CLÍNICAS DENTALES EN BARCELONA
PIDE CITA AHORA
934 914 914
Español Français English
Inicio » Abrasión dental

Abrasión dental

Publicado por Dr. Dario Vieira el 1 Agosto 2015 en Odontologia

El termino abrasión se conoce como el desgaste de las piezas dentales, el cual es producido por el roce con materiales ajenos al aparato estomatognático, los cuales son denominados abrasivos, que no constituyen parte de la dieta. La localización de dichos desgastes suele ser variada, ya que es en función de los distintos agentes abrasivos que lo hayan podido causar. La magnitud de las abrasiones asi como la rapidez de instaurarse dependerá asimismo de la repetición en el uso del abrasivo, de la fuerza con la que es aplicado y de la dureza de los mismos.

En nuestro medio son muy frecuentes las abrasiones debidas a una técnica de higiene oral incorrecta o al uso de dentríficos o sustancias que tengan un gran poder abrasivo. Así pues y des este modo es frecuente encontrar lesiones en forma de cuña a nivel de la cara vestibular de los cuellos de caninos y premolares y, también en ocasiones, de los primeros molares superiores, que se producen por un cepillado horizontal. Se dice que dichas lesiones suelen ser mas pronunciadas, en las personas diestras, en el lado izquierdo de la arcada, por ser aquí donde el cepillado se inicia, (ya que es donde hay una mayor cantidad de abrasivo en contacto con el diente), y se ejerce así pues con mas fuerza (En el caso de los zurdos, dichas lesiones son provocadas inversamente y por análogas razones, mas marcadas en el lado derecho) No obstante , no existen pruebas incontrovertibles de este hecho.

En algunas ocasiones, la utilización continua de palillos, cepillos interdentales cuya estructura metálica no esta protegida, o incluso, la seda dental incorrectamente utilizada, pueden llegar a promover la aparición de dichos desgastes en las zonas interdentales a la altura de los cuellos de los dientes, mas en concreto a nivel de los premolares y caninos. Estas abrasiones de tipo cervicales por la mala utilización de los útiles de limpieza, se facilitan por la retracción gingival que estos mismos malos hábitos suelen originar. Así pues, queda expuesta una superficie radicular, la cual esta cubierta en un principio por cemento (se llama así al tejido mas blando que el esmalte y por tanto el cual es mas fácilmente atacable por los abrasivos).

Las lesiones que tienen origen, suelen tener la morfología cuneiforme, la cual es de bordes nítidos y en ocasiones afilados. La dentina que deja expuesta aparece brillante y raramente aparecen caries. Esta suele presentar un color mas amarillento y traslúcido, el cual es típico de la esclerodentina. También cabe destacar que pueden ser tan profundas que lleguen a afectar a los conductos pulpares, provocando así la exposición pulpar y, en lesiones muy avanzadas, facilitar la rotura o fractura del diente en sí.

Clínicamente pueden constituir un hallazgo casual mediante el transcurso de una revisión clínica y ser asintomáticas. Pero en otras ocasiones presenta dolor dentario al roce con el cepillo de dientes o con la sonda. Dicha sensibilidad puede manifestarse también de forma espontánea con la ingesta de alimentos fríos o con la propia respiración.

La maloclusión es una de las circunstancias que favorece las lesiones de tipo cuneiforme de la abrasión por cepillado. Por una parte, los dientes que están malposicionados en la zona vestibular de los otros dientes de la arcada son los que están mas expuestos a sufrir con los abrasivos. En algunas ocasiones únicamente aparecen lesiones de tipo similar a las abrasiones en uno de los dientes del área afectada y en una zona situada mas oclusal.

Explorando la oclusión del diente, es bastante frecuente encontrarnos con una prematuridad en céntrica. Las líneas de fuerza procedentes de esta prematuridad suelen estar concentradas a nivel del tercio gingival del diente. Las microflexiones que se producen a este nivel pueden provocar la rotura de la sustancia interprismatica del esmalte y así pues la fragmentación de los prismas de este mismo, lo que facilitaría mucho este proceso. En dicho caso esta patología pasa a ser conocida como milolisis o abrasión lacunar, la cual se manifiesta clínicamente por un desgaste en sacabocados. No obstante, la entidad que denominados milolismo (o también abfraccion), comporta algún tipo de debilidad adicional al esmalto, todavía mal caracterizada histopatologicamente.

Del mismo modo también pueden aparecer otras abrasiones como consecuencia de hábitos tan diferentes como morder pipas, semillas de girasol o semillas de calabaza. En dicho caso las lesiones se ven como una muesca a nivel del borde incisas de uno o los dos incisivos superiores y su antagonista inferior. La costumbre de algunos fumadores suele consistir en sujetar las boquillas, pipas o cachimbas entre los dientes, y esto suele provocar también algún tipo de muescas en los dientes encargados de sujetar estos complementos del habito de fumar.

De la misma forma se han descrito diversos tipos de abrasiones de etiología estética o cultural, algunas de ellas consisten en limados de las caras mesiales y distales de los dientes anteriores, hasta así conseguir un diente de morfología triangular.

El tratamiento para todas estas patologías consiste, como primera instancia, en la eliminación del mal habito, para así posteriormente poder proceder a la reconstrucción de las lesiones con los métodos mas conservadores posibles de la odontología adhesiva, aunque hay ocasiones en las que sea necesario la indicación de tratamiento posesionando así coronas o carillas de porcelana para la completa restauración de la pieza.

Comentarios

Aún no hay comentrarios para "Abrasión dental"

    Deja tu comentario