CLÍNICAS DENTALES EN BARCELONA
PIDE CITA AHORA
934 914 914
Español Français English
Inicio » Así tranquilizamos a nuestros pacientes cuando están ansiosos

Así tranquilizamos a nuestros pacientes cuando están ansiosos

Publicado por Dr. Dario Vieira el 8 Mayo 2014 en Odontologia

No es poco frecuente que la ansiedad se apodere de algunos pacientes antes de su visita con el dentista. Todos queremos tener unas encías sanas y nos dientes bonitos, pero no todos tenemos la calma ni el comportamiento ideal para soportar una sesión en la que los ruidos y las herramientas desconocidos son los protagonistas.

Algunas personas tienen un miedo inexplicable a las agujas, a los aparatos que utilizan los odontólogos, incluso a la silla de la clínica, y en general a todo aquello que tenga que ver con la palabra “dentista”. A pesar de todo este miedo dental, el dolor real nunca suele llegar a las expectativas de los pacientes preocupados.


5 maneras de calmar a los pacientes

El trabajo de los dentistas es tratar los dientes de los pacientes de la mejor manera, pero cualquier odontólogo debe ser consciente de lo que un tratamiento puede suponer para el paciente. Esto es especialmente importante para la odontopediatría, ya que la mayoría de los niños tienen miedo a lo nuevo, pero debe tenerse en cuenta en todos los pacientes. Pero, ¿cómo podemos calmar los pacientes?

  • Asumir que todos los pacientes tienen cierto grado de ansiedad: No todo el mundo se acerca al dentista y le dice que tiene miedo por lo que está a punto de ocurrir, así que lo mejor es que el dentista crea que todos los pacientes tienen cierto miedo o, aún mejor, que les pregunte directamente. En el caso de los niños, la inmensa mayoría van a tener miedo, hablarles de sus hobbies o intereses puede ayudar que se calmen.
  • Inspirar confianza en ellos: Transmitir confianza es la mejor manera de tranquilizar al paciente. Esto se puede hacer mediante una comunicación constante, pero también tiene que ver con el uso de aparatos tecnológicos que impresionen al paciente, estos suelen tener un efecto tranquilizador en él.
  • Decirles que estás allí para ayudarles a conseguir su sonrisa soñada: Esto funciona mejor en adultos que en niños, ya que no son conscientes todavía de la importancia de la sonrisa.
  • Empatizar con el dolor: Si el paciente sabe que el dentista también has pasado por ello va a estar más tranquilo. El dolor es temporal pero los resultados serán para siempre.
  • Tener televisión en la clínica: A algunos pacientes les ayuda el hecho de poder ver su programa favorito mientras están siendo tratados, ya que así no piensan en el tratamiento y se relajan.

Comentarios

Aún no hay comentrarios para "Así tranquilizamos a nuestros pacientes cuando están ansiosos"

    Deja tu comentario