CLÍNICAS DENTALES EN BARCELONA
PIDE CITA AHORA
934 914 914
Español Français English
Inicio » Cirugía ósea

Cirugía ósea

Publicado por Dr. Dario Vieira el 24 Noviembre 2014 en Odontologia

Los principios de la cirugía ósea en la terapéutica periodontal fueron trazados por Schluger (1949) y Goldman (1950). Señalaron que la pérdida de hueso alveolar causada por la enfermedad periodontal inflamatoria a menudo da por resultado una línea despareja en la cresta ósea. Como, según estos autores, la forma gingival depende estrechamente de la forma del hueso subyacente así como la proximidad y anatomía de las superficies dentarias adyacentes, la eliminación de las bolsas de tejido blando a menudo tiene que ser combinada con el remodelado óseo y la eliminación de los cráteres y defectos angulares para establecer y mantener bolsas superficiales y un óptimo contorno gingival después de la cirugía ósea.

Remodelado óseo

El remodelado óseo y la erradicación de los defectos angulares y cráteres son técnicas escisionales que deberían ser empleadas con precaución y discriminadamente. A veces, los defectos óseos profundos, para su eliminación total, podrían requerir una resección avanzada del hueso alveolar y el tejido periodontal de sostén de los dientes adyacentes, que no estaban primariamente tan seriamente afectados por el proceso nosológico, puede verse comprometido. En tales casos hay que evitar la resección ósea.
Generalmente se describe la cirugía ósea como si fuera la única posibilidad de corregir las deformaciones óseas de la forma en que la encía viene a situarse sobre el hueso como un mantel sobre una mesa.
Desgraciadamente, incluso si esta situación se alcanza después de una intervención, se sabe ahora que en el par hueso-encía, ésta da pruebas de independencia y es susceptible de modificar su morfología según una arquitectura propia que el hueso no seguirá. En este caso se encuentra de nuevo una situación diferente entre el nivel hueso-encía que puede ser un bosquejo de bolsa.
Este estado de cosas ha llevado a los autores partidarios de estas técnicas a precisar su aproximación explicando sus indicaciones y sus contradicciones.

Osteoplastia

El término osteoplastia fue introducido por Friedman en el año 1955. El propósito de la osteoplastia es crear una forma fisiológica del hueso alveolar sin eliminar tejido de “sostén”. Por lo tanto, la osteoplastia es una técnica análoga a la gingivoplastia. Son ejemplos de ésta el adelgazamiento de los escalones óseos gruesos y el establecimiento de un contorno festoneado de la cresta ósea vestibular y lingual. El nivelado de los cráteres interproximales y la eliminación de las paredes óseas de los defectos circunferenciales suelen ser incluidos entre las osteoplastias, pues no suelen requerir la resección de tejido de sostén.
Hablando de la osteoplastia, es importante subrayar que las intervenciones remodeladoras están esencialmente reservadas a la eliminación de exostosis, de torus importantes, o de cornisas vestibulares óseas asociadas a la presencia de bolsas infraóseas. Es posible volver a encontrar estas alteraciones morfológicas a todos los niveles incluyendo las zonas interradiculares, donde la osteoplastia está indicada desde el principio de la aparición de la enfermedad periodontal.
Todos los espesamientos del hueso marginal se tratan por osteoplastia, lo cual no afecta en nada a la altura funcional del hueso.

Ostectomía

Para Ochsenbein (1977), la ostectomía debe practicarse en el tratamiento de lesiones infraóseas poco profundas. En el momento de la cirugía ósea convendrá decidir si la pared del cráter óseo debe ser nivelada hacia el lado vestibular o lingual, pues la eliminación bilateral sacrifica generalmente mucho hueso. Este autor constata igualmente que la ostectomía se hace difícil cuando se encuentra en presencia de un “hemiseptum” delgado, allí donde una pared ósea interdentaria presenta una gran diferencia de altura de un diente adyacente con respecto al otro.
Se considera que ostectomía es una parte importante de la intervención quirúrgica dirigida a la eliminación de la bolsa. No obstante, el terapeuta, como ya hemos mencionado anteriormente, se encuentra con frecuencia con el difícil dilema de tener que decidir si eliminará un defecto óseo angular en situaciones que pudieran comprometer el tejido de sostén periodontal de un diente vecino. Las alternativas son mantener el área sin la resección ósea, comprometer la cantidad de hueso removido y aceptar que quede una cierta profundidad de bolsa o extraer el diente afectado si el defecto óseo fuera muy avanzado.
Tras exponer el hueso alveolar por elevación de un colgajo, se reducen las paredes vestibular y/o lingual del cráter hasta la base del defecto óseo, mediante una fresa redonda o una piedra de diamante bajo continua irrigación salina. También se pueden utilizar cinceles, limas y gubias. Si se efectuó la resección en el área interdental, pudiera ser necesario remodelar los márgenes vestibular y lingual para compensar las discrepancias de altura ósea resultantes de la resección ósea interdental. Se consideran importantes los pequeños picos de hueso que a menudo quedan en el área de los ángulos diedros. El objetivo de la cirugía ósea es así establecer una anatomía “fisiológica” del hueso alveolar, pero en un nivel más apical. Se remodelan los colgajos de tejido blando y se los adapta al margen óseo recién creado.

Comentarios

Aún no hay comentrarios para "Cirugía ósea"

    Deja tu comentario