CLÍNICAS DENTALES EN BARCELONA
PIDE CITA AHORA
934 914 914
Español Français English
Inicio » Adolescencia: Hábitos a seguir para cuidar los dientes (I)

Adolescencia: Hábitos a seguir para cuidar los dientes (I)

Publicado por Imma Roca el 11 Mayo 2017 en Odontologia

Mientras nuestros hijos son pequeños, es fundamental enseñarles lo importante que llega a ser tener una buena higiene oral. Cuando estamos comenzando a enseñarles es normal que nos enfoquemos en el cepillado, el mostrarles el riesgo del consumo excesivo de dulces… Aunque tenemos que tener también presente la importancia de familiarizar a los niños con el dentista para que estos no desarrollen fobias que puedan suponerles un auténtico problema cuando sean mayores.

Si ya están acostumbrados desde pequeños, será mucho más sencillo que una vez llegados a la adolescencia estos sigan aquellos hábitos con los que han crecido, adquiridos desde que eran pequeños.

De igual forma, sabiendo que los adolescentes han tomado consciencia relativa a la importancia de mantener estos buenos hábitos orales seguirán manteniéndolos durante el paso de los años. Esto repercutirá de forma positiva cuando en el futuro sean completamente autónomos.

Hay que tener claro que las técnicas de prevención de la salud oral son fundamentales, y llevarlas a cabo nos reduce de forma considerable la probabilidad de tener que pasar por tratamientos dolorosos e invasivos una vez somos adultos.

Asimismo, el evitar tratamientos complejos también se traduce en un importante ahorro para nuestro bolsillo.

Cuidar la sonrisa desde pequeños es fundamental: Sus dientes te lo agradecerán

Como decíamos antes, la adolescencia supone una etapa decisiva tanto para seguir con aquellos hábitos que se inculcaron durante la niñez como para la adquisición de nuevas rutinas que serán seguidas durante el resto de su vida.

En la primera parte de este artículo haremos mención a tres de los pilares fundamentales en los que tenemos que basar el cuidado de la higiene oral de nuestros hijos, para que en un futuro no tengan problemas orales de importancia, algo que puede ser evitado mediante la prevención:

La base de la prevención: La higiene oral

Hay que tener en cuenta que hay que cepillarse los dientes después de cada comida. Si bien es cierto que mientras el adolescente está en el instituto puede que cumplir esta rutina no sea tan simple, podemos sustituir esto por el cepillado durante la mañana y durante la noche.

El cepillado no debe realizarse de cualquier manera, existe una técnica adecuada para ello.

Asimismo, debe durar por lo menos dos minutos, y es muy recomendable que se acompañe del uso de una pasta dentífrica con flúor.

Esta nos ayudará a eliminar la placa dental que tiende a acumularse entre nuestros dientes, que a su vez es la responsable de muchas patologías orales. Entre ellas, la caries.

Tras el cepillado es muy recomendable que usemos el hilo dental. Con este retiraremos todos los restos de los alimentos que se hayan quedado entre nuestros dientes. Debemos pensar que la seda llega a lugares que las cerdas del cepillo no pueden acceder.

Para terminar, es muy interesante que usemos un colutorio oral por la noche, antes de irnos a la cama. Es importante que para que haga efecto, no bebamos o comamos nada al menos hasta media hora después de haberlo usado. Asimismo, éste no deberá rebajarse con agua. Existen de diferentes sabores, con mayor o menor sensación de frescor si esta resulta desagradable… En la farmacia pueden informar adecuadamente sobre toda la gama.

La dieta: un factor fundamental

Hay que concienciar a los más jóvenes de que llevar una dieta sana y equilibrada es fundamental para muchos aspectos. Todos sabemos que durante la adolescencia tendemos a consumir bebidas y alimentos ricos en azúcares con un pobre valor nutricional, pero sin embargo parece no preocuparnos demasiado.

Refrescos, chucherías, bebidas energéticas… Son grandes enemigos de nuestra boca, pese a que a nuestro paladar pueda parecer que son Best Friends Forever. Lo más recomendable es reducir al máximo la ingesta y consumir variantes que no contengan azúcar.

Hay que tener en cuenta que una lata de refresco de 330ml tiene una media de 60 gramos de azúcar.

Además de esto, hay que advertir que este tipo de bebidas contienen ácidos capaces de erosionar y dañar el esmalte dental.

Tal y como pasa con las chucherías, lo recomendable sería reducir al máximo el consumo. Si pese a todo optamos por seguir consumiendo refrescos, es recomendable usar la pajita para beberlo: de esta manera reducimos el contacto de dicha bebida con los dientes, por lo que logramos minimizar los efectos. Asimismo, es interesante que nos enjuaguemos la boca después de beberlo a fin de que el ácido no se aloje en la boca durante demasiado tiempo.

La alimentación sana y equilibrada es fundamental: en ella deberán abundar las verduras y las frutas, incluyendo fuentes de proteínas y vitaminas para asegurarnos de que realmente, no tenemos ningún tipo de déficit.

Controlar la dieta a los adolescentes es fundamental, hay que tener en cuenta que el número de adolescentes españoles que sufre trastornos como bulimia o anorexia es preocupante, llegando a afectar a más de 400.000 adolescentes de edades comprendidas entre los 12 y los 25 años.

Este tipo de trastornos son terribles para los que lo padecen, pero más allá del problema a nivel psicológico, debemos destacar el problema existente que incluye desgaste dental, hipersensibilidad, mayor propensión a la caries, retracción gingival e incluso pérdida de dientes.

En los casos más graves encontramos a pacientes cuyos daños tanto físicos como psicológicos han sido tan graves que han sido irreversibles, incluyendo el fatal desenlace de la muerte.

En caso de tener la sospecha de que un adolescente de nuestro entorno ha caído o tiene propensión a caer frente a alguna de estas enfermedades es fundamental que lo sepan tanto sus padres como de facultativos especializados, incluyendo médicos y psicólogos que sean capaces de volver a dirigir nuevamente su vista, dejando a un lado las conductas autodestructivas.

Una Ortodoncia puede salvar tu sonrisa

Este tratamiento es sin lugar a dudas asociado a la adolescencia.

Una malposición dentaria tiene muchos más problemas que los estéticos: más allá del no poder comer correctamente, encontramos una mayor tensión de la que deberíamos en los músculos que participan en la masticación.

Los dientes que están mal alineados también son más complicados de higienizar, ya que encontramos dificultades para acceder a todas sus partes.

Como consecuencia, podemos encontrar el desarrollo de caries e incluso pérdida dental prematura.

Es fundamental que realicemos un tratamiento cuanto antes, por lo que en este caso el diagnóstico precoz es vital: cuanto antes detectemos el problema, más fácil será solventarlo.

El ortodoncista de confianza será el elegido para que realice la primera revisión, y será el encargado de determinar si todo anda bien o si por el contrario necesitamos algún tipo de aparato.

Encontramos muchos tipos de ortodoncia: lingual, de zafiro e incluso férulas invisibles como Invisalign, por lo que el tratamiento ya no tiene por qué ser un factor negativo estéticamente hablando.

Durante el siguiente artículo seguiremos explicando cuáles son las bases en las que nos tenemos que enfocar con nuestros hijos adolescencia para que una vez pasada esta etapa, lleguen a la adultez con la mejor de sus sonrisas.

Comentarios

Aún no hay comentrarios para "Adolescencia: Hábitos a seguir para cuidar los dientes (I)"

    Deja tu comentario