CLÍNICAS DENTALES EN BARCELONA
PIDE CITA AHORA
934 914 914
Español Français English
Inicio » Dolor orofacial en niños: Tratamiento analgésico

Dolor orofacial en niños: Tratamiento analgésico

Publicado por Dr. Dario Vieira el 12 Enero 2016 en Odontologia

Las dosis normales de analgésicos son prescritas siempre adecuando las cantidades administradas de forma individual a cada paciente.

Dolor orofacial: Farmacocinética

variaciones fisiológicas

Existen variaciones fisiológicas en el niño que modifican los parámetros farmacocinéticos. Con respecto a la absorción, el niño cuenta con un pH gástrico de entre 6 y 8, y no alcanza los valores ácidos del adulto hasta los 3 años de edad, por lo que al administrar fármacos ácidos o bases débiles, que son la amplia mayoría, puede aumentar el porcentaje de absorción. Por otro lado, el vaciamiento gástrico del niño hasta los 6 meses de edad es más lento, lo que origina una disminución en la velocidad de absorción de algunos fármacos.

En cuanto a la distribución, el nilo cuenta con un mayor porcentaje de contenido acuoso, por lo que existe un aumento del volumen de distribución del fármaco. Se produce una disminución de las proteínas plasmáticas, de la biotransformación y de la excreción renal. Por todos estos motivos, en los niños de corta edad sólo deberán usarse fármacos que previamente hayan sido muy bien valorados.
Las dosis en los niños deberán individualizarse para cada fármaco, paciente y enfermedad. Para los niños que cuentan con una edad comprendida entre 1 y 12 años, se han establecido fórmulas para realizar el cálculo de la dosis que hay que administrar, teniendo en cuenta la edad, el peso y la superficie corporal (1,8 es la superficie corporal media, en m2 de un adulto de 70kg de peso).

Condicionantes fisiopatológicos: También existen condicionantes fisiopatológicos que modifican los parámetros farmacodinámicos. La respuesta anormal a una dosis usual puede ser una respuesta a las modificaciones en los parámetros farmacodinámicos, pues puede haber una actividad intrínseca anormal, ya sea por: Inmadurez de los tejidos, propensión a la acidosis, o un distinto balance hormonal.

Dosificación y fármacos a administrar

Es necesario que tengamos en cuenta las consideraciones anteriores para así dosificar los fármacos, con el fin de aliviar el dolor en los niños. La gran mayoría de los problemas de dolor en los niños pueden ser resueltos gracias a analgésicos de acción moderada, como el paracetamol, el ácido acetisalicílico o el metamizol.

El ácido acetisalicílico es el fármaco de referencia. Es muy eficaz como analgésico y antiinflamatorio y el más utilizado en Pediatría durante décadas. Su uso ha disminuido mucho en los últimas décadas por la asociación con el Síndrome de Reyes, y sobre todo por la aparición del paracetamol. Puede ser administrado bien por vía rectal o por vía oral.

El paracetamol es el fármaco analgésico más usado en el campo pediátrico en la actualidad. Cuanta con una gran acción analgésica y escasa antiinflamatoria. Es el analgésico infantil más empleado en Europa y EEUU, existiendo una amplia experiencia inclusive en lactantes. Los preparados comerciales para niños, en forma de jarabes y supositorios, vienen bien ajustados y las psologías muy bien indicadas según el peso o la edad del niño.

El metamizol es un analgésico muy eficaz en niños mayores no se recomienda su administración en niños muy pequeños. La experiencia en niños es limitadas, ya que no existen preparados para su administración por vía oral (PO) en jarabe o solución, disponiéndose para los niños únicamente de supositorios infantiles.

En los niños en lo que se refiere a los fármacos antiinflamatorios se emplea usualmente el ibuprofeno, como de primera elección, y también se están administrando el naproxeno, el piroxicam y el ketorolaco. El ibuprofeno es un analgésico excelente, también antipirético y antiinflamatorio. Existe una amplia experiencia en niños, incluso en lactantes, en los que se ha empleado mucho en los últimos años, al haberse comercializado también de forma líquida. Con el naproxeno se tiene poca experiencia en niños pequeños, se prescribe para niños mayores debido a la ausencia de la forma líquida. El piroxicam tiene una vida media larga, y el nuevo preparado de absorción rápida sublingual, produce analgesia rápida y duradera, pese a que existe poca experiencia en niños pequeños. El Ketorolaco, un nuevo antiinflamatorio no esteroideo (AINE), se está administrando PO o por vía intramuscular (IM) por su eficacia analgésica en los niños mayores de 10 años.

El empleo de narcóticos está totalmente limitado en pediatría: El fármaco de elección es la codeína, ya que este es un opioide débil. Existe una amplia experiencia en niños como antitusígeno, puede emplearse en el dolor moderado, solo o asociado a un analgésico – antiinflamatorio. Se administra en dosis de 0,5 a 1 mg/kg cada 4 horas. Los marcóticos potentes como la morfina y la metadona son fármacos de elección en pacientes oncológicos, en situaciones con un alto grado de dolor.

En el caso de dolor crónico, para tratar los efectos psicológicos podemos utilizar fármacos coanalgésicos y coadyudantes, como los antidepresivos tricíclicos y los ansiolíticos. La acción analgésica de estos fármacos es central, aunque también presentan acciones sobre el sistema nervioso autónomo periférico.

Los efectos psicológicos del dolor crónico en el niño, de origen orgánico, pueden ser definitorios.

Comentarios

Aún no hay comentrarios para "Dolor orofacial en niños: Tratamiento analgésico"

    Deja tu comentario