CLÍNICAS DENTALES EN BARCELONA
PIDE CITA AHORA
934 914 914
Español Français English
Inicio » Conseguir una sonrisa perfecta es posible… Si sabes cómo

Conseguir una sonrisa perfecta es posible… Si sabes cómo

Publicado por Imma Roca el 2 noviembre 2017 en Odontologia

Todos queremos una sonrisa perfecta. Y una mansión, y un superdeportivo, y otras muchas cosas, al fin y al cabo pedir es gratis. Lamentablemente, si bien no podemos ayudar en vuestro camino a la mansión, sí podemos hacerlo en el camino a la sonrisa perfecta. Para facilitar este trámite y convertirlo en una realidad, es fundamental que nos aseguremos de que entendemos qué debemos hacer, y sobre todo, qué no hacer.

Antes de nada queremos desmentir y matizar algunos mitos que se han extendido con el boca a boca, algo realmente problemático si se les llega a hacer caso.

”No te laves los dientes justo después de levantarte”

Y nosotros nos preguntamos:¿Por qué? No hay ningún problema por lavarse los dientes después de levantarse. De hecho, eliminarás las bacterias que se han formado durante la noche. Si eres de los que cuando abren un ojo ya tienen un croissant en la boca puedes hacerlo, peor no hay porqué.

”Usa el cepillo dental antes/después de cepillarte”

Nah, realmente no hay demasiada diferencia. Expertos insisten en hacerlo antes, otros después… Nosotros decimos que mientras se haga, todo estará bien. Lo importante es la acción, no el momento en sí.

La sonrisa perfecta está a tu alcance

”Enjuágate con abundante agua después de cepillarte los dientes”

Pese a que la idea de meternos tres litros de agua en la boca para eliminar hasta el último resquicio de jabón, en realidad es incluso contraproducente. Si enjuagamos con demasiada agua nuestra boca tras el cepillado dental eliminaremos el flúor que contiene la pasta, por lo que es interesante que los enjuagues que realicemos no sean demasiado grandes después de lavarnos los dientes.

”No importa demasiado cómo uses el hilo dental”

Es fundamental conocer cómo se usa el hilo dental, por lo que naturalmente debemos buscar información sobre su correcta utilización antes de lanzarnos a usarlo. Pese a que en muchos casos podemos contar con el sentido común como guía puede ser interesante conocer las técnicas para evitar dañar nuestros dientes y encías. Aquí explicamos cómo hacerlo.

Las buenas técnicas de higiene oral son fundamentales

”Lávate los dientes después de comer”

Sí, pero no justo después si no queremos tener problemas. Si bien cepillarse los dientes es una estupenda idea, no deberíamos hacerlo justo después de comer o nos estaremos fregando en los dientes un pH mucho más ácido de lo normal, lo que favorecería la erosión dental y la sensibilidad. Esperar entre 35 y 40 minutos es un buen tiempo.

”Dos cepillados dentales al día bastarán para tener una sonrisa saludable”

Esta afirmación tiene trampa, y es que no es del todo cierta. Si bien es cierto y asumimos que el cepillado dental es la base de la pirámide de la higiene oral, nos estamos dejando algunos complementos fundamentales para tener una higiene oral perfecta.

Usar una vez al día el hilo dental será fundamental, sobre todo si es antes de dormir para así eliminar aquellos restos de alimentos que se han quedado alojados en los espacios interdentales. Las bacterias sufren una multiplicación más grande por la noche, ya que al haber menos saliva estas tienen un ambiente adecuado para desarrollarse.

Asimismo, cepillarse los dientes más de una vez tras cada comida también es una muy mala idea, ya que un cepillado excesivo de los dientes lo único que consigue es un desgaste dental acentuado.

”Dejar el cepillo en el baño es anti-higiénico”

Naturalmente esto no es más que un mito. Lo que realmente sería anti-higiénico es taparlo cuando todavía está húmedo, ya que es en este tipo de ambientes donde los microbios proliferan realmente, eliminando todo ambiente aséptico.

El cepillo dental debe ser tratado con cuidado

”El cepillo eléctrico es mejor que el manual”

Esta afirmación no es cierta, aunque sí que podemos encontrar ciertas ventajas. Si bien es cierto que con ambos conseguiremos una buena limpieza oral, donde realmente radica la importancia es en la técnica que vamos a seguir.

Determinadas personas creen que usar un cepillo dental con cerdas duras es la opción más adecuada de cara a eliminar los restos de comida de la dentadura. Esto es totalmente falso, y es que este tipo de cepillos dentales puede hacer mucho daño en los esmaltes y encías, por lo que deberemos buscar, siempre que sea posible, un cepillo de las cerdas más blandas que encontremos en la farmacia.

”El cepillo no tiene que ser cambiado con frecuencia”

El cepillo tiene que ser cambiado con una frecuencia relativamente alta: 3 meses. Hay que tener en cuenta que no deja de ser una herramienta de plástico con cerdas de nylon que vamos a fregar 180 veces en nuestra dentadura, por lo que si lo piensas con detenimiento es totalmente comprensible que haya que cambiarlo.

Si no lo cambiamos el cepillo pierde efectividad, dejará de limpiar los rincones más angostos de nuestra boca y se acumulará la placa dental.

”Comer chucherías y mascar chicle es malo para la salud oral”

Esa frase es, nuevamente, una verdad a medias, en el sentido más literal de la palabra. Si bien es cierto que los caramelos y demás golosinas son realmente malos para nuestra sonrisa debido a su suma entre ser pegajosos y contener muchísimo azúcar, los chicles con xilitol ayudan a prevenir la caries. Consumirlos ayuda a generar saliva, lo que hace que se mantenga la boca limpia.

Y hasta aquí, hemos querido desmentir algunos de los mitos más comunes. Si tienes alguna duda sobre si algo que siempre has escuchado es cierto o si por el contrario no tiene base científica solamente dínoslo en los comentarios.

Comentarios

Aún no hay comentrarios para "Conseguir una sonrisa perfecta es posible… Si sabes cómo"

    Deja tu comentario