CLÍNICAS DENTALES EN BARCELONA
PIDE CITA AHORA
934 914 914
Español Français English
Inicio » Deformidades cráneo maxilofaciales

Deformidades cráneo maxilofaciales

Publicado por Silvia el 12 diciembre 2013 en Odontologia

Las deformidades del desarrollo de los maxilares son aquellas que presentan una maloclusión dental, una mala relación entre los maxilares o una desfiguración facial, todo ello como resultado de un crecimiento desproporcionado.

Un gran porcentaje de la población tiene una importante maloclusión, siendo muchas de éstas graves y suficientes para afectar a las proporciones faciales. De ellas, aproximadamente un 5% pueden considerarse como perjudiciales. En Clínicas Propdental cuidamos la cavidad bucal de los pacientes que padezcan anomalías del desarrollo cráneo-maxilofacial.

Las anomalías dentofaciales se han relacionado con la reducción del aparato masticatorio humano, motivadas por el tipo de dieta según la evolución, condicionando el desarrollo. En este sentido, la mayor evolución la han sufrido los músculos, después los huesos y, por último, los dientes. Este proceso hace que exista una discrepancia volumétrica entre los dientes y las bases óseas, o una discrepancia oseodentaria.

Las anomalías del desarrollo cráneo maxilofacial pueden afectar a la totalidad o a una parte en concreto, siendo estas totales o parciales. Además, según afecten a la arquitectura ósea en los tres planos del espacio o preferentemente en uno (malformación de posición) pueden ser volumétricas o planimétricas. Anomalías por exceso y por defecto son aquellas ceñidas por un aumento o disminución del tamaño normal, respectivamente.

Pueden desarrollarse desde una vertiente hereditaria o una vertiente congénita. Los factores genéticos pueden afectar indirectamente a la morfología ósea, incidiendo en el sistema neuromuscular, los tejidos blandos y los dientes, o directamente a las bases óseas, incidiendo en el maxilar, la mandíbula u otros huesos.

Las maloclusiones hereditarias suelen afectar al tamaño óseo, la posición ósea y la forma ósea, entre otros. En el caso de las anomalías congénitas, pueden ocasionarse durante el desarrollo, a través de embriopatías inducidas por enfermedades de la madre, radiaciones ionizantes, sustancias tóxicas, entre otros. También pueden surgir por traumatismos, factores físicos, hábitos orales, enfermedades sistémicas (como enfermedades metabólicas o endocrinas)  o enfermedades locales (como enfermedades naseofaríngeas o anomalías de la respiración nasal).

Diagnóstico de las deformidades cráneo-maxilofaciales

El diagnóstico de las deformidades cráneo maxilofaciales es interdisciplinario, interviniendo tanto los odontólogos y ortodontistas en Propdental como el cirujano bucal. Asimismo, se tiene en cuenta tanto el componente esquelético en los tres planos del espacio, el componente dental y el componente funcional.

En primera instancia, los especialistas en Barcelona realizan una evaluación general del paciente. La historia clínica es de gran importancia y la anamnesis recoge el motivo de consulta, que puede ser estético, psicológico, funcional o por razones socio-laborales. Además, incluye los hábitos del paciente, sus antecedentes familiares, sus antecedentes personales (si ha habido tratamiento ortodóncico previo, por ejemplo) la edad y su profesión.

La exploración del paciente será tanto general como regional y local (como es el caso de caries o agenesias). Antes de proceder a la cirugía, se deben realizar todos los tratamientos dentales pertinentes. El paciente está totalmente informado de todos los riesgos de tratamiento y los dentistas en Propdental valoran su cooperación y motivación personales.

El tratamiento combinado ortodóncico-quirúrgico

La planificación del tratamiento de las anomalías cráneo maxilofaciales en Clínicas Propdental se divide en dos fases. La primera tiene como objetivo el estudio global de la deformidad con vistas a un tratamiento ortodóncico-quirúrgico. La segunda, inmediatamente antes de la intervención quirúrgica, para determinar los movimientos sagitales, transversales y verticales de las bases esqueléticas y de los tejidos blandos.

El tratamiento se compone de tres fases diferenciadas: la ortodoncia prequirúrgica, la cirugía ortognática y la ortodoncia postquirúrgica.

  1. Ortodoncia prequirúrgica: a través de esta fase preparamos al paciente para la cirugía durante un año o menos. Para que los dientes no interfieran en el momento de colocar los maxilares en su correcta posición, con esta etapa se consigue alinear los arcos dentarios, estabilizar las posiciones verticales de incisivos y estabilizar las posiciones antero-posteriores de incisivos.
  2.  Cirugía ortognática: es el conjunto de procedimientos quirúrgicos que tratan las deformidades dentofaciales reposicionando la mandíbula, el maxilar y los segmentos dentoalveolares para conseguir un equilibrio facial y oclusal óptimo. Dicha fase requiere una hospitalización de entre 2 y 4 días.
  3. Ortodoncia postquirúrgica: esta fase puede comenzarse entre las 2 y 6 semanas después de la cirugía. El paciente debe visitar el ortodoncista en Propdental cada 1 o 2 semanas durante los dos primeros meses posteriores a la intervención quirúrgica, ya que los dientes y segmentos óseos pueden moverse muy rápidamente a lo largo de este período de tiempo. Una vez completada la fase inicial curativa y la oclusión continua estable, deben pasar de 3 a 5 semanas entre visitas.

Ocasionalmente, los objetivos del tratamiento postquirúrgico persiguen nivelar el plano oclusal, pero la mayoría de las veces consisten en realizar pequeños ajustes para alcanzar la mayor interdigitación posterior posible, eliminar pequeñas rotaciones y corregir mínimos de sobremordida.

Los odontólogos en Clínicas Propdental conocen los tipos de tratamiento que existen para este tipo de pacientes. Además, participan como parte del equipo y contribuyen a ello con sus conocimientos especiales sobre oclusión y odontología conservadora.

Comentarios

Un comentario para "Deformidades cráneo maxilofaciales"

  • El 16.12.2013 , Lidia ha comentado:

    Muy interesante el artículo, soy estudiante de odontología y estoy viendo casos de estos como ejemplo en la facultad ;)

Deja tu comentario