CLÍNICAS DENTALES EN BARCELONA
PIDE CITA AHORA
934 914 914
Español Français English
Inicio » Control del estrés en odontología

Control del estrés en odontología

Publicado por Dr. Dario Vieira el 27 enero 2015 en Odontologia

Aunque muchas veces se suele pensar que el mejor remedio contra la ansiedad es una buena información sobre el procedimiento a realizar al paciente y la confianza del mismo en la profesionalidad del odontólogo, estos “tranquilizantes” no siempre son suficientes. Hay que tener siempre en cuenta que hay pacientes más proclives a sufrir un fuerte estrés en el gabinete odontológico. Son estos pacientes los que podrían necesitar, en mayor o menos grado, un coayudante para el control del estrés.

Fármacos para el control del estrés

En la mayoría de los casos el paciente suele ver casi cualquier procedimiento odntológico como algo muy doloroso y, por lo tanto, muy temido. Una buena parte de los pacientes que acuden a un consultorio dental presentan síntomas de ansiedad. Éstos síntomas suelen ser mucho más notorios en pacientes más jóvenes. Esto nos lleva a comprender la ocasional necesidad de utilizar premedicación sedante que mediante diferentes agentes farmacológicos nos ayudará a conseguir que el paciente se relaje y que las posibles reacciones emocionales y la tensión psíquica del mismo disminuyan considerablemente.
Los psicosedantes más útilies en la producción de sedación consciente son las benzodiacepinas. Éstas se utilizan, sobre todo, en pacientes ambulatorios. El más conocido de ellos es el diazepam. Es muy importante tener en cuenta que siempre serán las necesidades del caso las que condicionarán la prescripción de cualquier tipo de fármaco para el control del estrés. Éstos se tomarán por el paciente casi siempre vía oral. En cambio, si comparamos el efecto que tienen el lorazepam sublingual (2-3 mg.) y el diazepam (0,25mg), veremos que el primero suele producir mejor sedación y ansiolisis en cirugía oral con anestesia local que el segundo, pero también ocasiona más vértigos, mareos y ptosis palpebral, así como efectos psicomotores más profundos y prolongados. Para más señas, este fármaco (lorazepam sublingual) se destaca notablemente por tener un efecto depresivo central hasta cinco veces mayor que el diazepam. Podemos hacer también la comparación de la sedación consciente proporcionada por el diazepam y el midazolam. Resulta que los niveles de sedación producidas por ambos fármacos son muy parecidos. Además estos medicamentos mantienen buenos signos vitales y buenas condiciones operatorias en todos los pacientes. Sin embargo, uno de ellos, concretamente el midazolam, tiene algunas ventajas sobre el otro, dado que ayuda a conseguir una instauración de la sedación mucho más rápida, minimiza el dolor durante la inyección y presenta pocas compicaciones postoperatorias, lo cual siempre es algo muy positivo para el paciente (y más para un paciente que requiere de medicamentos para el control del estrés).

Comentarios

Aún no hay comentrarios para "Control del estrés en odontología"

    Deja tu comentario