CLÍNICAS DENTALES EN BARCELONA
PIDE CITA AHORA
934 914 914
Español Français English
Inicio » Dolor dental intenso: ¿Pero qué me pasa?

Dolor dental intenso: ¿Pero qué me pasa?

Publicado por Dr. Dario Vieira el 20 noviembre 2015 en Odontologia

Ay, el dolor dental. Cuantos de nosotros hemos tenido que correr alguna vez en busca de un remedio para tan peliagudo trauma, y no es para menos, ya que el dolor dental es, sin lugar a duda, uno de los más dolorosos que los seres humanos podemos experimentar, aunque los grados de afección sean bien diferentes.

La sensibilidad dental a la temperatura, a los dulces o al contacto con otros elementos puede resultarnos molesta, pero cuando el dolor llega a ser sordo o agudo puede tornarse en una sintomatología realmente insoportable.

Diagnosticando el dolor dental

El equipo médico de Propdental emplea diferentes métodos para determinar cuál es el origen del dolor dental. Lo primero que estos hacen en cuanto llegas con una urgencia a la clínica es realizarte un cuestionario para conocer qué tipo de dolor dental estás sufriendo. “¿Es sensibilidad al frío o al calor? ¿Te ha llegado a despertar por la noche? ¿Te duele al comer?”. Gracias a preguntas como esta, ellos pueden descartar algunas patologías más comunes y encontrar cual es el origen a tu problemática.

El siguiente método que se emplea es tomar una radiografía de la zona. Gracias a esta técnica, podrán buscar y encontrar posibles patologías como abcesos, caries, u otros problemas ocultos al ojo. El test de percusión, el test de presión de la mordida o el test del aire frío también son otro tipo de metodologías que pueden ser empleadas para conocer de dónde viene el dolor dental y cual puede ser el origen del mismo.

En el momento que tu odontólogo de confianza ya haya diagnosticado cuál es la causa del dolor dental que estás sufriendo, te explicará la situación y te informará acerca de cuál es la solución más idónea para reparar el problema que te está causando el dolor, para así eliminarlo.

Asimismo, también se encargará de ponerte la medicación que necesites para eliminar la sintomatología asociada al dolor, para que dejes de sufrirlo cuanto antes. Lo que sí tenemos que saber es que, en el caso de que evitemos tratar el problema, el dolor no hará más que intensificarse con el paso del tiempo.

¿Cuáles son las causas más comunes del dolor dental?

Para saber cuáles podrían ser las patologías más comunes que causen tu dolor dental, te ofrecemos un listado a continuación que te explicarán de forma clara cuál puede ser el origen.

  • Abcesos dentales: El abceso dental se produce cuando existe un acúmulo de bacterias dentro de la cámara de la pulpa y se infecta. Esta infección se intentará drenar por sí misma hacia fuera. El dolor que provoca es severo.
    La caries dental: La caries dental es de los orígenes más comunes. Se trata de la creación de cavidades en la parte exterior de las piezas dentales, el esmalte. Una vez que la placa se engancha a esta capa, se alimenta a través de los azúcares y restos de alimentos que se quedan en la cavidad oral. Es en ese momento cuando las bacterias producen un ácido que daña al esmalte, llegando a debilitarlo y a crear agujeros. En el momento en el que estos avanzan hacia la capa intermedia del diente (la dentina) podría comenzar la sensibilidad a la temperatura y al tacto.
  • Inflamación de la pulpa dental: Esta patología, también llamada pulpitis, ocurre cuando el tejido del interior de la pieza dental se inflama. La sintomatología puede llegar a ser extrema según el tipo de inflamación. Su tratamiento resulta esencial para terminar con la sintomatología dolorosa y preservar la pieza dental.
  • Diente roto: Con el paso del tiempo, las piezas dentales pueden romperse debido a la presión de la mordida, o al morder un objeto que es demasiado duro. La sintomatología asociada incluye dolor al masticar, sensibilidad a las comidas dulces y a las temperaturas.
  • Dientes impactados: En el momento en el que las piezas dentales no pueden moverse en la posición correcta por culpa de otros dientes, encías o el mismo hueso maxilar, se quedan impactados. Esta patología es muy común en los terceros molares, ya que son los últimos en erupcionar. En el momento que éstas se quedab por debajo de la encía, pueden suponer una presión que se convierte en dolor dental.
  • Sensibilidad dental: Puede que en ocasiones hayas notado que una pieza dental en concreto está especialmente sensible. Existen personas que simplemente sufren de esta problemática debido a su tipo de dientes. En este caso, la sintomatología puede verse reducida a través del empleo de pastas dentífricas que protejan los dientes y que contengan flúor.
  • Enfermedad periodontal: Las enfermedades del periodonto como la gingivitis o la periodontitis están caracterizadas por una infección de los tejidos que soportan las piezas dentales. El dolor más agudo suele producirse en el momento en que las raíces de los dientes se ven expuestas, volviéndose así más susceptibles a las caries dentales y a la sensibilidad.
  • Causas no dentales: Puedes creerlo o no, peor existen ocasiones donde la sensibilidad o el dolor dental no tienen nada que ver con los dientes. Por ejemplo, si padeces de sinusitis puede que notes que tus dientes están más sensibles de lo habitual. Inclusive puedes notar que duelen, cuando en realidad el dolor proviene de una infección de los senos. Esto se hace especialmente notable en los dientes superiores, y es que se encuentran justo por debajo de las cavidades de los senos.

En el caso de sufrir dolor dental, no tienes que esperar a ver “si se pasa solo”, sino que deberás contactar rápidamente con tu dentista para que determine cuál es la causa que lo provoca y te ayude a lidiar con ella, no sólo para que termine con el foco del dolor, sino para preservar de forma óptima tu salud bucodental y general.

Como hemos podido ver, la gran parte del origen del dolor dental tiene que ver con las enfermedades bucales, por lo que seguir una correcta higiene y realizar una visita periódica de carácter semestral al dentista será suficiente para que demos esquinazo a este tipo de patologías, ahorrándonos de esta manera una gran multitud de problemas, dinero y dolor a la larga. Y tú, ¿Qué dices, te vienes a hacernos una visita a Propdental?

Comentarios

Aún no hay comentrarios para "Dolor dental intenso: ¿Pero qué me pasa?"

Deja tu comentario