CLÍNICAS DENTALES EN BARCELONA
PIDE CITA AHORA
934 914 914
Español Français English
Inicio » Aftas bucales

Aftas bucales

Publicado por Dr. Dario Vieira el 26 febrero 2015 en Odontologia

Las aftas bucales consisten en unas dolorosas úlceras que pueden tener lugar en cualquier parte de la boca. Son el tipo más común de llaga o úlcera entre las que se forman en la boca. Al menos 1 de cada 5 personas puede desarrollar aftas en algún momento de su vida. Como en muchas enfermedades bucales, las mujeres son más propensas que los hombres.

Tipos de aftas

Se podría decir que hay tres tipos de aftas:

Ulceras afta menores:

Son las más comunes (8 de cada 10 casos).Son pequeñas, redondas u ovaladas, e inferiores de 10mm de diámetro. Normalmente tienen un tono amarillo pálido, pero el área que las bordea puede tener un aspecto rojizo he inflamado. En ocasiones solamente se formará una úlcera, pero existe la posibilidad de que aparezcan hasta cinco al mismo tiempo. Cada úlcera dura aproximadamente entre 7 y 10 días, y por norma general desaparecen sin dejar cicatriz de ningún tipo. Normalmente, no son muy dolorosas.

Ulceras afta mayores:

Ocurre en aproximadamente 1 de cada 10 casos. Tienden a tener un diámetro de 10mm o incluso mayores. Normalmente aparece una o como mucho dos al mismo tiempo. Cada úlcera durará entre dos semanas y siente meses, pero cuando se cure dejará cicatriz. Pueden llegar a resultar muy dolorosas y complicar mucho la ingesta de alimentos.

Ulceras herpetiformes:

Ocurre también entorno en 1 de cada 10 casos. Son úlceras con forma de grano de pus, de unos 1 o 2 mm de diámetro únicamente. Suelen aparecer un gran número de úlceras al mismo tiempo, y en ocasiones se pueden juntar y formar figuras irregulares. Cada úlcera dura una media de una semana a dos meses. A pesar del nombre, que suele dar lugar a equívocos, no tienen nada que ver con el virus del herpes.

Las úlceras aftosas suelen ocurrir comúnmente en edades comprendidas entre los 10 y los 40 años. Son normalmente de carácter recurrente pero resulta difícil determinar si entre cada brote pasarán varios días, semanas, meses o años. Las úlceras tienden a volver a aparecer cada vez menos según la edad va avanzando, y normalmente a los 40 simplemente dejan de aparecer. Algunas personas notan una especie de calor o quemazón en la parte donde la úlcera aparecerá, días antes de que esto ocurra.

La causa de las úlceras aftosas no está aún bien determinada. No son infecciosas, y en la mayoría de los casos se producen en pacientes que no presentan aparentemente ningún motivo para estar enfermos, con salud adecuada e higiene bucal regular y correcta.

En otras ocasiones en cambio la aparición de úlceras está relacionada con otras causas o accidentes, como por ejemplo:

  • Alguna herida provocada por una dentadura que no encaja bien, por utilizar un cepillo de dientes demasiado duro, etc
  • Cambios en los niveles hormonales. Muchas mujeres sufren úlceras justo antes de que comience su periodo menstrual.
  • En algunas mujeres las úlceras se desarrollarán únicamente en la menopausia.
  • Dejar de fumar. Aunque esto no debe de ser un motivo para frenar nuestras ganas de dejar de fumar, algunos fumadores desarrollan úlceras una vez dejado el trabajo.
  • Falta de hierro o de alguna vitamina, como la B12.
  • Alergia a algún tipo de comida.
  • Factores genéticos. Si en la familia a habido casos de manera muy numerosa, tendremos más posibilidades de que a nosotros también nos ocurra.
  • Fármacos. Algunas medicinas pueden tener como efecto secundario la provocación de úlceras, así como nicorandil e ibuprofeno.
  • HIV, Chron, y Behçet son síndromes que también hacen al paciente más propenso a estas úlceras.

