CLÍNICAS DENTALES EN BARCELONA
PIDE CITA AHORA
934 914 914
Español Français English
Inicio » Hábitos perjudiciales para la sonrisa: chuparse el dedo

Hábitos perjudiciales para la sonrisa: chuparse el dedo

Publicado por Dr. Dario Vieira el 29 junio 2017 en Odontologia

Existen diversos hábitos diarios con los que atacamos a nuestra salud bucodental. ¿Sabías que chuparse el dedo puede ser uno de ellos? ¿Qué consecuencias bucodentales provoca este hábito tan común en la infancia?

Chuparse el dedo es un reflejo natural de los bebés y algunos niños. Este hábito les aporta seguridad y en algunos casos les relaja hasta el punto de conciliar el sueño. Pero chuparse el dedo de forma continuada puede perjudicar la salud bucodental del pequeño. Del mismo modo, el uso continuado del chupete también puede tener consecuencias sobre la sonrisa.

¿Qué consecuencias bucodentales provoca chuparse el dedo?

Chuparse el dedo puede influir negativamente en la alineación de los dientes. De hecho, este hábito puede ser una de las principales causas por las que el pequeño pueda necesitar ortodoncia en el futuro. Este hábito también puede provocar dificultades en la deglución y cambios en el paladar. Además las malformaciones de las piezas dentales pueden suponer dificultades fonéticas en el proceso de habla durante la infancia. Por otro lado las manos de los niños pueden estar sucias y al chuparse el dedo aumentan los riesgos de contraer infecciones en la cavidad oral.

Este hábito no es malo si se mantiene durante un tiempo determinado. Si pasados los cuatro años el niño no abandona el hábito de chuparse el dedo, conviene seguir una serie de pautas para ayudarle. En primer lugar conviene identificar qué causa este hábito. Es decir, algunos pequeños lo asocian con situaciones de estrés como medida de relajación. Otros simplemente lo usan como estímulo para contraer el sueño. Una vez identificado el origen se recomienda buscar otros estímulos que puedan sustituir chuparse el dedo.

En el caso de que el niño sea más mayor, es aconsejable explicarle las consecuencias bucodentales de chuparse el dedo. De este modo el pequeño podrá comprender la importancia de abandonar este hábito. El odontopediatra también puede ayudar a concienciar al pequeño. Para evitar este hábito desde el nacimiento algunos profesionales recomiendan acostumbrar al pequeño al chupete, no a su dedo. El chupete resulta más fácil de retirar para terminar con esta costumbre. Una vez retirado el chupete es muy importante no volver a introducirlo en la rutina del pequeño. Tampoco es recomendable que los pequeños se acostumbren a dormir con el biberón.

En caso de cualquier duda los profesionales de PropDental recomiendan acudir al odontopediatra de confianza. Un buen desarrollo de los dientes de leche es fundamental para tener una boca sana en el futuro.

Comentarios

Aún no hay comentrarios para "Hábitos perjudiciales para la sonrisa: chuparse el dedo"

Deja tu comentario