El verano y la sensibilidad dental
Inicio » El verano y la sensibilidad dental

El verano y la sensibilidad dental

Publicado por Cristina Rodriguez el 27 junio 2016 en Odontologia

Actualizado el 30 junio 2016

La sensibilidad dental es probablemente una de las molestias más desagradables en verano: al comer alimentos fríos, la boca nos escuece y los dientes quedan totalmente expuestos a los agentes externos. Pero, ¿de qué se trata exactamente este problema? La sensibilidad dental, también conocida como hipersensibilidad, es una dolencia que se produce por la pérdida del esmalte y el cemento, dejando expuestos los túbulos dentarios donde se alojan proyecciones nerviosas, encargadas de provocar una sensación de dolor agudo, intenso. Puede que, ante esta situación, la primera reacción del paciente sea dejar de consumir los alimentos que le producen molestias. No obstante, lo mejor que puedes hacer es visitar a tu dentista. Nuestros profesionales son expertos en la temática y van a ayudarte a disfrutar de un verano sin dolores.

¿Cómo combatir la sensibilidad dental?

  1. Evita los cítricos y los azúcares: hay alimentos que contienen ácidos, esas sustancias que alteran el pH de tu boca y que provocan erosión o desgaste en el esmalte de los dientes, dejando la dentina expuesta y, como consecuencia, agravando la sensibilidad dental. Es el caso de alimentos como el zumo de naranja o de limón, que incluso pueden provocar dolor al paciente. Si bebes agua o leche después de haber tomado cítricos, equilibrarás el pH de tu cavidad oral mucho más rápidamente y reducirás el desgaste.
  2. Sigue una dieta equilibrada: además de evitar los alimentos ácidos, es importante que sigas una dieta equilibrada a diario. Debes saber que comer bien siempre es sinónimo de buena salud bucodental. Los alimentos con alto contenido en fibra ayudan a prevenir la sensibilidad dental e incluso a evitar problemas más graves.
  3. Cepíllate los dientes cuando toca: para evitar la sensibilidad dental, es esencial cepillarse los dientes una vez al día y durante dos minutos. Pero, aunque el cepillado es esencial, nunca es suficiente para conseguir una limpieza bucodental completa. Pásate el hilo dental diariamente e utiliza limpiadores linguales para eliminar todo tipo de bacterias que puedan acumularse en la lengua. ¡Ah! Y no te olvides de las revisiones dentales y de las limpiezas profesionales: son totalmente necesarias para evitar la formación de placa bacteriana.
  4. Usa las mejores armas contra la sensibilidad dental: si sufres sensibilidad dental, lo mejor que puedes hacer es informar a nuestros dentistas de Clínicas Propdental. Ellos te darán los productos más adecuados para ti, entre ellos pastas dentales desensibilizantes. ¡Un verano sin dolor ni molestias es posible!

Sobre el autor:

Cristina Rodriguez
Cristina Rodriguez
Auxiliar y higienista dental en Clínicas Propdental.
Grado académico de auxiliar de odontologia
Mas de 10 años de experiencia en el sector dental

Comentarios

Aún no hay comentrarios para "El verano y la sensibilidad dental"

    Deja tu comentario

    He leído y acepto la política de privacidad de propdental.es
    Consiento que se publique mi comentario con los datos que he facilitado (a excepción del email)

    ¿Qué hacemos con tus datos?
    En propdental.es te solicitamos tu nombre y email (el email no lo publicamos) para identificarte entre el resto de personas que comentan en el blog.

    Además, si quieres que te notifiquemos vía email, usaremos el email y el nombre que has proporcionado para poder enviarte las respuestas sobre este artículo
    PEDIR CITA
    TE LLAMAMOS

    934 914 914
    Pide cita