CLÍNICAS DENTALES EN BARCELONA
PIDE CITA AHORA
934 914 914
Español Français English
Inicio » Apósitos periodontales

Apósitos periodontales

Publicado por Dr. Dario Vieira el 21 Noviembre 2014 en Odontologia

Para empezar a hablar de los apósitos periodontales, es muy importante subrayar que éstos están destinados, en primer lugar, a proteger la herida producida en la cirugía, en segundo lugar, a obtener y mantener una adaptación los más estrecha posible de los colgajos mucosos al hueso subyacente (en especial cuando se ha reubicado apicalmente el colgajo) y, en tercer lugar, a brindar comodidad al paciente. Además, en la fase inicial de la curación, los apósitos periodontales pueden prevenir la hemorragia posoperatoria y, bien aplicados en el segmento operado (en especial por proximal), evitar la formación de excesivo tejido de granulación.

Propiedades del apósito periodontal

1. El apósito debe ser blando, pero con la plasticidad y flexibilidad suficientes para facilitar su colocación en el área operada y permitir la adaptación correcta.
2. El apósito debe fraguar en un tiempo razonable.
3. Después del fraguado, al apósito debe tener rigidez suficiente para prevenir su fractura y desplazamiento.
4. El apósito además debe poseer una superficie lisa para evitar irritación de carrillos y labios.
5. El apósito no debe interferir perjudicialmente en la curación.

Se ha sugerido la incorporación de agentes antimicrobianos para evitar el desarrollo microbiano en el área de la herida durante la cicatrización. Los resultados de los estudios clínicos y la evaluación en vitro de las propiedades antibacterianas de la mayoría de los apósitos comerciales probablemente queda agotada mucho antes del fin del período de 7-14 días durante el cual es frecuente mantener el apósito en el segmento operado.
Los colutorios con agentes antibacterianos como la clorhexidina no evitan la formación de placa debajo del apósito, y no se lo ha de considerar, por lo tanto, un medio para mejorar o acortar el período de cicatrización de la herida.
Los apósitos periodontales más comúnmente utilizados pueden ser divididos en dos grupos: los que contienen y los que no contienen eugenol.

Apósitos con eugenol:

Estos apósitos periodontales tienen una base de óxido de cinc y eugenol. Se los presenta como un polvo y un líquido que deberán ser mezclados. El óxido de cinc, utilizado como elemento de fraguado, forma al ser mezclado con eugenol una masa que endurece. El polvo contiene también resina, ácido tánico, fibras de celulosa y acetato de cinc, en tanto que el líquido además de eugenol puede contener aceites vegetales, timol y colorantes. El óxido de cinc puede ser sustituido con otros materiales similares como el óxido de magnesio. El fraguado incluye procesos químicos y físicos y se ve influido por la humedad, las proporciones de polvo y líquido empleadas, el tiempo de mezclado y la temperatura. El agregado de una sal metálica como el acetato de cinc acelera el fraguado. La resina reacciona con el óxido de cinc para der al apósito una mejor rigidez. Se incorporó ácido tánico para mejorar la cicatrización de la herida, pero su empleo ha sido prohibido en algunos países por el riesgo de lesión hepática. Sin embargo, a causa de los efectos beneficiosos sugeridos en la curación, sigue integrando varios apósitos comerciales. Las fibras de celulosa sirven para mejorar el fraguado del material. El eugenol es suevamente antiséptico y tiene un ligero efecto sedante. Los aceites vegetales, añadidos al líquido con el fin de disolver el eugenol, incrementarán la plasticidad del apósito y reducirán la parte de irritación tisular causada por el eugenol. El timol es un antiséptico suave. A veces se producen reacciones de sensibilidad cuando se emplean apósitos de óxido de cinc y eugenol, y suele ser este último el que provoca esa clase de reacción.

