CLÍNICAS DENTALES EN BARCELONA
PIDE CITA AHORA
934 914 914
Español Français English
Inicio » El estrés y los problemas dentales

El estrés y los problemas dentales

Publicado por Dr. Dario Vieira el 23 febrero 2015 en Odontologia

El estrés es una situación en la que sobrecargamos a nuestro cerebro con demasiadas tareas o problemas que queremos que sean resultas en un breve plazo de tiempo, causando angustia, nerviosismo o incluso ataques de ansiedad o de pánico.

El estrés es cada vez más común hoy en día por el ritmo frenético que la sociedad nos exige mantener y esto puede afectar a nuestro cuerpo de muchas maneras diferentes. El estrés ha sido relacionado con diversos problemas de salud, desde depresión, a tensión alta, colesterol alto, y también como iniciador o detonante de enfermedades de mucha mayor gravedad.

Entre todas estas complicaciones, también hay que tener en cuenta que unos altos niveles de estrés pueden dañar tus piezas dentales y tu mandíbula. Te explicamos el por qué y el cómo.

El estrés puede causar que mientras estemos bajo presión, apretemos los dientes involuntariamente, provocando una mordida innecesaria y de excesiva fuerza, que en este caso podríamos denominar bruxismo diurno (aunque también puede originar bruxismo nocturno). El bruxismo diurno no causará excesivos daños a las piezas dentales si es pasajero y leve, pero en caso contrario, puede erosionar los dientes hasta el punto de ocasionar fisuras o roturas (que pueden derivar en problemas mayores). Además de ello, también suele causar una excesiva sensibilización del diente por el desgaste que produce dicha mordida en el esmalte dental, que no está preparado para trabajar bajo tanta presión.

En lo que respecta a la mandíbula, dos desordenes han sido directamente conectados con el estrés. Por un lado el síndrome de la articulación temporomandibular y por otro lado el dolor disfuncional miofacial.

Aunque no son técnicamente enfermedades, estos dos desórdenes pueden llegar a ser muy molestos. El TMJ puede provocar un dolor leve pero permanente en los ligamentos de la mandíbula. El MPD es un trastorno similar pero no hace referencia únicamente a los ligamentos o articulaciones sino que es referido para cualquier tipo de dolor o molestia causado por un exceso de estrés, como puede ser simplemente una sensación de tirantez aguda en la piel por haber mantenido la tensa.

Por alguna razón que se desconoce, ambos desórdenes se presentan con mayor facilidad en mujeres, especialmente aquellas entre los 20 y 30 años de edad.

Los síntomas más comunes de ellos consisten en una sensación de “click” al abrir o cerrar la mandíbula, la incapacidad de abrir la mandíbula en su totalidad, y notar tensión o tirantez en las mejillas.

Si usted sufre cualquiera de estos síntomas y ve que no mejora con el tiempo, debería consultar tanto a su doctor de cabecera como a su dentista de confianza.

No obstante, hasta que ambos profesionales le recomienden o implementen un tratamiento para eliminar la molestia, es recomendable seguir las pautas que le recomendamos a continuación.

  • Masajee suavemente la zona en la que nota tirantez o dolor. Si la tirantez o dolor persiste, practíquese masajes de manera repetirá durante el día o periodo que duren las molestias.
  • Trate de evitar las situaciones de estrés en las que se está viendo involucrado. Por desgracia este consejo no siempre podemos llevarlo a cabo. Si no podemos huir del estrés, al menos sería recomendable incorporar algún tipo de ejercicio físico a nuestra rutina, ya que ayuda a liberar tensión acumulada y normalmente tiene efectos muy positivos contra la ansiedad temporal. Aquellas personas con dificultades para realizar ejercicios pueden realizar otro tipo de actividades relajantes como puede ser yoga o meditación.
  • Si se percata de que en ocasiones rechina los dientes de manera involuntaria, sería conveniente consultar con nuestro dentista la posibilidad de obtener unas fundas dentales. Es posible que no podamos utilizarlas durante el día para solucionar el bruxismo diurno pero si que nos servirá de prevención por si también padecemos bruxismo nocturno y no somos conscientes de ello.

Además de todo lo comentado anteriormente, el estrés no sólo tiene esos resultados directos sobre nuestra salud oral, sino que indirectamente también puede dañarla. Esto sucede porque el estrés provoca generalmente una disminución brusca de las defensas de nuestro cuerpo, lo que facilita la reproducción de bacterias. Nuestra boca contiene bacterias de manera natural, pero esta bajada de defensa puede provocar que se acumulen en exceso, pudiendo original sarro o incluso bolsas periodontales, que como ya conocemos, involucran enfermedades de mayor complejidad como la periodontitis que puede ocasionar la pérdida de nuestras piezas dentales.

Es por todo ello, además del resto de efectos negativos que el estrés tiene sobre nuestra salud más allá de la boca, que debemos mantener una vida más tranquila, y de no ser posible, tener nuestros niveles de estrés bajo control mediante actividades deportivas o de relajación.

Comentarios

4 comentarios para "El estrés y los problemas dentales"

  • El 20.08.2017 , Eli ha comentado:

    Hola,
    Estoy pasando por una varicela y soy paciente VIH sin embargo estoy presentando dolores en mis mordidas. Quisiera saber si esto se debe al estrés y ansias de que se me quite la varicela o por alguna otra razón?

    • El 20.08.2017 , Laura Manonelles ha comentado:

      Buenos días.
      Podría deberse a la varicela, ya que esta produce estrés y muchas molestias al paciente por el prurito y el picor. Si tras sanar de esta patología aún notas molestias, acude a tu dentista para que este valore tu ATM o articulación temporo-mandibular y asimismo, fíjate si aprietas o no los dientes (en caso afirmativo, deberás realizarte una férula de descarga rígida superior).
      Un cordial saludo y espero tu pronta mejoría.

  • El 10.10.2016 , maria ha comentado:

    Buenas tardes,
    He tenido problemas con una muela, me hicieron endodoncia, re-endodoncia, funda, extracción, implante…y sigo de vez en cuando teniendo molestia, pulsaciones, me sale una pequeña fisura en encia que sale pus y sangre. Me han visto varios dentistas y no saben que pasa. Yo noto que me pasa cuando tengo mas estrés.
    Puede deberse todo a estrés? A que se me agarren los nervios a esa muela? O hay infección o algún problema? No lo detectan.

    • El 11.10.2016 , Laura Manonelles ha comentado:

      Buenas tardes María,
      Si hay un proceso infeccioso en la zona del implante, este se deberá poder ver radiográficamente o explorando directamente la zona; No demores tu consulta o visita con tu cirujano. Un proceso infeccioso podría provocar el fracaso del implante.
      Podría deberse asimismo a una bolsa periodontal por padecer una patología periodontal lo que implicará mantenimientos cada seis meses con un periodoncista.
      El estrés puede provocar una inflamación y retracción de las encías y dolor ,por la para-función de apretar o rechinar los dientes o bruxar. El bruxismo es muy perjudicial para los implantes y si realmente aprietas los dientes, deberás realizarte una férula de descarga rígida superior. No debes demorar tu consulta con tu dentista y la realización de este aparato que deberás utilizar nocturnamente.
      Hay que valorar que esta provocando este proceso con celeridad.
      Quedamos a tu disposición.
      Un cordial saludo.

Deja tu comentario