Deberías visitara un profesional si padeces alguno de los síntomas expuestos anteriormente.

En ocasiones puede que no sea necesario ningún tratamiento para su curación. No obstante, siempre será recomendable seguir las pautas que os recomendaremos, para que así la curación ocurra de la manera más rápida posible.

Se deben evitar las comidas picantes, pueden ser abrasivas y serían un terrible error permitir que cualquier alimento muy picante toque la úlcera. También se puede comenzar a emplear una pajita para lo que consuma no entre en contacto con la/las úlceras sino que entre directo a la garganta.

Si sospechas por el contrario de que la causa de tus úlceras tienen como origen la ingesta de fármacos, acude a tu dentista y al doctor de cabecera y preguntarle a ver si es posible cambiar de marca o reducir la dosis simplemente, para evitar el nacimiento de más ulceras. Esto suele ocurrir al tomar caramelos de nicotina para superar la adición. Trata de cambiarlos por otro tipo de tratamiento menos abrasivo para la piel.

Existen algunos medicamentos que pueden ayudar con los síntomas. Entre ellos uno de los más comúnmente empleados es el Corsodyl o Chlorohex. Suele funcionar de una manera bastante eficaz en cuanto a reducir el daño se refiere. También suele ayudar a que las úlceras curen más rápido, y previene que las úlceras se infecten dando lugar a complicaciones mayores. Por desgracia, si bien funciona de manera eficaz con lo anteriormente mencionado, no reduce el número de nuevas células. Es un tipo de medicamento que normalmente se recomienda usar dos veces al día. Puede hacer que nuestras piezas dentales adquieran un tono amarronado si lo usamos con frecuencia. No obstante no es algo que nos deba preocupar, porque esa tonalidad no es permanente y desaparecerá cuando finalicemos el tratamiento, además de que puede ser aminorada si evitamos bebidas como el té, café o vino tinto, y cepillándonos los dientes después de su aplicación. Si realizamos el cepillado antes de la aplicación debemos enjuagarnos la boca a conciencia, porque algunos compuestos de determinados dentífricos pueden activar dicho efecto.

Las pastillas esteroidales de marcas como Corlan o las tabletas Betnesol por su parte también reducen el dolor y del mismo modo ayudan a que las úlceras se curen más rápido. Utilizando la lengua, se puede mantener una pastilla esteroidal en contacto con la úlcera hasta que la pastilla de ha disuelto por completo, consiguiendo así una aplicación inmediata. Este tipo de fármacos funcionan mejor cuanto antes se usen, siendo ideal su aplicación cuando las úlceras acaban de formarse. De hecho si se utilizan con rapidez, pueden llegar a evitar que la úlcera se forme por completo. El tratamiento habitual es de una pastilla cuatro veces al día hasta que la úlcera se elimina por completo. En niños es importante que el tratamiento no lo prolonguemos durante más de cinco días.

Como remedio menos agresivo también disponemos de enjuagues analgésicos bucales, geles y sprays bucales, que también suelen ayudar a aminorar el dolor. La mayoría de ellos incluyen bencidamina, como por ejemplo los sprays Difflam,o lidocaína, como el gel Bonjela, que antes utilizaba diferentes compuestos que limitaban su uso a pacientes mayores de 16 años pero que con su nueva fórmula ese problema ha sido resuelto.

Todos los productos anteriormente mencionados son de fácil acceso en farmacias sin necesidad de prescripción médica, pero desaconsejamos rotundamente la automedicación, debiendo consultar antes a nuestro dentista de confianza para que el nos aconseje el tratamiento adecuado a nuestro problema en particular, para tener la situación controlada y comenzar un tratamiento más agresivo si la situación no se soluciona con los anteriores.

 

Comentarios

Aún no hay comentrarios para "Aftas bucales"

    Deja tu comentario