CLÍNICAS DENTALES EN BARCELONA
PIDE CITA AHORA
934 914 914
Español Français English
Inicio » Terapéutica preimplantaria

Terapéutica preimplantaria

Publicado por Dr. Dario Vieira el 30 Julio 2015 en Implantes dentales

En el paciente con buena salud, la prescripción preoperatoria  de la terapéutica preimplantaria comprende la administración de antibióticos, antihemorrágicos, antiinflamatorios y ansiolíticos o barbitúricos. Si se considera necesaria la administración de antibióticos, estos deben administrarse algunas horas antes de la intervención y 5 o 6 días después de ella. La consulta preoperatoria y la historia clínica orientaran al cirujano acerca de su eventual prescripción.

Antihemorrágicos

La cirugía implantaria debe efectuarse como las otras intervenciones de cirugía oral sin provocar hemorragia pre o postoperatoria. La hemostasia es el conjunto de fenómenos que concurren en la formación del coagulo de fibrina. Clásicamente se distinguen dos etapas: la hemostasia primaria, que depende de la pared vascular y de las plaquetas, y la coagulación que depende de los factores plasmáticos.

El interrogatorio minucioso permite con frecuencia sospechar o poner en evidencia una anomalía de la coagulación y orientar el estudio de hemostasia. La púrpura, las equimosis o los sangrados gingivales traducen a veces una anomalía plaquetaria. Es necesario recordar una noción fundamental de los hematólogos: la ausencia de hemorragia después de extracción dental o amigdalectomia constituye una apreciación correcta del riesgo de hemorragia de un paciente. De todos modos, un estudio de la hemostasia normal no excluye una hemorragia pre o postoperatoria. Es evidente que es indispensable el conocimiento preciso de los medicamentos tomados por el paciente: anticoagulantes, acido acetilsalicílico y antiagregantes plaquetarios, sobre todo si se tiene en cuenta la automedicación de los pacientes.

Entre los medicamentos que hay que prescribir se pueden citar:

  • Etamsilato: antihemorrágico y angioprotector. Aumenta la resistencia capilar de los vasos y disminuye su permeabilidad. La dosis habitual es de 2g por día durante 4 días, a partir de 2 días antes de la intervención.
  • Acido ascórbico + factores P + menadiona: disminuye la permeabilidad de los vasos y aumentan su resistencia y vasoconstricción. La dosis habitual es de 4 a 6 comprimidos al día durante 4 días, a partir de 2 días antes de la intervención.

Es necesario apuntar que ningún hematólogo ni cirujano oral están convencidos de la eficacia de estos medicamentos a titulo preventivo en el paciente con buena salud y sin antecedentes hemorrágicos. Por otra parte, la importancia de la correcta vascularización del punto implantario hace que la prescripción de un antihemorragico sea excepcional.

Antiinflamatorios

Las intervenciones de cirugía oral y en particular las que requieren la realización de un colgajo y un fresado o taladrado óseos inducen de manera casi constante dolor e inflamación postoperatorios.

El edema y el dolor son temidos por los pacientes, a que la actividad profesional tiene el riesgo de ser perturbada o momentáneamente interrumpida. Algunos médicos prescriben antiinflamatorios no esteroideos (AINE) en la mayoría de casos para intentar limitar los efectos indeseables del acto operatorio

No obstante existe un problema: determinar el momento mas oportuno para iniciar la toma de medicamentos en relación al acto operatorio; algunos médicos los prescriben antes; otros, después de la intervención, y finalmente otros, antes y después de ella.

Un estudio multicentrico sobre la eficacia analgésica y antiinflamatoria del acido niflumínico en odontoestomatologia, coordinado por P.Missika y H. Ouvrad, ha demostrado que la prescripción desde el segundo día previo a la intervención y hasta 2 días después del acto operatorio, es decir, 5 días de tratamiento, asociado a un tratamiento antibiótico (amoxicilina), induce una reducción estadísticamente significativa del edema y dolor postoperatorios.

Entre los medicamentos que se pueden prescribir destacan:

  • Ibuprofeno: la dosis habitual es de 1.600mg/día, durante 5 días desde 2 días antes de la intervención.
  • Acido niflumínico: la dosis habitual es de 1g/día, durante 5 días a partir de 2 días antes de la intervención.
  • Cetoprofeno: la dosis habitual es de 200mg/día, durante 5 días a partir de 2 días antes de la intervención.
  • Acido tiaprofénico: la dosis habitual es de 400mg/día, durante 5 días a partir de 2 días antes de la intervención.

No obstante, es necesario recordar que estos antiinflamatorios no deben ser prescritos a pacientes con ulcera gastroduodenal o antecedentes ulcerosos. Además, su prescripción reduce las defensas naturales del organismo y enmascara los síntomas y signos clásicos de la infección, de donde deriva el interés por la antibioterapia asociada. Por ultimo, existe la posibilidad de disminución de la eficacia del dispositivo intrauterino (DIU) en el curso del tratamiento con AINE.

