CLÍNICAS DENTALES EN BARCELONA
PIDE CITA AHORA
934 914 914
Español Français English
Inicio » Enfermedades dentales habituales

Enfermedades dentales habituales

Publicado por Dr. Dario Vieira el 26 Febrero 2015 en Odontologia

Hoy hablaremos sobre las varias de la que son las dentales más habituales, para todas aquellas personas que se hayan preguntado cuáles atacan con una mayor incidencia y sientan curiosidad por ello. Existe una enorme probabilidad de que, en algún momento de tu vida, vayas a sufrir alguna de estas enfermedades, si es que no lo has hecho ya. En este artículo entraremos a explicar cuáles son estas patologías tan comunes, y cuál es el origen de las mismas.

Enfermedades dentales habituales:

 

Caries

Comenzando por la reina de estas patologías, archiconocida por todos (y es que, prácticamente todos la hemos sufrido) os presentamos a la más común de todas, y abracando además cualquier edad desde niños hasta ancianos, son las caries. Este enemigo de nuestra dentadura tiene como principal aliado el azúcar. Consiste en un surco formado en nuestras piezas dentales, causado por los ácidos de los alimentos en descomposición. Se estima que afecta o ha afectado en algún momento a más del 90% de la población mundial. Por suerte, se trata de un problema común pero que tiene fácil solución en su etapa de formación.

Inicia su evolución en la parte externa del diente, pero si no se atiende a tiempo puede afectar al nervio, ocasionándonos un dolor agudo e incluso provocar que perdamos la pieza dental. Una correcta higiene bucal, y reducir la ingesta de comidas azucaras ayudan como prevención contra las caries.

El tratamiento habitual consiste en la aplicación de un empaste, que puede ser de multitud de materiales y colores. Gracias a la tecnología actual es sencillo colocar un empaste apenas posible de percibir y el proceso no implica dolor ninguno.

No conviene escatimar en gastos a la hora de escoger un empaste dental, ya que uno de calidad no sólo resultará más discreto estéticamente sino que durará más tiempo.

Gingivitis

En segunda posición nos encontramos con la gingivitis. Sus principales causas son un mal cepillado dental, un inexistente uso de seda dental y el tabaquismo. Se trata de una inflamación de nuestras encías debido a la acumulación de bacterias entre nuestro diente y las mismas, así como la formación de sarro. Si la gingivitis no es atendida en una etapa temprana cuando aún es reversible, puede empeorar y derivar en una periodontitis.

Sus síntomas principales son el sangrado, inflamación de las encías, enrojecimiento de las mismas, sensibilidad extrema a alimentos y bebidas frías y halitosis o mal aliento. Para prevenirlo debemos realizar lo contrario que comentábamos anteriormente, es decir, cepillarnos correctamente la boca, utilizar seda dental y si es posible abandonar el hábito de fumar.

Si se diagnostica gingivitis es recomendable realizar limpiezas dentales profesionales con frecuencia para no permitir a las bacterias la formación de bolsas periodontales.

Periodontitis

El tercer lugar lo ocupa a versión agravada de la enfermedad anterior, la periodontitis. Consiste en la progresión de la infección producida por aquellas bacterias situadas entre diente y encía que conlleva la pérdida del hueso alrededor del diente, lo que provoca el desprendimiento del mismo.

La mayoría de los casos tiene como causa la acumulación progresiva de placa bacteriana y sarro entre los dientes. Comparte síntomas con la gingivitis, enrojecimiento intenso de la encía, inflamación indolora y sangrado leve al comer o durante el cepillado.

Halitosis

En cuarto lugar encontramos la halitosis, más comúnmente conocida como mal aliento. Una mala higiene bucal, caries y tabaquismo son las causas más comunes entre los adultos. No obstante la halitosis puede ser indicativo de problemas mayores, por lo que no puede tomarse como un mal menor y es recomendable consultar un especialista.

Los chicles, sprays bucales y similares únicamente ponen remedio puntual, pero el mal olor no desaparecerá si no se diagnostica el origen de la halitosis y se remedia el problema que la causa.

Una halitosis crónica indica en la mayoría de las ocasiones la existencia de alguna complicación bucal mayor, o señala su futura aparición.

Por ello es importante consultar a nuestro dentista sin pudor ni vergüenza, ya que el sabe que se trata de un problema general y que no siempre está asociado a la mala higiene.

Cáncer oral

En quinto lugar encontramos el cáncer bucal. Sin duda la enfermedad más grave de las cinco mencionadas. Es mucho más común de lo que normalmente se cree, y se manifiesta a partir de cualquier llaga, inflamación o ulceración que dure mucho tiempo.

Cuando no tenemos uso hábitos higiénicos correctos la boca va acumulando una cantidad inmensa de gérmenes y bacterias que pueden tener este fatídico resultado.

Se consideran factores de riesgo detonantes del cáncer bucal al tabaquismo, el alcoholismo, una dieta deficiente en vitaminas A, E, C y hierro, e incluso una exposición prolongada al sol. También resulta origen común la infección viral.

Como hemos podido observar, la clave común para la prevención de todas las enfermedades más habituales es llevar una correcta higiene bucal diaria, con un correcto cepillado, uso de enjuague bucal diario y seda dental. Asímismo, una visita de forma regular a nuestros especialistas ayudará a prevenir cualquier enfermedad, o a encontrar indicios de cualquier patología en una fase temprana.

Además de ello los especialistas de Propdental le recomiendan evitar los dulces y bebidas azucaradas, llevar una alimentación equilibrada y visitar regularmente el dentista.

Cumpliendo todos los consejos mencionados no sólo prevendremos las enfermedades bucales más comunes sino que notaremos una mejoría en nuestra salud general, y es que para disfrutar de una salud completa debemos tener en cuenta la enorme importancia que cumple nuestra salud oral.

Comentarios

Aún no hay comentrarios para "Enfermedades dentales habituales"

    Deja tu comentario