CLÍNICAS DENTALES EN BARCELONA
PIDE CITA AHORA
934 914 914
Español Français English
Inicio » Ejercicios para los trastornos del aparato masticatorio

Ejercicios para los trastornos del aparato masticatorio

Publicado por Dr. Dario Vieira el 23 febrero 2015 en Odontologia

En la mayoría de los casos de alteraciones miógenas, los ejercicios son necesarios. Los ejercicios para los trastornos del aparato masticatorio se fundamenta en conseguir una acción muscular simétrica y coordinada, estimulando la circulación y restaurando la función muscular normal. La presencia de dolor en el aparato estomatognático frecuentemente limita la amplitud de los movimientos manipulares, en consecuencia el paciente debe evitar estos movimientos dolorosos. Para ello, se le debe recomendar restringir la dieta a alimentos blandos, con bocados pequeños y que mastique lentamente, debe evitar los hábitos parafuncionales, como comer chicle, morder lápices y las uñas, apretar los dientes, etc, y evitar una apertura excesiva de la boca. Estos movimientos intensifican los síntomas produciendo una hiperalgia secundaria.

El programa de ejercicios debe realizarse de una forma individualizada para cada paciente, instruyéndole sobre la práctica de los ejercicios propuestos.El paciente hará los ejercicios con movimientos lentos, cortos y suaves, incrementando la intensidad de forma paulatina. Cualquier tipo de ejercicio no debe producir dolor, ya que esto reforzaría el dolor muscular cíclico y empeoraría la situación, en caso de aparecer dolor debería suspenderse esta terapia.

Los ejercicios se pueden dividir en distintos grupos, pasemos a enumerarlos:

Ejercicios de relajación

Este tipo de fisioterapia trata de reducir la actividad muscular. La hiperactividad muscular crónica conduce a una acumulación de productos de deshecho en el tejido muscular que estimula los nociceptotores (receptores del dolor). Los ejercicios de relajación proporcionan un aumento del flujo sanguíneo de los tejidos musculares comprometidos, favoreciendo así la eliminación de esos productos de deshecho.

Existen diversas técnicas de relajación, una de ellas es la técnica de Jacobson desarrollada en el año 1968, consistente en pedir al paciente que se concentre y se sitúe cómodamente. A continuación, el paciente debe tensar los músculos, para posteriormente relajarlos de tal forma que perciba este estado de relajación que cada vez este estado será más profundo.

Existe otra técnica que consiste en realizar una extensión pasiva y suave de los músculos masticatorios y luego relajarlos. muchos autores consideran esta práctica más apropiada que la anterior.

Otros métodos más tradicionales que facilitan la relajación, como no podía ser de otro modo, son la meditación y el yoga.

Estiramiento muscular

Los ejercicios de estiramiento muscular son utilizados cuando se necesita recuperar una longitud muscular normal. Este es un tratamiento útil para vencer determinadas disyunciones, como puede ser la contractura de los músculos elevadores. La distensión nunca debe realizarse de forma brusca ni forzada, sino con una fuerza suave e intermitente que se irá aumentando de forma gradual.

Este tipo de ejercicios tienen contraindicaciones cuando el paciente tiene alteraciones crónicas morfológicas degenerativas en las articulaciones, por lo que debe evitarse su uso en los casos de adherencias y anquilosis de las articulaciones.

Los ejercicios de estiramientos son más eficaces cuando se combinan con el spray de vapor frío. (Se recomienda el uso del nebulizador de fluorometano). Se aplica el spray sobre el músculo afectado a una distancia de unos 60 cm. durante 5 segundos, y a continuación, se inicia una distensión muscular.

Los ejercicios de estiramiento pueden ser clasificados en dos grupos, el estiramiento pasivo y el estiramiento asistido.

El estiramiento muscular pasivo, se obtiene cuando el paciente abre la boca hasta el límite máximo, para a continuación realizar una distensión suave más allá de la restricción. para lo cual se colocan los dedos entre los dientes aplicando una fuerza suave y momentáneamente permita la distensión de los músculos elevadores.

