CLÍNICAS DENTALES EN BARCELONA
PIDE CITA AHORA
934 914 914
Español Français English
Inicio » Colgajo de Widman modificado

Colgajo de Widman modificado

Publicado por Dr. Dario Vieira el 21 noviembre 2014 en Odontologia

La técnica conocida como colgajo de Widman modificado apareció en el año 1974 y actualmente se ha convertido en una de las técnicas más utilizadas para el tratamiento de la enfermedad periodontal. La popularidad del colgajo de Widman modificado se puede explicar, recordando que este método permite el curetaje subgingival mediante una incisión horizontal que va por encima del reborde gingival existente. Esta forma de realizar la operación nos permite asegurarnos de que el colgajo podrá ser levantado, lo cual nos facilitará el acceso a las raíces de los dientes para eliminar de ellas la placa y también para eliminar el epitelio de las bolsas periodontales. Todo esto se complementa con el hecho de que la técnica del colgajo de Widman modificado minimiza el nivel de traumatismo y maximiza el de la conservación del tejido periodontal. Los padres de dicho éxito tanto en el área de la medicina como en el de la ciencia en general son Ramfjord y Nissle (1974) que fueron los primeros en describir la técnica del colgajo de Widman modificado, también conocida como cureteado con colgajo abierto. Se ha de observar que mientras la técnica del “colgajo original de Widman” incluye el desplazamiento apical de los colgajos y el remodelado óseo (eliminación de los defectos óseos angulares) para obtener la apropiada eliminación de la bolsa, la técnica modificada no pretende alcanzar esos objetivos.

la técnica del colgajo de Widman modificado:

La incisión inicial, que puede ser ejecutada con un bisturí de Bard-Parker (Nº 11), debe ser pararlela al eje longitudinal del diente y ubicada aproximadamente a 1 mm del margen gingival vestibular con el fin de separar apropiadamente el epitelio de la bolsa desde el colgajo. Si las bolsas vestibulares tienen menos de 2 mm de profundidad, se puede realizar una incisión intracrevicular. Más aun, la incisión festoneada debe extenderse lo más lejos posible entre los dientes para permitir que quede el máximo de encía interdental incluida en el colgajo. Por palatino se emplea una técnica de incisión similar. No obstante, a menudo el dibujo festoneado de la incisión inicial puede ser acentuado si se coloca el bisturí separado a una distancia de 1-2 mm de la superficie palatina de los dientes. Al extender la incisión lo más lejos posible entre los dientes, se pueden incluir cantidades suficientes de tejido en el colgajo palatino para permitir el recubrimiento apropiado del hueso interproximal cuando se sutura el colgajo. No se suelen requerir incisiones liberadoras verticales.

Con todo cuidado, mediante elevador mucoperióstico, se rechazan colgajos vestibulares y palatinos de espesor total. Debe limitarse a la exposición de unos pocos mm de cresta ósea alveolar. Para facilitar la separación suave del collar de epitelio de la bolsa y tejido de granulación de las superficies radiculares se traza una incisión intracrevicular en torno de los dientes (segunda incisión) hasta la cresta alveolar.

Se efectúa una tercera incisión en sentido horizontal y en una posición próxima a la superficie de la cresta ósea alveolar, con lo que se separa el collar de tejido blando de las superficies radiculares con respecto al hueso. Con curetas se quitan el epitelio de la bolsa y los tejidos de granulación. Se efectúa con todo cuidado la tartrectomía y el alisamiento de las superficies radiculares expuestas, excepto un área estrecha próxima a la cresta ósea alveolar en la cual se puedan conservar los restos de las fibras de inserción. Se curetean con todo cuidado los defectos los defectos óseos angulares.

Después del cureteado, se recortan los colgajos y se los adapta al hueso alveolar para obtener el recubrimiento total del hueso interproximal. Si no se puede lograr esta adaptación con el remodelado del tejido blando, se puede quitar algo de la parte externa de la apófisis alveolar para facilitar y – lo que es de máxima importancia – la adaptación del colgajo. Se suturan los colgajos uniéndolos con suturas interproximales individuales. Se puede colocar un apósito quirúrgico sobre el área para asegurarse la estrecha adaptación de los colgajos al hueso alveolar y a las superficies radiculares. El apósito y las suturas serán quitados en una semana.

Las ventajas principales de la técnica del colgajo modificado de Widman, comparando con los procedimientos descritos anteriormente en otros artículos, son la posibilidad de obtener una estrecha adaptación de los tejidos a las superficies radiculares y el mínimo traumatismo impuesto a los tejidos óseos alveolares y conectivos blandos expuestos. La técnica también da por resultado una menor exposición de las superficies radiculares, que desde un punto de vista estético es una ventaja en el tratamiento de los segmentos anteriores de la dentición. Además de todo lo mencionado anteriormente, la técnica del colgajo modificado de Widman permite mantener al máximo la papila intendentaria lo cual ayuda a asegurar la estética gingival. Dicha técnica también resulta muy útil para conservar el tejido periodontal y para conseguir que haya un contacto inmediato del tejido conjuntivo con la superficie dental. Sin embargo, la técnica del colgajo de Widman modificado no está recomendada en el caso de que las bolsas sean demasiado grandes o haya poca encía adherida. Tampoco está indicado este tratamiento en casos de hiperplasias gingivales e hipertrofias gingivales y óseas. Finalmente, hay que tener siempre en cuenta que este tipo de colgajo requiere una técnica muy depurada y cuidadosa y mucha precisión, sobre todo cuando se trata de la zona de las papilas interdentales, porque es altamente necesario asegurarse de que dicha zona quede lo más estética posible.

Alteraciones dimensionales de la cirugía por colgajo

El colgajo de reubicación apical, seguido de cirugía para la eliminación de los defectos óseos y el establecimiento de la “forma fisiológica” y la reubicación de los colgajos de tejido blando a nivel del hueso alveolar, dará una curación primordialmente por primera intención, en especial en las áreas donde se obtuvo un recubrimiento apropiado del hueso alveolar con tejido blando. Durante la fase inicial de la cicatrización, la reabsorción se producirá en grados variables casi siempre en el área de la cresta alveolar. La medida de reducción de la altura ósea alveolar, resultante de la reabsorción, está relacionada con el espesor del hueso en cada punto específico.

Durante la fase de regeneración tisular y maduración, se formara una nueva unidad dentogingival por el crecimiento coronario. Este nuevo crecimiento se produce de manera similar a la que caracterizó la curación consecutiva a la gingivectomía.

El colgajo de Widman modificado, llevado a cabo en un área de lesión infraósea profunda, puede conducir a la reparación ósea dentro de los límites de la lesión. No obstante, también se ve una pequeña reabsorción de la cresta ósea. La cantidad de relleno óseo obtenido depende, en primer lugar, de la anatomía del defecto óseo (por ejemplo, un defecto infraóseo de 3 paredes provee a menudo un molde mejor para la reparación ósea que los de 1 o 2 paredes), en segundo lugar, de la cantidad de reabsorción de la cresta ósea y, en tercer lugar, de la extensión de la inflamación crónica que pudiera ocupar el área en cicatrización. No obstante, casi siempre se encuentra un largo epitelio de unión interpuesto entre el tejido óseo regenerado y la superficie radicular. Las células apicales del epitelio de unión recién formado se encuentran a un nivel de la raíz que coincide estrechamente con el nivel de inserción prequirúrgico.

Comentarios

Aún no hay comentrarios para "Colgajo de Widman modificado"

    Deja tu comentario