CLÍNICAS DENTALES EN BARCELONA
PIDE CITA AHORA
934 914 914
Español Français English
Inicio » Eliminación de los tejidos cariados y preparación de la cavidad

Eliminación de los tejidos cariados y preparación de la cavidad

Publicado por Dr. Dario Vieira el 31 julio 2015 en Odontologia

Esta exérsis afectará a los tejidos patológicos, a las restauraciones más antiguas y a las alteracioens cromáticas en el esmalte que puedan comprometer el resultado estético. Las cavidades serán redondeadas, sin ángulos agudos, lo que se realizará con fresas en forma de pera o cilíndricas con punta redondeada.

Las ventajas que obtenemos con estos instrumentos son múltiples: Economía hística; mejor refrigeración a lo largo del tallado, ya que las zonas angulosas tienen un difícil acceso; un menor desgaste de los instrumentos, y es que normalmente las aristas agudas son las que primero se desgastan; recalentamiento menos elevado, ya que los bordes desgastados provocan elevación de la temperatura por frotación; condensación más fácil en las preparaciones redondeadas; una mejor homogeneidad y adaptación más precisa de los materiales; conservación pulpar en las cavidades más extensas; una mejor adaptación del material, y repartición de las fuerzas más favorable.

El esmalte sin soporte queda, en parte, conservado, lo que implica un control del excavado especialmente cuidadoso bajo estas paredes; éste se realizará con la ayuda de excavadores manuales, cuya acción puede ser guiada por una visualización del tejido cariado con soluciones colorantes reveladoras, como el Caries detector Cavex, Caritest Septodont); las extensiones preventivas se evitan.

Se preservará el punto de contacto siempre que sea posible, y también la cresta marginal en los dientes posteriores, en condiciones de espesor de tejido residual suficiente (cavidad <>).
Las tensiones en le seno del material serán tanto mayores cuanto más voluminosas sean las cavidades y más numerosas, las paredes. En una cavidad globalmente redondeada, paredes y ángulos, las tensiones quedan repartidas en el centro del material y no se localizan de forma preferente en ciertas zonas, lo que resulta mucho más favorable.
Los tallados retentivos, pozos, ranuras y otros mecanismos de retención son inútiles y mutilantes; por lo tanto, contradicen el principio de economía hística, posible gracias a la utilización de materiales adhesivos.

Limpieza de la superficie del diente y dientes adyacentes

Hablemos ahora de la limpieza de la superficie del diente que hay que restaurar, así como de la de los dientes adyacentes a este. Se realiza con una copa de goma siliconada y con una pasta que es preparada específicamente para este uso, que no esté fluorada. Esta intervención tiene como finalidad eliminar todo el tártaro sobrante, la placa y los restos del fresado. Toda adhesión debe llevarse a cabo sobre una superficie limpia.

Elección del color

Esta operación debe practicarse justo en este momento ,antes del aislamiento del campo operatorio, que puede implicar una deshidratación de la superficie del esmalte, que, a su vez, puede modificar el color natural del diente, dándole un aspecto más claro y más mate.

También es importante el que hayamos realizado con anterioridad una limpieza de las superficies para evitar cualquier interferencia exógena.

La mayoría de los productos presentan un amplio abanico de colores fundamentales, completado con tintes modificadores (azul, amarillo, gris, marrón y traslúcido). Algunos colores han sido pacificados en la masa, y esto se indica con una “o”: UO, GO, etcétera. DE todas formas, la elección sigue siendo bastante empírica, ya que los tintes propuestos son únicamente aproximados, puesto que han sido fabricados en una resina acrílica y no en composite. A pesar de esto, algunos fabricantes presentan sus cajas con una clasificación de tintes dividida en 3 grupos diferenciados: De esmalte, de dentina e incisal, lo que facilita la selección. Además, existen también diferencias en la composición del relleno de estos tres grupos, destinadas a aumentar algunas propiedades mecánicas, como puede ser en los tintes incisales, más expuestos a las tensiones oclusales, y a resaltar el aspecto estético (ausencia de bario en los tintes incisales).

Puede resultar también interesante la propia elaboración de combinación de tintes (Innovative Dental Design propone un conjunto de 12 bases, 12 etiquetas y 2 arandelas de clasificación, permitiendo así la confección de pastillas de referencias dispuestas sobre una arandela metálica (sistema T-TABS).

En caso de dudas sobre la elección del color, se recomienda aplicar una pequeña cantidad del composite preseleccionado sobre el esmalte, aplanarlo según las necesidades con una matriz y fotopolimerizarlo. El composite endurecido se puede eliminar de una manera muy fácil con un excavador o con una espátula afilada.

El análisis realizado por el ojo humano sigue siendo muy subjetivo y dificultoso al tener que examinar de forma conjunta el diente de referencia y la graduación de colores. Además, la coloración del diente se constituye en la interfase amelodentinaria, con una capa más saturada de esmalte, sólo a este nivel, que tiene un aspecto vítreo, neutro, con poca influencia sobre el color del diente.
En estas condiciones, al apreciación de la translucidez y de la opacidad es más difícil. El haz incidente dirigido hacia el esmalte se refleja y simultáneamente se difunde hacia el exterior y se refracta hacia el interior. Según la transparencia del esmalte, el haz refractado sufre absorciones y reflexiones múltiples antes de alcanzar la dentina; al llegar a este punto, tiene una composición diferente del haz incidente, ya que, en parte, ha sido absorbido, y, en parte, reflejado antes de atravesar de nuevo el esmalte. El color del diente natural depende del color de la dentina y de la calidad de al capa de esmalte y de su espesor. Dicha capa es mucho más fina que en el tercio gingival que en el borde libre, el cual, si no está abrasionado, está constituido exclusivamente por esmalte. El color dominante en los dientes es el amarillo anaranjado, que puede oscilar entre el verde o el rojo y algunas veces el azul. En el tercio gingival es donde el dominio amarillo es más fuerte y el color es mucho más saturado. Generalmente se encuentra:
-Un tercio gingival amarillo ++, gris +.
– Un tercio medio: amarillo ++, Gris ++.
– Un tercio incisal: gris azulado.

La luminosidad está determinada por el esmalte y será más intensa si es espeso, como sucede en los dientes jóvenes. Con la edad, la pulpa disminuye de volumen y la dentina gana en espesor: el diente se vuelve de un tono más oscuro y comienza a adquirir un tono tirando hacia el amarronado.

Existen también otros factores que son capaces de modificar la apreciación: Al ser la boca una cavidad oscura, la reflexión de la luz varía en función de la situación de los dientes, de su forma y del contraste con los tejidos vecinos.

El examen no debe realizarse únicamente con luz artificial, sino que debe completarse con luz natural, preferentemente con una captada a través de una ventana de exposición al norte.

El tinte de la coloración de base elegida será marcada en la ficha, exactamente igual que los tintes complementarios destinados a la caracterización de la pieza, con su localización. Para las restauraciones vestibulares grandes, se debe realizar un esquema.

Una vez que hayamos seguido todos estos pasos, podremos proseguir con los pasos para proceder al aislamiento del campo operatorio. Deberemos siempre procurar maximizar la probabilidad de éxito a través de una buena práctica, y es por eso que en Clínicas Propdental contamos con expertos cualificados, que se encargarán de darle una solución adecuada a cualquier patología, sea de los tejidos cariados o cualquier enfermedad periodontal que presente.

Comentarios

Aún no hay comentrarios para "Eliminación de los tejidos cariados y preparación de la cavidad"

    Deja tu comentario