Considerando estas precauciones, la prescripción de antiinflamatorios en el sujeto sano representa una baza suplementaria que el medico debe utilizar razonablemente para reducir los problemas postoperatorios generados por el acto quirúrgico.

Tranquilizantes

Cuando se considera la posibilidad de una intervención de cirugía oral, como la colocación de implantes, se advierte de manera frecuente una cierta inquietud mas o menos marcada en los pacientes. Se evocan los términos de inquietud, ansiedad y angustia en el sentido de progresión de fenómenos patológicos.

La entrevista efectuada en la primera consulta permite al medico evaluar el grado de eventual inquietud del paciente frente a una intervención relativamente poco conocida; en la mayoría de casos, el paciente no puede analizar la importancia ni discutir las consecuencias de la operación con su entorno familiar o social.

Es necesario tener en cuenta que el estado ansioso puede acentuarse considerablemente ante la perspectiva de una intervención quirúrgica. El medico debe conocer perfectamente su objetivo y limitar al mínimo las explicaciones técnicas necesarias para la comprensión de la intervención por el paciente sin entrar en detalles de técnica quirúrgica, que por ser de practica trivial y cotidiana para el cirujano pueden angustiar inútilmente al paciente.

Un paciente al que intentábamos explicar el carácter benigno de la intervención quirúrgica en cuestión, nos dio la siguiente definición llena de humor: “intervención benigna”, es decir, -nos dijo-, una intervención que se practica a los demás. En el mismo sentido Jacques Charon que ha sido uno de los primero en meditar sobre los problemas de comunicación en las consultas dentales, concluye respecto a las intervenciones de cirugía periodontal que inquietan a los pacientes: “¡Siempre son las encías de otro!”

En la practica, se recordará que la mejor terapéutica es una relación de confianza entre el paciente y su medico, y nada reemplaza una relación verbal profunda preoperatoria. A veces se recurre a prescribir un relajante o euforizante. Entre los numerosos medicamentos que se puede prescribir, cabe destacar.

Tranquilizantes no benzodiacepínicos

  • Hidroxicina: la dosis habitual es de 25 mg la vigilia de la intervención y 25 mg 2 horas antes de ella.
  • Meprobamato: la dosis habitual es de 400 mg la vigilia de la intervención y 400 mg 2 horas antes de ella.

Tranquilizantes benzodiacepínicos

  • Cloracepato dipotásico: la dosis habitual es de 10 mg la vigilia de la intervención y 10 mg 2 horas antes de ella.
  • Diacepam: la dosis habitual es de 10 mg la vigilia de la intervención y 10 mg 2 horas antes de ella.
  • Loracepam: la dosis habitual es de 1 mg la vigilia de la intervención y 1 mg 2 horas antes de ella.
  • Pracepam: la dosis habitual es de 10 mg la vigilia de la intervención y 10 mg 2 horas antes de ella.

Como se sabe, estos medicamentos pueden facilitar la realización del acto quirúrgico, pero no están exentos de efectos secundarios.

Los pacientes previamente premedicados deben ser acompañados (para intervenciones ambulatorias) y no conducir su vehículo debido al riesgo de somnolencia.

Antibióticos

La prescripción antibiótica no debe ser sistemática en el paciente con buena salud, en cirugía implantaria. Si se respetan las condiciones de asepsia, esta cirugía no implica sistemáticamente una cobertura antibiótica.

No obstante, la mayoría de nuestra actividad quirúrgica implantaria concierne a pacientes ambulatorios y, en este caso, la prescripción antibiótica parece razonable en relación, por un lado, con el potencial infeccioso del tejido óseo y, por otro, con la ausencia de vigilancia permanente de este tipo de pacientes.

Si su prescripción se considera necesaria, se iniciara 2 o 3 horas antes del acto operatorio según el tipo de antibiótico escogido y el tiempo necesario para alcanzar el pico sérico eficaz, y se mantendrá durante 5 o 6 días después de la intervención, en el paciente sano.

Un minucioso interrogatorio permite demostrar con frecuencia una alergia o intolerancia a determinado antibiótico.

Entro los medicamentos que se pueden escoger cabe citar los siguientes:

  • Amoxicilina: 1 g al día durante 5 o 6 días
  • Amoxicilina + acido clavulamico: 1,5 g al día durante 5 o 6 días
  • Macrólidos: de 4 a 6 comprimidos por día durante 5 o 6 días.

En el paciente de edad avanzada se puede asociar un antimicótico en suspensión oral, que se administra durante el tratamiento con antibióticos para evitar una candidiasis.

Los medicamentos pueden aportar una ayuda muy eficaz en la cirugía implantaria. Su prescripción solo se efectuara después de una seria y minuciosa consulta preoperatoria que permita discernir el estado de salud del paciente, sus antecedentes patológicos y terapéuticos, así como el grado de ansiedad ante la intervención quirúrgica. En nuestras Clinicas Propdental podrá ponerse en contacto con especialistas que estarán dispuestos a ayudarle para que la intervención sea lo menos traumática posible.

Comentarios

Aún no hay comentrarios para "Terapéutica preimplantaria"

    Deja tu comentario