CLÍNICAS DENTALES EN BARCELONA
PIDE CITA AHORA
934 914 914
Español Français English
Inicio » Cepillado dental: ¿Qué función tiene en la higiene oral?

Cepillado dental: ¿Qué función tiene en la higiene oral?

Publicado por Imma Roca el 1 noviembre 2017 en Odontologia

Para tener una buena salud oral tenemos que realizar un buen cepillado dental. De no hacerlo podríamos sufrir patologías orales como la caries dental, la gingivitis o la periodontitis… e incluso problemas más molestos socialmente como la halitosis. Estos que decimos son sólo algunos motivos por los que una buena higiene oral deberá ser prioritaria en todas las personas. Para esto, el cepillado dental nos supone el pilar fundamental, que después debemos completar con otras técnicas.

Seguro que no es la primera vez que lees en nuestro blog acerca de la importancia que tiene realizar un cepillado dental, ya que es mucho lo que nos estamos jugando. Es evidente que más allá de mantener una sonrisa bonita y un aliento fresco lo que buscamos es mantener una buena salud oral, y para eso tenemos que eliminar las bacterias que causan las enfermedades orales que hemos descrito antes.

Si no evitamos estas enfermedades, si no son tratadas a tiempo pueden llegar a suponer un problema tanto económico como de salud muy serios. Saltarnos el cepillado dental hace que comiencen a acumularse bacterias en forma de placa, por lo que es fundamental eliminarla para evitar enfermedades orales.

La importancia del cepillado dental

Hay personas que no creen que puedan detectar cuando tienen los dientes sucios, pero esto en realidad es muy simple: Si hace poco que has comido y no te has lavado los dientes puedes pasarte la lengua por la cara exterior de la dentición. Si lo haces notarás una capa irregular y ligeramente pegajosa. Esa es la placa bacteriana.

Mantener en la boca la placa sin lavarnos los dientes es como dejar que nuestros enemigos se dediquen a bombardear descontroladamente nuestra zona. Tenemos que eliminarlo mediante una buena rutina de higiene oral completa, utilizando también el hilo dental y el colutorio.

Hay que tener en cuenta que si no eliminamos la placa bacteriana esta terminará por convertirse en el sarro. Esto ya es más problemático, y es que esta capa, una vez que se ha hecho dura en el diente no es posible de eliminar si no acudimos al dentista. El sarro causa inflamación gingival, además de sangrado de encías.

Asimismo también puede causar enfermedad periodontal, por lo que si la sufrimos y no la tratamos terminaremos perdiendo la dentición.

Hay que recordar que la clave para tener unos dientes sanos muchos años pasa por una buena higiene oral y una revisión al dentista. Esta suele hacerse por lo menos una vez al año, pero según las circunstancias de cada persona esta visita puede necesitar realizarse de forma semestral.

Durante esta visita es una muy buena idea someternos a un tratamiento de limpieza dental profesional: gracias a esta técnica eliminaremos el sarro que se haya acumulado, nos aseguraremos de no estar sufriendo patologías orales de forma silenciosa y tendremos una sonrisa limpia, bonita y saludable.

Debemos atajar las patologías antes de que ocurran

No hay un tiempo exacto en el cual la placa bacteriana o el sarro actúen con certeza para decir “sí, si estás 15 días te sale la caries, y si estás 18 comienza la gingivitis”. Este patrón varía de forma constante y entre todas las personas, por lo que no debemos quedarnos con el concepto de “tengo este tiempo para hacerlo”, sino con el hábito de la higiene oral diaria.

Pese a que no existe este periodo la placa sigue siendo igual de problemática, pro eso no deberíamos saltarnos ningún cepillado oral diario.

Tampoco nos servirá demasiado si nos cepillamos los dientes pero no realizamos una buena técnica, y es que esta debe hacerse con criterio.

Hay que evitar aquellos cepillados dentales demasiado agresivos, así como los propios cepillos dentales que tengan unas cerdas dentales demasiado duras o incluso, tampoco podemos cepillarnos los dientes cuantas veces queramos al cabo del día.

El cepillado dental siempre se debe realizar con una pasta dental que contenga flúor, para así favorecer la remineralización dental.

El cepillo debe ser cuanto más suave mejor. Un cepillo dental duro puede hacer daño en las encías o crear heridas, por lo que se recomienda realizar una técnica que no cause problemas, como la de Bass.

La duración media de la rutina de higiene oral deben ser dos minutos de cepillado, y después completarlo con otro tipo de técnicas. Mediante el uso de la seda dental y el colutorio buscamos obtener una salud oral perfecta.

En el mercado encontramos otro tipo de ayudas para limpiar nuestra boca como el irrigador bucal o el limpiador lingual, pero si bien es cierto que estos elementos pueden ser de una gran ayuda, lo que realmente se necesita se puede conseguir con las herramientas básicas que hemos comentado anteriormente.

SI hacemos casos de las recomendaciones que nos facilite el especialista, mantenemos una higiene oral estricta y terminamos cuidando nuestra dieta intentando no tomar azúcares, bebidas carbonatadas o demás alimentos capaces de poner en peligro nuestra sonrisa, seguro que no tendremos ningún problema para mantener durante muchos años una sonrisa que nadie debería quitarnos.

Tu dentista debe ser tu fuente de información

Así es, y es que tanto el dentista como su equipo dental ha sido entrenado específicamente para mantener la sonrisa en buen estado, por lo que no quedan excusas para no sonreír.

Si tú también necesitas información o quieres realizarte una limpieza dental profesional sólo tendrás que pedir información en cualquiera de nuestras clínicas dentales en Barcelona. ¡No lo dudes, contacta con nosotros y sonríe como nunca antes lo has hecho!

Comentarios

Aún no hay comentrarios para "Cepillado dental: ¿Qué función tiene en la higiene oral?"

    Deja tu comentario