CLÍNICAS DENTALES EN BARCELONA
PIDE CITA AHORA
934 914 914
Español Français English
Inicio » La ansiedad infantil en odontología

La ansiedad infantil en odontología

Publicado por Dr. Dario Vieira el 13 Mayo 2014 en Blog

Diversas son las situaciones y tratamientos que pueden causar ansiedad infantil en la clínica dental. La anestesia, realizar obturaciones… El dentista siempre debe controlar la atención dental para evitar desatarla, algo que podría ser de alto riesgo para el niño y el mismo profesional. La verdad, es necesario que éste conozca la ansiedad, sus causas y como se desarrolla, además de saber cómo evitarla. La comunicación fluida entre los infantes y sus progenitores es esencial para ganarnos la confianza de los más pequeños, algo que conducirá a una mejor aceptación del procedimiento dental y un trabajo relajado y exitoso.

Causas de ansiedad en la clínica dental

Como la evidencia señala, son especialmente necesarios los conocimientos centrados en la ansiedad infantil por parte del dentista, así como de otras actitudes que puede presentar el niño. De hecho, sobre todo la infantil, el miedo y la ansiedad son uno de los problemas más frecuentes cuando de acudir al dentista se trata, por lo que el manejo del paciente en clínica debe ser cuidadoso en este sentido. Así, la actitud del niño ante un tratamiento dental puede dificultar su ejecución, ya que disminuye su cooperación y provoca la aparición de un comportamiento altamente negativo. Por ello, es importante conocer las causas que pueden dar lugar a la ansiedad:

  • La experimentación de dolor durante el tratamiento y el derivado del mismo
  • Reconocer al dentista como una autoridad, creando intimidación y poder físico insuperable
  • Falta de confianza entre el odontólogo y niño, así como con los clínicos auxiliares
  • Existencia de problemas psicológicos de base
  • Las historias contadas en la misma clínica
  • La falta de tiempo requerido para que el niño pueda acostumbrarse al tratamiento
  • El temor de los mismos padres

Es importante destacar que, cuando los niños adoptan esta posición, no están haciendo nada malo. La verdad, lo único que quieren es evitar el daño y el dolor derivado de los tratamientos, una concepción que algo o alguien ha generado.

Los padres transmiten el miedo al dentista a sus hijos

Resulta relevante insistir en una de las causas que, en ocasiones, suele pasar desapercibida. Según los resultados de un estudio de la Universidad Carlos III de Madrid, publicado en el International Journal of Paediatric Dent, el miedo al dentista puede transmitirse de padres a hijos. Mediante un análisis de 183 niños de entre 7 y 12 años y sus respectivos padres, los investigadores encontraron que los miedos al dentista que ambos colectivos sufrían estaban correlacionados. Así, la reacción de los progenitores ante el mismo dentista puede tanto incrementar como reducir la ansiedad infantil que se experimenta en la clínica dental.

Teniendo en cuenta los factores expuestos, es importante que el dentista conozca medidas efectivas para controlar la ansiedad y facilitar el manejo de los pacientes. En muchos casos, estas son las medidas que nos permiten prevenir la ansiedad dental infantil:

  • Hacer un repaso con los progenitores de las experiencias del niño para identificar algún posible trastorno
  • Tranquilizar a los padres ante en tratamiento, sobre todo si se trata de un niño realmente pequeño
  • Evitar realizar operaciones dolorosas en las primeras visitas al dentista
  • Utilizar métodos de distracción, tales como música, video-juegos, etc.
  • El dentista puede explicarle el procedimiento paso a paso y de forma sencilla para minimizar el miedo a lo desconocido
  • Tener una buena comunicación con el paciente
  • Ocultar los instrumentos que puedan aumentar su ansiedad
  • Entablar conversación con el infante y controlar el tono de voz para crear una actitud menos autoritaria
  • Que el ambiente sea agradable y cómodo para todos los sujetos del consultorio

Numerosos son los métodos que se han utilizado para nivelar la ansiedad del paciente y clasificarla en distintos grados. La Escala de miedo dental de Kleinkecht y la Escala de ansiedad de Corah son ejemplo de ello. Por otro lado, también son numerosos los pacientes que sufren ansiedad dental. La verdad, se ha estimado que hasta un 15% de la población padece odontofobia y, el porcentaje restante, suele padecer molestias y algún tipo de miedo al acudir al dentista. Los objetos y prácticas que más temen los odontofóbicos son la extracción de dientes, la perforación y las agujas.

Los estímulos que pueden causar ansiedad dental son abundantes. De hecho, una clínica está a rebosar de ellos. Por esta razón, es aconsejable que, en el caso de la ansiedad infantil, tanto progenitores como dentistas colaboren para conseguir el bienestar y la tranquilidad del niño. De este modo la ejecución y el resultado de los tratamientos va ser más satisfactorio. Desde Clínicas Propdental recomendamos a los padres que cuiden la atención dental de su hijo, así como que velen por su seguridad en la misma clínica. Nuestros dentistas en Barcelona se encargarán de tranquilizar el paciente.

Comentarios

Aún no hay comentrarios para "La ansiedad infantil en odontología"

    Deja tu comentario