PIDE CITA AHORA 934 914 914
ES FR EN
Inicio » Mitos y verdades sobre la higiene bucal profesional

Mitos y verdades sobre la higiene bucal profesional

Publicado por Dr. Dario Vieira el 22 enero 2018 en Blog

Una higiene bucal profesional al año es recomendada para evitar la incrustación de la placa y las bacterias. Pero muchos pacientes la evitan por algunos mitos que ha generado… ¿Cuáles son?

Mitos y verdades de la higiene bucal profesional

La higiene en la consulta ha generado todo tipo de mitos:

Mitos

  • Daña el esmalte. Los aparatos usados han ruido, presionan y parecen agresivos contra el esmalte, pero nada más lejos de la realidad. Además, en la actualidad se aplican técnicas y aparatología avanzada. En las clínicas PropDental usamos las técnicas más avanzadas para evitar daños en ningún tratamiento.
  • Duele. La higiene bucal profesional sólo duele en caso de tener alguna dolencia previa. Por ejemplo, si el paciente tiene los dientes sensibles, es probable que sangre o que experimente alguna molestia durante la higiene. Pero son molestias leves que no deberían ir más allá.
  • ¡No la necesito! Muchos pacientes creen que por cepillarse los dientes a diario ya no necesitan una higiene bucal profesional. El problema es plantear la higiene en la consulta como un tratamiento en caso de problemas. La limpieza profesional es un tratamiento preventivo ideal, y se recomienda a todo tipo de pacientes como mínimo una vez al año.

Verdades

  • Elimina el sarro. El sarro es el resultado de la acumulación de placa bacteriana entre los dientes y las encías. Tiene un aspecto amarillento y oscuro que altera gravemente la estética de nuestra sonrisa. Además favorece el desarrollo de infecciones en las encías. Cuando el sarro ya se ha formado, sólo se puede eliminar con una higiene bucal profesional.
  • Evita las enfermedades periodontales. Como hemos señalado, la higiene bucal profesional es un tratamiento clave en la prevención oral. Los síntomas de las enfermedades periodontales son difíciles de detectar, pero con una limpieza dental profesional al año o dos las mantendremos a raya.

Y después, ¿Cómo conseguir que los efectos de la limpieza duren mucho tiempo? La clave está en mantener una rutina de higiene dental completa. Es decir, ir más allá del cepillado dental. Los filamentos del cepillo no consiguen llegar con eficacia a los rincones más difíciles de la cavidad oral. Por ello es importante complementar el cepillado dental con las siguientes técnicas:

  • Enjuague bucal. Al ser líquido, el colutorio llega con facilidad a los espacios que el cepillo no alcanza. Además ayuda a combatir el mal aliento.
  • Hilo dental. Es clave para eliminar los restos de comida y bacterias que están entre los dientes y las encías.

También es importante acudir al dentista con regularidad. De hecho, lo más recomendado para mantener una sonrisa perfecta es realizar una higiene bucal profesional una vez cada seis u ocho meses.

Comentarios

Aún no hay comentrarios para "Mitos y verdades sobre la higiene bucal profesional"

Deja tu comentario