Apósitos sin eugenol:

Como se publicaron varios informes que indicaban los efectos adversos del eugenol, y como los apósitos con eugenol tienen un gusto desagradable para muchos pacientes, se crearon los apósitos libres de eugenol. Los hay de varios tipos, por ejemplo Coe-Pak y Peripak.
El Coe-Pak, frecuentemente utilizado en cirugía periodontal, se presenta en dos tubos. Uno contienen óxidos de diversos metales (sobre todo, óxido de cinc) y lorotidol (un fungicida). El segundo tubo contiene ácidos carboxílicos no ionizados y clorotimol (un agente bacteriostático). Partes iguales de ambos tubos se mezclan justo antes de su aplicación. El tiempo de fraguado puede ser prolongado con un retardador. Otros apósitos típicos sin eugenol vienen como un polvo y un líquido, que se mezclan.
También se utilizaron los cianoacrilatos como apósitos periodontales, con éxitos diversos. Se los aplica líquidos directamente sobre la herida o mediante un rociado (“spray”). Aunque la aplicación de este tipo de apósito es sencilla, sus propiedades a menudo no satisfacen las expectativas clínicas, por lo cual su uso por el momento está más bien limitado.
Se observará que los apósitos sin eugenol también pueden provocar reacciones de hipersensibilidad.

Técnica de aplicación:

Tras la realización de una gingivectomía, los apósitos periodontales están destinados principalmente a proteger la herida, mientras que en la cirugía por colgajo se los suele emplear para mantener los colgajos en contacto estrecho con el hueso subyacente.
Cuando cesan de sangrar los tejidos operados, se inserta el apósito. Con frecuencia, primero se llenan los espacios interproximales con el material. Después se aplican finos rollos de apósito, del largo del área operatoria, contra las superficies vestibulares y linguales de los dientes. Se presionan estos rollos contra las superficies dentarias y se fuerza así el material dentro de las áreas interproximales. Finalmente, se alisa la superficie del apósito. Éste no cubrirá más del tercio apical de la superficie dentaria. Coe-Pak se aplica a veces sobre la superficie operada por medio de una jeringa plástica.
Es importante asegurarse de que el material del apósito nunca se introduzca entre el colgajo y el hueso o la raíz subyacentes. Para evitar esa aplicación indebida del apósito, sobre la superficie de la herida se puede aplicar a veces una protección, por ejemplo, hoja de estaño insertada antes que el apósito. Se recomienda esto en los puntos donde haya sido insuficiente la adaptación del colgajo al hueso o la raíz. Más aun, la interferencia del apósito en las estructuras mucogingivales (como por ejemplo, el pliegue vestibular, frenillos) debiera ser cuidadosamente supervisada.

En todo caso, y, apartándonos un poco del tema de los apósitos periodontales, siempre hay que tener en cuenta que muchos de los problemas técnicos experimentados en cirugía periodontal brotan de las dificultades en la evaluación exacta del grado y tipo de destrucción que se haya producido antes de la cirugía. Más aún, en el momento de la intervención se podrían reconocer defectos no diagnosticados o algunos podrían ser mucho mayores de lo previsto anteriormente. Como cada uno de los procedimientos quirúrgicos descritos en los artículos anteriores está destinado a manejar una situación específica o cumplir con un cierto objetivo, se comprenderá que ninguna técnica estandarizada sola puede ser aplicada cuando se encara la cirugía periodontal en un determinado paciente. Por lo tanto, en cada campo quirúrgico, se suelen usar técnicas diferentes y se las combina de manera tal que se cumplan los objetivos globales establecidos por el dentista de la parte quirúrgica de la terapéutica periodontal. La importancia relativa que puede llegar a tener el tratamiento quirúrgico en el tratamiento global de la enfermedad periodontal, así como los resultados de las diversas técnicas serán considerados en una serie de artículos posteriores.

Comentarios

2 comentarios para "Apósitos periodontales"

  • El 26.06.2016 , Jb ha comentado:

    Saludos.

    Me practicaron una extracción del segundo premolar, el procedimiento se complicó y tuvieron que aplicar una osteotomía y redondeo para extraer la raíz.

    Al terminar me colocaron un apósito quirúrgico ya que me quedo una abertura de 1.5 cm de ancho por 2.5 de profundo.

    Cuando se recomienda quitar el apósito?

    • El 07.07.2016 , Laura Manonelles ha comentado:

      Buenos días,
      Hay que quitar la gasa a la hora de la extracción. Si persiste la hemorragia o sangrado, habrá que hacer de nuevo compresión en la zona mordiendo una gasa unos 45 minutos más.
      No debes enjuagar no escupir en 24 horas.
      A partir de las 24 horas de la extracción, deberá cepillar esta zona después de cada comida. Evite el consumo de tabaco.
      Un cordial saludo.

Deja tu comentario