CLÍNICAS DENTALES EN BARCELONA
PIDE CITA AHORA
934 914 914
Español Français English
Inicio » Cepillarse los dientes

Cepillarse los dientes

Publicado por cristina moyano el 5 diciembre 2014 en Odontologia

Cepillarse los dientes es importante. Tienes que hacerlo. No cepillarse los dientes causará un daño increíble y a veces irreversible. Hace poco te hablamos acerca del riesgo de cepillarte demasiado los dientes. Pero hoy nos gustaría robarte un momento para darte algunas nociones básicas sobre el correcto cepillado dental.

Cepillarte los dientes es un proceso delicado. La mayoría de nosotros de manera rápida y agresiva, como si estuviéramos castigando a nuestros dientes y encías por haber hecho algo mal. En este caso no importa cuántos tacos hayas dicho, tu boca no se merece este trato. Además, ¿no era con jabón que te debías limpiar la boca cuando decías insultos?

La importancia de cepillarse los dientes

La elección de la herramienta que vamos a utilizar para el cepillado es el primer paso importante. Si limpias de vez en cuando la casa, sabrás que cada superficie requiere una herramienta distinta. No utilizas la misma herramienta para limpiar el parquet que para limpiar las ventanas. Quizá no lo supieras hasta ahora, pero a partir de hoy debes recodar que la herramienta para cepillar los dientes es un cepillo de cerdas suaves.

Puede que te suene contraproducente, pero un cepillo de cerdas blandas es lo suficientemente fuerte como para eliminar la placa de tus dientes y encías. Y (ahí va la clave) al mismo tiempo es lo suficientemente suave como para no dañar el esmalte ni las encías.

También te recomendamos que tu cepillo de cerdas suaves tenga un cabezal de menor tamaño de modo que puedas alcanzar todas las zonas difíciles de limpiar, como la parte interna de los dientes anteriores o las últimas muelas traseras. Una vez tengas tu cepillo de dientes con cerdas blandas y cabezal pequeño, debes utilizarlo dos o tres veces al día durante tres meses, o hasta que observes un desgaste obvio en sus filamentos. Pasado este tiempo, debes cambiarlo por uno de nuevo con las mismas características. También debes sustituirlo una vez te cures tras haber estado enfermo.

Encontrar la pasta dental adecuada
Elegir la pasta dental adecuada también es un trabajo importante. ¿Tienes los dientes sensibles? ¿Qué es más importante para ti, blanquear tus dientes o prevenir la acumulación de placa y la gingivitis? Todas estas son preguntas que debes tener en cuenta. Si no sabes cómo decidirte, lo mejor es que se lo preguntes a tu dentista de Propdental para que te ayude en la elección.

Una vez te has decidido, es importante que sepas que no debes utilizar mucha pasta en cada cepillado. Los anuncios de pasta dentífrica suelen mostrarte como se cubre todo el cabezal del cepillo con pasta dental, pero basta con utilizar el tamaño de un guisante para cada cepillado. ¿El motivo? Las pastas dentales contienen químicos que contribuyen a la limpieza y utilizar una cantidad demasiado elevada durante demasiado tiempo puede terminar por comportar problemas en tus encías. Así que utiliza poca pasta (también te ayudará a ahorrar) y cepíllate los dientes con suavidad.

La técnica ideal del cepillado dental
Ahora que ya tienes el mejor cepillo de dientes que podías tener y la mejor pasta de dientes para tus características, es el momento de cepillarte los dientes. Coloca el cabezal del cepillo de dientes a unos 45º respecto tus encías. Éste ángulo te permite no solo limpiar los dientes, sino introducir mínimamente las cerdas en la línea de la encía, para mantener ambos tejidos sanos y limpios.

Una vez tienes el cepillo colocado en esta posición, no debes hacer un movimiento paralelo de fregado, sino que debes hacer pequeños movimientos circulares que incluyan el cepillado de los dientes y de parte de las encías. Recuerda que debes cepillar todas las superficies de los dientes. Empieza por la parte que quieras pero al tras los dos minutos que debe durar el cepillado debes haber pasado por la superficie exterior, la interior y la superficie de masticación de todos y cada uno de tus dientes. Finalmente, pasa el cepillo por la lengua y el paladar de tu boca, esto te ayudará a eliminar las bacterias de estos tejidos y así acabar con los malos olores.

Si te cepillas correctamente estarás cuidando muchos aspectos de tu salud oral: mantendrás los dientes limpios, tu aliento fresco y tus encías sanas. Recuerda que debes hacerlo (mínimo) una vez por la mañana y otra, todavía más importante, antes de ir a la cama. Te recomendamos que te cepilles los dientes después de comer, al mediodía, pero en caso que seas un maníaco de la limpieza, intenta no cepillártelos más de tres veces al día.

Comentarios

Aún no hay comentrarios para "Cepillarse los dientes"

    Deja tu comentario