CLÍNICAS DENTALES EN BARCELONA
PIDE CITA AHORA
934 914 914
Español Français English
Inicio » ¿En qué casos no debemos cepillarnos los dientes?

¿En qué casos no debemos cepillarnos los dientes?

Publicado por Imma Roca el 2 noviembre 2017 en Odontologia

Aunque siempre decimos que no lavarse los dientes es poco menos que un pecado capital, no siempre esto es así. No estamos diciendo “bueno, deja de cepillarte los dientes de vez en cuando”, nada más lejos de la realidad. Solamente explicamos que hay ciertas circunstancias donde no es necesario hacerlos. ¿?Quieres saber cuáles? Sigue leyendo…

Antes de nada, vamos a ponernos en situación: hemos ido a comer a un buffet libre, y justo después de terminar notamos restos de comida en la boca. Por suerte, tienes un kit dental en el coche y decides lavarte los dientes ahí. Craso error.

Debemos recordar que cepillarse los dientes no siempre es necesario que nos lavemos los dientes justo después de comer o beber algo. Por ejemplo, los refrescos que tanto nos gusta consumir en ciertos momentos del día pueden ser un auténtico problema para nuestra sonrisa si nos lavamos los dientes justo después de consumirlo.

Esto es debido a que lo reblandecen de forma temporal, por lo que este se debilita. Asimismo también encontramos otro tipo de bebidas más saludables que causan un efecto parecido, como el zumo de naranja debido a su concentración de ácido cítrico. Una vez el esmalte se ha debilitado debemos dejar que pase un buen rato para así evitar que este sufra un desgaste excesivo.

Hay que tener en cuenta que el esmalte dental no se cura como una herida, donde encontramos un proceso de cicatrización y recuperación. No, el esmalte dental no se regenera, por lo que es irremplazable.

Una vez este se desgasta con el transcurso del tiempo, no nos queda otra que maximizar nuestros cuidados de la higiene oral.

Higiene oral: Excepciones en la rutina

El cuerpo tarda unos 20 minutos en recuperar los niveles normales de ácido en la boca tras consumir este tipo de alimentos, por lo que lo mejor es que evitemos cualquier práctica que pueda hacer que se pierda un extra de esmalte dental realizado un cepillado a destiempo.

Cerdas duras, a la basura

Pese a que lo hemos dicho y cualquier facultativo explicará la mejor técnica para lavarse los dientes, todavía hay personas que creen que cuanto más fuerte se froten el cepillo en los dientes, más limpios estarán.

Hay que tomar en cuenta que esto es parecido a fregar el suelo. Si esto fuera así la gente fregaría el suelo con un estropajo con un metro de diámetro, y no usarían productos de limpieza .

Lo mismo ocurre con los dientes. Unas cerdas duras pueden causar un desgaste extra y totalmente innecesario en el esmalte, y naturalmente tampoco veremos una mejora respecto a las cerdas más blandas. Las cerdas duras aplicarán una fuerte presión en la dentición , pero no pueden flexar lo suficiente para llegar a los espacios más reducidos, que justamente es donde más cuidadosos tenemos que ser para evitar acúmulo de sarro y placa bacteriana.

Usar cepillos dentales con las cerdas más duras también pueden ocasionar problemas orales, como la recesión gingival. Si es usado con demasiada presión en la línea de la encía, el tejido gingival se irá retrayendo. Esto ocasionará problemas tanto estéticos como funcionales.

Para elegir un buen cepillo dental lo primero que debemos hacer será, justamente, descartar los más duros y medianos, optando siempre por los más suaves que encontremos.

El cepillo dental, tu pilar contra la caries

Si estás acostumbrado a cepillos dentales más duros puede que el periodo de adaptación sea de unos días, pero tu esmalte lo agradecerá y en poco tiempo no querrás volver a los otros.

También sabemos que por lo menos cepillarnos dos veces al día es el mínimo, pudiendo llegar a un máximo de tres. Tampoco debemos hacerlo más de esto o estaremos en las mismas, castigando el esmalte dental.

Si lo que buscas es tener los dientes más limpios puedes consumir chicle sin azúcar, beber más agua… todo eso estimulará la secreción de saliva, lo que hará que tu boca se mantenga más limpia.

Otra opción interesante es el consumo de frutas y verduras crudas como el apio o la manzana, mordiendo directamente de la pieza.

Para terminar, si has tenido una intervención oral recientemente naturalmente tampoco podrás realizar al técnica de higiene oral como llevabas haciendo hasta ahora. En estos casos lo más importante es hacer caso de las pautas que te facilite el dentista.

Puede que necesites también un cepillo de dientes y pasta dentífrica específicas. En cualquier caso, será tu dentista quien determine el tratamiento a seguir.

Comentarios

Aún no hay comentrarios para "¿En qué casos no debemos cepillarnos los dientes?"

    Deja tu comentario