CLÍNICAS DENTALES EN BARCELONA
PIDE CITA AHORA
934 914 914
Español Français English
Inicio » Cómo convivir con una dentadura postiza

Cómo convivir con una dentadura postiza

Publicado por Dr. Dario Vieira el 20 Febrero 2016 en Odontologia

A lo largo de los últimos 40 años, la odontología ha dado un vuelco. Los tratamientos convencionales se han reinventado y ha aparecido la tan elogiada estética dental. Gracias a las nuevas propuestas, que son fruto de un gran trabajo en laboratorios y de experimentos valiosos, podemos transformar nuestra sonrisa desde una doble perspectiva: la funcionalidad y la belleza. Los procedimientos ya no sólo están diseñados para recuperar la función de los dientes, sino también para lucir una dentadura blanca y brillante. Cada vez somos más conscientes de la importancia que tiene nuestra boca a la hora de determinar el atractivo del rostro. No obstante, aún hay tratamientos convencionales que se mantienen en uso porque, para algunos pacientes, son los más adecuados. Es el caso de la dentadura postiza.

A pesar de que hoy los implantes dentales son la opción restauradora más apreciada para la mayoría de los casos, en algunas ocasiones la dentadura postiza es más adecuada. Así lo estiman la mayoría de dentistas. Pero recordemos que convivir con un elemento de estas características no es nada fácil: requiere de un tiempo notable de adaptación, de cuidados especiales y de una gran voluntad del paciente para que sea realmente útil. La voluntad de poseer unos dientes nuevos no sólo depende del tratamiento, también de las ganas que tenga cada uno de hacerlo útil. Para que la convivencia con tu nueva dentadura postiza sea más fácil, los dentistas en Clínicas Propdental te acercamos algunos consejos que te serán de gran ayuda. Gracias a la profesionalidad de nuestro equipo, esta opción tan conservadora puede proporcionarte las dos perspectivas que antes comentábamos: funcionalidad y estética. Veamos entonces cómo cuidarlas, entre otras cosas.

Cuidar de una dentadura postiza

Antes de empezar, debes saber que es totalmente normal sentirse avergonzado durante los primeros días: llevamos un nuevo aparato en la boca y tenemos que acostumbrarnos. Posiblemente sientas que su tamaño es demasiado grande, te provocan ligeras náuseas y crean saliva en exceso en el interior de tu boca. Esto no escapa de la normalidad y, de hecho, puede que aún tardes unos 30 días en adaptarte por completo. Pero, antes de adentrarnos más profundamente en el tema de la adaptación, lo primero que tienes que tener claro es cómo debes cuidar de una dentadura postiza.

Tener este utensilio personal bien higienizado es competencia y responsabilidad del paciente. Como profesionales de la odontología te recomendamos:

  1. Cepillado: cepilla la dentadura postiza con cuidado, con una pasta dental no abrasiva y un cepillo especializado. Lo mejor es hacerlo con dedicación y minuciosidad para evitar que se queden bacterias, cuya acumulación podría crearte problemas en el interior de la boca.
  2. Remojo: Disuelve un limpiador adecuado en un vaso de agua e introduce la dentadura postiza en su interior. Déjala allí tanto tiempo como recomiende el fabricante. La utilización de productos como este permite un limpieza profunda, elimina las manchas y las bacterias, que pueden causar halitosis e inflamar el tejido gingival.
  3. Enjuague: Por último, debes sacar la dentadura postiza del vaso y enjuagarla suavemente con agua. No te olvides de secarla con mucho cuidado.

Recuerda que, cuando tengas la dentadura postiza fuera de la boca, tienes que cepillarte cuidadosamente las encías para evitar daños y sangrado. No te olvides de los dientes naturales si tu dentadura es parcial.

La extracción

Aunque parezca un procedimientos sencillo, a veces la extracción de la dentadura es lo más complicado. Es frágil y debe hacerse con cuidado. Antes de hacerlo, enjuágate la boca con agua tibia o con un colutorio sin alcohol. Después, coloca el dedo pulgar en la parte posterior y presiona hacia arriba y hacia afuera. La acción es distinta cuando hablamos de una dentadura postiza inferior: el paciente debe tirar de ella y moverla suavemente hacia ambos lados. Una vez extraída, asegúrate de mantenerla siempre en remojo. Puedes hacerlo, como ya hemos comentado, en una solución especializada o bien en agua tibia.

Las cremas adhesivas

Posiblemente las cremas adhesivas sean la parte más importante de la dentadura postiza. La verdad, sin ellas no podríamos mantenerla en el interior de la boca. Gracias a su utilización podemos aumentar la sujeción, reducir la movilidad, proporcionar un sellado total y ayudarte a sentirte seguro: notas cómo el aparato nunca se va a desprender. No obstante, para que una dentadura postiza quede bien sujeta, es importante que esté bien fabricada y que se adapte a la perfección a la forma de tu boca. Aunque las cremas adhesivas son fundamentales, no conseguiremos que el tratamiento sea útil si no la sentimos como los propios dientes naturales.

Colocar las cremas en la superficie del dispositivo es muy sencillo: espárcelas en forma de delgadas tiras y en series de puntos sin que quede muy cerca de los bordes. Si el producto rebosa la dentadura, quiere decir que lo hemos aplicado en exceso. Después de este primer paso, presiónala con fuerza y sujétala unos segundos, hasta que notes que ya forma parte de tu estructura bucal.

Hablar con una dentadura postiza

Posiblemente hablar con una dentadura postiza puesta es lo que más les cuesta a los pacientes. De hecho, es el paso que más problemas suscita durante el período de adaptación. No debes preocuparte si al principio tu propia voz te es extraña pero, para escapar de esta situación lo antes posible, te recomendamos que practiques en voz alta llevando puesta la dentadura postiza.

Comentarios

Aún no hay comentrarios para "Cómo convivir con una dentadura postiza"

    Deja tu comentario