismas características, propiedades y células de antes.

Células de la regeneración ósea

El hueso es un tejido que esta en constante transformación, se reabsorbe y se forma constantemente, este proceso llamado remodelado hace que el esqueleto se renueve en un 10% cada año, es decir, en un período de 10 años todo nuestro esqueleto es renovado siempre y cuando haya condiciones de normal funcionamiento en el cuerpo donde el equilibrio entre lo que se reabsorbe y lo que se forma se da en las mismas proporciones.

Tanto el hueso esponjoso como el cortical contienen células especializadas, el tejido osteoide y una fase mineral, la diferencia entre ellos , radica en la disposición en la que las laminillas de la matriz osteoide calcificada se colocan.

Es necesario recordar que en el hueso existen diferentes tipos de células que provienen de la especialización de las células mesenquimales encontradas en la médula ósea. Esta especialización se da gracias a la activación de ciertos genes, factores de transcripción y proteínas morfogenéticas.

Osteoblastos

Los osteoblastos son células que forman hueso, a través de la síntesis de la matriz osteoide , y la fosfatasa alcalina que es una enzima que permite la mineralización de dicha matriz. También sintetizan proteínas y factores de crecimiento, y se sabe que rigen el proceso de regeneración.

Osteocitos

Los osteocitos además de colaborar con dicha síntesis y mineralización de la matriz osteoide ayudan a controlar la remodelación del hueso en función de las mayores o menores cargas sufridas.
Los osteoclastos son células encargadas de reabsorber el hueso, y provienen de las células madres hematopoyéticas.

Los osteoblastos en definitiva son aquellas células que a través de ciertos marcadores interactúan también con los marcadores presentes en los osteoclastos para producir mayor o menor reabsorción ósea y que en caso de que la reabsorción sea excesiva libera al medio una proteína que desactiva los osteoclastos. De hecho se ha descubierto que dichos marcadosres y proteínas son los factores que intervienen en ciertas enfermedades como la enfermedad periodontal y la osteoporosis.

Sin embargo, la regeneración de hueso no sólo depende de las células antes mencionadas sino que también depende de los vasos snguíneos y la matriz extracelular. Debe estar presente el oxígeno en suficientes cantidades que dependerá directamente del aporte vascular.

La regeneración ósea después de un trauma

Cuando un trauma sucede, se produce inflamación y un hematoma, la presencia de los hematíes, plaquetas y fibrina formarán un tejido fibrovascular, que derivará en tejido óseo luego de que se produce la mineralización.

El coágulo que se forma en un primer momento debe permanecer estable, para que la regeneración sea la adecuada. Las plaquetas que liberan las Interleuquinas 1 y 6, asi como los factores de crecimiento son los que producen la migración de macrófagos, así como células precursoras de osteoclastos que reabsorberán así el tejido que rodea la lesión.

Se liberan de esta manera los factores de crecimiento que están en la matriz ósea calcificada y que serán los que produzcan la nueva formación de vasos sanguíneos.

La aportación de los nuevos vasos sanguíneos es lo que permite que los preosteoblastos y determinados factores de crecimiento lleguen a la lesión, las proteínas morfogenéticas actuarán sobre los preosteoblastos para que se transformen en osteoblastos, también participarán hormonas como la hormona del crecimiento y la melatonina.

Cuando finalmente los osteoblastos están diferenciados síntetizarán la matriz osteoide, junto a los factores de crecimiento, los estrógenos y la hormona de crecimiento. Se producirá su calcificación en presencia de la fosfatasa alcalina.

La hormona de crecimiento estimula la proliferación de los osteoblastos y también la de los osteoclastos, pero la melatonina no sólo participa en la proliferación de los osteoblastos sino que inhibe la formación de osteoclastos, por lo tanto se están realizando estudios importantes para observar cual es el efecto de la administración de dichas hormonas directamente en la zona de lesiones óseas para posibles aplicaciones en procesos de regeneración ósea.

Comentarios

Aún no hay comentrarios para "La regeneración ósea"

    Deja tu comentario