CLÍNICAS DENTALES EN BARCELONA
PIDE CITA AHORA
934 914 914
Español Français English
Inicio » Efecto del tabaco sobre la enfermedad periodontal

Efecto del tabaco sobre la enfermedad periodontal

Publicado por Dr. Dario Vieira el 11 diciembre 2013 en Odontologia

El consumo de tabaco incrementa el riesgo de padecer enfermedad periodontal así como la severidad de la periodontitis independientemente del estado de higiene oral.

El consumo de tabaco presenta profundos efectos negativos en la severidad de la enfermedad periodontal, prevalencia, incidencia y progresión. El abuso en el consumo de alcohol puede estar asociado con la enfermedad periodontal.

Fumar tiene efectos negativos en todas las formas de tratamiento periodontal con peor pronóstico a corto y largo plazo.

Efectos orales y sistémicos del tabaco y alcohol

El consumo de tabaco y alcohol excesivo son factores de riesgo para padecer enfermedades cardiovasculares, enfermedad pulmonar obstructiva y algunos tipos de cáncer. El riesgo relativo para desarrollar cáncer oral y de cuello es 7 veces mayor para los fumadores, 6 veces mayor para los bebedores y 38 veces mayor para fumadores y bebedores comparado a los no fumadores y bebedores. La enfermedad periodontal también es consecuencia del consumo de tabaco y alcohol.

La evaluación exhaustiva del consumo de tabaco y alcohol es fundamental en el examen periodontal para un diagnóstico y desarrollo de plan de tratamiento adecuados. El éxito de la terapia depende en gran parte de la identificación y modificación adecuada de estos 2 factores que contribuyen a la severidad y progresión de la enfermedad periodontal.

Efecto del consumo de tabaco y alcohol sobre la enfermedad periodontal

El consumo de tabaco incrementa la severidad de la periodontitis, tanto en la profundidad de sondaje como en el nivel de inserción clínica independientemente del estado de higiene oral.

El consumo de tabaco incrementa el riesgo de padecer enfermedad periodontal severa 2,8 veces comparado a los no fumadores. El efecto del tabaco en el nivel de inserción clínica es clínicamente evidente con 10 cig/día o más, y cada cigarrillo extra diario incrementa los valores de recesión gingival en un 2,3%, la profundidad de sondaje en un 0,3% y la pérdida de inserción en un 0,5%.

El efecto negativo sobre el periodonto del tabaco es acumulativo y dependiente de la dosis. La severidad de la pérdida de inserción está directamente relacionada con la cantidad de paquetes/año o número de cigarrillos/día. Se ha observado una relación similar de dosis-respuesta entre la cantidad de cigarrillos fumados y la severidad de la pérdida de hueso alveolar. El consumo de tabaco aumenta el riesgo de pérdida de dientes en un 70%, al igual que el riesgo de ser totalmente edéntulo.

El consumo de alcohol también está relacionado con la pérdida de inserción y el sangrado gingival independientemente de los efectos de la placa y los microorganismos periodontales. La asociación entre el alcohol y la severidad de la periodontitis es dosis-dependiente. La probabilidad de padecer periodontitis severa aumenta con el aumento de número de bebidas alcohólicas/semana, independientemente de los efectos de edad, sexo, educación, nivel de ingresos, tabaco y visitas al dentista.

Mecanismos de toxicidad del tabaco

Entre los riesgos biológicos del tabaco influyen al menos 43 carcinógenos, como la nicotina y nitrosaminas. Otros componentes son el monóxido de carbono, tiocianato, herbicidas, fungicidas, residuos de plaguicidas, alquitranes y otras sustancias.

  • Efectos sistémicos: Fumar tiene un efecto inmunosupresor, lo que puede permitir que las bacterias periodontales puedan establecerse. El tabaco provoca vasoconstricción periférica e isquemia local, lo que favorece el desarrollo de enfermedad periodontal.
  • Efectos locales: Favorece el crecimiento de las bacterias más patógenas para el periodonto. Provoca mayores niveles de placa y cálculo dental. Los pacientes fumadores tienen más probabilidades de ser colonizados por patógenos periodontales. El tabaco aumenta la inflamación independientemente de la condición periodontal en comparación a los no fumadores. Existe una mayor severidad de la enfermedad periodontal y peor cicatrización de las heridas.

Mecanismos de toxicidad del alcohol

  1. Disminuye los mecanismos de defensa del huésped.
  2. Función de neutrófilos reducida en los consumidores de alcohol excesivo.
  3. Reducción de la actividad del complemento y de los mecanismos de coagulación.
  4. Aumento de la reabsorción ósea y disminución de la formación de hueso.
  5. Potencial de cicatrización disminuido.

Respuesta del paciente fumador al tratamiento periodontal

Tratamiento no quirúrgico:
La respuesta es menos favorable. La reducción de profundidad de sondaje y ganancia de inserción es significativamente menor en los fumadores. Los exfumadores restauran la capacidad de cicatrización a niveles comparables a los no fumadores. La terapia periodontal mecánica es menos exitosa en reducir la flora patógena en fumadores. En ocasiones se utilizan antibióticos complementarios al raspado para compensar esta peor respuesta al tratamiento.

Terapia quirúrgica y regenerativa:
Los pacientes fumadores tienen una peor cicatrización, una menor reducción de la profundidad de sondaje y una menor ganancia de inserción. En los injertos de tejidos blandos, disminuye el procentaje de cubrimiento radicular.

En la terapia de implantes del fumador, el tabaco disminuye la tasa de éxito (93% en fumadores vs 97% en no fumadores). Asimismo, existen mayores problemas en los tejidos periimplantarios  , mayor índice de sangrado en fumadores y mayor pérdida marginal de hueso alrededor de los implantes).

Terapia de mantenimiento periodontal y necesidad de retratamiento:
Los pacientes fumadores tienen una disminución de la respuesta a todas las modalidades de tratamiento periodontal y menores resultados favorables, elevada susceptibilidad a la recurrencia de la enfermedad y necesidad de retratamiento aumentada. Los pacientes con un consumo de tabaco más elevado (>10 cigarrillos/día) tienen peor respuesta al mantenimiento que los pacientes con un consumo < 10 cigarrillos/día.

Por todos estos factores es importante incluir en el plan de tratamiento un programa de deshabituación del tabaco.

El papel del odontólogo en el tratamiento de la adicción a la nicotina y alcohol:
Los periodoncistas son los profesionales de la salud que más pueden fomentar e influir en los deseos del paciente para dejar el hábito tabáquico. La presencia de bolsas periodontales, movilidad dental, supuración y otros problemas confieren al odontólogo la oportunidad de conectar con estos pacientes y su hábito de forma directa. Asimismo, las visitas del paciente al odontólogo son más frecuentes que a otros especialistas de la salud.

Comentarios

Aún no hay comentrarios para "Efecto del tabaco sobre la enfermedad periodontal"

Deja tu comentario