CLÍNICAS DENTALES EN BARCELONA
PIDE CITA AHORA
934 914 914
Español Français English
Inicio » El cuidado de la boca en el embarazo

El cuidado de la boca en el embarazo

Publicado por Dr. Dario Vieira el 11 octubre 2015 en Odontologia

Puede que cuando hablamos sobre el embarazo, la gente automáticamente piense en “ginecólogo”, “médico de cabecera” o “matrona”. Lo que una gran multitud de mujeres obvian y es algo que no debería ocurrir, es el hecho de saber que cuando una mujer está embarazada, debe tener un especial cuidado de su salud bucodental, por lo que es muy importante el asistir a tu dentista para hablar de las medidas que se tomarán durante el embarazo. Y no es para menos, ya que el periodo de gestación del retoño tiende a provocar una serie de cambios en la salud bucodental de la futura madre que pueden afectarle tanto a ella como a su bebé.

Como ya sabemos, es vital mantener una buena salud bucodental a través de la higiene durante el periodo del embarazo, y es por esto que vamos a enumerar a modo de guía cuáles deben ser las pautas para que las madres puedan tener una referencia acerca de cómo actuar antes, durante y después del embarazo en relación a su salud bucal. Sin más, dejemos paso a la guía anteriormente mencionada.

Antes del embarazo

En el caso de que tengas previsto el quedarte en estado de buena esperanza, lo estés buscando o acabes de quedarte embarazada, lo primero que debes hacer es visitar a tu dentista para realizar una revisión; de esta manera, él te podrá informar acerca del estado de tus dientes y encías, para así asegurarte de que su estado es óptimo. Debemos tener en cuenta que los cambios que se producen en las hormonas de las embarazadas pueden provocar que los dientes y encías estén especialmente sensibles en este periodo.

Lo primero es que debes seguir una higiene bucodental óptima, enfocada principalmente a mantener en un estado saludable tanto tus dientes como tus encías. Lo segundo, debes detectar cualquier patología como puede ser la caries, para así, evitar problemas que puedan surgir durante el embarazo, que puedan afectar al bebé o a tus dientes.

Primer trimestre

En cuanto lo sepas, deberás comunicar a tu dentista de confianza que estás embarazada, para que él sepa indicarte cuáles son las pautas adecuadas a seguir para tu caso en particular.

Debes tener en cuenta que los cambios hormonales podrían provocarte hinchazón e inflamación en las encías. No debes preocuparte, y es que se trata de una patología muy común y característica en el embarazo, esta tiene inclusive nombre propio: “Gingivitis del embarazo”.

También es recomendable que realicemos enjuagues bucales con colutorio de forma diaria, haciendo especial énfasis en el caso de que sufras vómitos. Un ejemplo pueden ser los colutorios de Lacer.
En el caso de que tengamos arcadas o vómitos como decíamos anteriormente, deberemos esperar aproximadamente una media hora antes de realizarnos el cepillado dental nuevamente, a fin de evitar la abrasión en las piezas dentales provocada por la acidez.

El cepillo dental que deberemos usar durante este periodo debe tener las cerdas más suaves posibles, a fin de que no resulte agresivo para nuestras encías.

Segundo trimestre

En el caso de que necesites realizar un tratamiento dental con mucha urgencia, y la misma sea lo suficiente como para no poder esperar a terminar el periodo del embarazo, debemos tener en cuenta el que el segundo trimestre es el periodo en el cuál existen menos riesgos para la salud del bebé, por lo cuál se posiciona como el ideal para realizar tratamientos que permitan mantener la salud dental de forma óptima en lo que queda del embarazo.

Deberemos evitar el tomar alimentos con azúcar en exceso, ya que pueden poner en peligro los dientes y encías, ya que estarán más sensibles de lo habitual.

Mantener una dieta con un alto aporte de vitamina C, vitamina B12 y calcio será una buena idea, ya que esto te ayudará a mantener una buena salubridad en tus dientes.

