CLÍNICAS DENTALES EN BARCELONA
PIDE CITA AHORA
934 914 914
Español Français English
Inicio » La importancia de una buena educación bucodental

La importancia de una buena educación bucodental

Publicado por Dr. Dario Vieira el 8 noviembre 2016 en Blog Odontologia

Por educación bucodental se entiende informar a los pacientes sobre técnicas de prevención oral para mantener una buena salud oral. También consiste en informar sobre las patologías bucodentales más comunes. La educación bucodental es muy importante durante la infancia.

Establecer unos buenos hábitos de limpieza ya desde la infancia reduce las posibilidades de desarrollar patologías bucodentales en un futuro. Para conseguirlo es fundamental que los más pequeños sean conscientes de los riesgos de descuidar la salud oral.

Una buena educación bucodental facilita a los pequeños adquirir una rutina de higiene oral. Si bien la boca debe cuidarse en todas las edades, durante esta etapa los dientes se encuentran en pleno desarrollo. Por ello una buena educación bucodental puede ser clave para evitar algunas patologías en el futuro, como la caries. En este sentido es recomendable que los padres cuiden la salud oral de sus hijos incluso antes de la erupción de los primeros dientes. Durante este periodo se pueden limpiar las encías de los pequeños con un paño húmedo.

Claves para una buena educación bucodental

Hay diferentes claves para desarrollar una buena educación dental desde la infancia:

  • Una rutina divertida. El hábito de cepillarse los dientes o enjuagarse no tiene por qué ser aburrido. Puede convertirse en una rutina de familia y divertida. Muchos profesionales recomiendan a los padres que se planteen esta rutina como un juego. De este modo los niños adquieren el hábito casi sin darse cuenta y se involucra a toda la familia. Por ello conviene evitar que los niños relacionen el cepillado con un castigo o algo negativo. Se recomienda realizar esta rutina en familia después de cenar. No obstante también conviene insistir en otros momentos del día, como por la mañana.
  • El papel del odontopediatra. El odontopediatra también tiene un papel importante en la educación bucodental. Junto con los padres, ayuda a transmitir las mejores técnicas y rutinas de higiene oral. Además, conviene que los pequeños se familiaricen con el entorno de la consulta desde edades tempranas. Por ello es aconsejable una visita al odontopediatra cada seis meses.
  • Supervisar al pequeño. Una buena educación bucodental es ineficaz si no se acompaña de unas buenas técnicas de limpieza. Por ello se recomienda que los padres supervisen la técnica de su pequeño hasta que se pueda limpiar los dientes de forma autónoma. Normalmente los pequeños adquieren esta autonomía a los ocho años, aunque puede variar en función de cada niño.

Además la educación bucodental debe complementarse con otros aspectos como los hábitos alimenticios. En este sentido conviene que los pequeños comprendan las consecuencias del azúcar sobre su boca. Así será más sencillo para los padres moderar el consumo de alimentos muy azucarados, que pueden influir en el desarrollo de patologías como la caries. Si los pequeños incorporan una buena educación dental, podrán mantener su boca sana y protegida de las diferentes patologías bucodentales, además de lucir la mejor de sus sonrisas.

Comentarios

Aún no hay comentrarios para "La importancia de una buena educación bucodental"

    Deja tu comentario