Otra técnica para producir el estiramiento del músculo masetero realizada por el fisioterapeuta consiste en introducir los pulgares en la boca y el resto de dedos colocados de forma extraoral manteniendo fijo el masetero. Los músculos se activan durante un tiempo aproximado de 3 o 4 segundos pidiendo al paciente que cierre la boca con fuerza, mientras el terapeuta extiende los dos músculos maceteros de forma lateral. Se debe repetir el ejercicio un par de veces al día.

Los ejercicios de estiramiento asistido se realizan mediante unos aparatos diseñados de forma específica para ello. Estos, se pueden clasificar en dos grupos: Los aparatos activados externamente: Dispositivo para aumentar la apertura, rosca cónica labrada, planchas linguales, y b: Los aparatos activados internamente: planchas linguales, cilindro cónico de plástico. Los procedimientos para conseguir un estiramiento muscular mediante estos aparatos pueden tener consecuencias graves y dolorosas, en caso de que estos no se utilicen de una forma adecuada.

Ejercicios de resistencia: Este tipo de ejercicios se conocen también con el nombre de relajación refleja. los músculos elevadores y represores de la mandíbula actúan de forma recíproca. Cuando existe un dolor muscular en alguno de estos grupos el alargamiento pleno resulta difícil, por lo tanto cuando los músculos elevadores no se relajan, la contracción de los represores impide la apertura bucal.

En este ejercicio el paciente coloca el puño debajo del mentón y se le pide que abra la boca, luchando contra la resistencia aplicada por el puño. Este hecho fomenta la relajación de los músculos elevadores permitiendo una mayor apertura bucal. De este mismo modo, cuando existen limitaciones laterales, se utilizan ejercicios de resistencia lateral que consisten en colocar un dedo en un lado de la mandíbula y desplazar hacia el mentón hacia donde está el dedo, venciendo la resistencia que ofrece el dedo. Estos ejercicios laterales son más inusuales, aunque a veces es necesario recurrir a ellos. Dichos ejercicios, deben ser repetidos tres veces al día.

La terapia de contracción isométrica es útil cuando existen contracturas de los músculos elevadores y también en pacientes jóvenes con un chasquido en fase inicial.

Ejercicios de apretamiento dentario

Algunos autores han descrito que los ejercicios de apretamiento dentario reducen la actividad parafuncional. Este tratamiento consiste en apretar los dientes durante 5 segundos, y, a continuación, relajar los músculos, repitiendo esta secuencia 10 veces durante 6 veces al día.

El mecanismo de acción de este ejercicio es el siguiente: El paciente al apretar los dientes experimenta una situación desagradable y molesta, y la relajación le devuelve a una situación cómoda. Por medio de este procedimiento aprende de forma subconsciente a relajar la musculatura cuando realiza la parafunción de forma involuntaria.

Ejercicios posturales

Aunque no existen pruebas contundentes, hay autores que creen que la postura de la cabeza, el cuello y los hombros pueden contribuir a aumentar los síntomas que aparecen en las alteraciones temporomandibulares.

Una postura adelantada de la cabeza obliga al paciente a rotarla hacia adelante para poder ver bien , por lo que se produce un estiramiento en los músculos supra e infrahisoideos. Por ellos, debe recomendarse al paciente que evite esta postura, aunque bien es cierto que la eficacia de estos ejercicios posturales no ha sido demostrada.

Distracción articular

Esta terapia tiene como finalidad aumentar la movilidad, e inhibir la actividad de los músculos que se traccionan. Esta técnica consiste en colocar el pulgar en la boca del paciente sobre la zona del molar inferior del lado sobre el cual se va a aplicar la fuerza, mientras tanto, se estabiliza la cabeza con la otra mano. Se mantiene la presión durante unos segundos y luego se libera. Es necesario que esta maniobra se repita varias veces. La distracción articular no debe producir dolor, si este apareciera se suspenderá la maniobra.

Comentarios

Aún no hay comentrarios para "Ejercicios para los trastornos del aparato masticatorio"

Deja tu comentario