Deberemos tener en cuenta las posibles patologías a las que nos enfrentamos, como pueden ser sangrado o inflamación en las encías o tumoraciones. Su nombre propio es “Granuloma piógeno del embarazo”.

Tercer trimestre

Además de los consejos anteriormente descritos, deberemos también seguir una serie de consejos muy sencillos, ya que estamos en la recta final del embarazo:

Evitaremos realizar cualquier tratamiento dental en las seis últimas semanas de embarazo, lo ideal será esperar a tener al retoño ya nacido.

Deberemos mantener una higiene oral excelente a diario, gracias a los cuidados básicos del cepillado dental, además también deberemos utilizar el hilo dental.

Post-parto

Una vez el bebé haya nacido, deberemos pedir una cita con el dentista tan pronto como sea posible, para así evaluar nuestro estado de salud bucodental. Deberemos tener en cuenta que hay que posponer todos los tratamientos dentales que se puedan hasta este momento por seguridad.

En el caos de tener que realizarte un tratamiento dental no deberás preocuparte por el uso de la anestesia local o las radiografías, ya que no afectarán a la leche materna.

Deberás tener muy presente la posible aparición de “la caries del biberón”; esta enfermedad suele afectar a los bebés que han tenido una exposición prolongada a la leche materna y no han recibido una higiene oral adecuada. Es por este motivo por el cual debes utilizar un paño mojado para así limpiar sus encías cuando todavía no tienen dientes. Una vez les hayan crecido, lo cambiaremos por un cepillo infantil suave.

Los dientes del bebé

Debemos saber que los dientes de los futuros nacidos ya comienzan a gestarse a los 3 meses aproximadamente, por lo cual la dieta de la madre deberá ser equilibrada, ya que esto afecta directamente al desarrollo del niño.

Existen algunos medicamentos, especialmente antibióticos, que también pueden afectar a su correcto y normal desarrollo. Para ser exactos, en la formación del esmalte y la coloración de los dientes, por lo que lo ideal será evitarlos.

Mitos a desmentir

Muchas veces hemos oído lo que dice el Vox populi al respecto del embarazo, que se pierde un diente por cada vez que tengas un hijo. Esto no es cierto, y es que gracias a una correcta higiene oral y una buena salud bucodental y periodontal se pueden mantener perfectamente las piezas dentales. En caso de tener por ejemplo una periodontitis avanzada sin haberse tratado sí que es posible que esta avance y se agrave durante el periodo de gestación.

Otro mito es que los bebés toman el calcio de los dientes de la futura mamá. Evidentemente esto no es cierto, ya que lo toman a través de la alimentación materna.

Quizás uno de los mitos que más riesgo entraña sea el que circula acerca de la peligrosidad de visitar al dentista estando embarazada. Naturalmente esto es totalmente falso, un mito motivado por la desinformación y por un malogrado intento de protección al retoño. Lo que es realmente peligroso es no advertir a tu dentista del estado de embarazo al dentista. Naturalmente, en el momento en el que se lo digas, él sabrá actuar perfectamente en estas circunstancias.

Por último, un mito muy conocido, y que es verdad a medias, es que no puedes someterte a radiografías durante el embarazo. Ciertamente se intentarán evitar en medida de lo posible, pero en el caso de que sean absolutamente necesarias, deberás saber que en las Clínicas Propdental se realizan radiografías digitales, exponiéndote a una cantidad mucho menor de radiación.

 

En el caso de que estés embarazada y necesites un tratamiento dental, debes saber que en las Clínicas de Propdental encontrarás a un equipo médico experimentado que, gracias a su experiencia, te sabrá guiar y aconsejar en todo lo que necesites, para así que tu sonrisa durante tu embarazo siga luciendo tan radiante como se merece.

Comentarios

Aún no hay comentrarios para "El cuidado de la boca en el embarazo"

Deja tu comentario